web analytics

Caciques

Estaba disfrutando de la final de la Copa de España de fútbol sala, del triunfo que ese -medio nuestro-  Caja Inter Movistar estaba obteniendo en la cancha (Jesús Velasco, Luis Amado, Jesús Herrero, Murga, Tobe, Nano Modrego, Borja, Matías…) cuando terminó el partido con una agria polémica. Venía caliente el duelo; trepidante, hermoso, intenso… pero también con algunos gestos que, por desgracia, se repiten en el fútbol y el fútbol sala habitualmente. Llegaba el final de choque caldeado por cuestiones habituales en el transcurso de un encuentro (decisiones difíciles y erráticas de los árbitros) y por otras sobrevenidas plasmadas en comentarios vulgares, soeces y maleducados que, según denuncian los jugadores de El Pozo, salieron de la boca del ala cierre brasileño interista, Rafael quien, tras un tanto de su equipo, empezó a marear a Alex, con continuos y burlones: “chupa, chupa”… Sumen a todo eso la tensión habitual de un encuentro con la barrera límite de la condición de final y la ansiedad de dos grandes clubes que llevaban tiempo sometidos por la tiranía del Barça. De esta forma se ubican mejor en la conclusión del partido, donde arrancó un enfrentamiento dialéctico (casi llega a más) entre el técnico de El Pozo, Duda, y el hombre fuerte del Inter, el periodista José María García, malencarados en una maraña de jugadores de ambos equipos que casi termina en tangana.

La secuencia de gestos feos y desechables me dejó varias reflexiones:

inter

a) En este deporte siguen pululando bastante ‘caciques’. Si miro las definiciones literales 2 y 3 de la Real Academia para caciques, nos dice:

2. Persona que en una colectividad o grupo ejerce un poder abusivo.

3. Persona que en un pueblo o comarca ejerce excesiva influencia en asuntos políticos.

b) El Inter mereció ganar y es bueno que una franquicia como esa conquiste un título años después.

c) El Pozo es (junto al Inter y el Barça) el último club que puede censurar los arbitrajes porque son decenas los casos anteriores de equipos (sobre todo menores) que han caído derrotados ante sus huestes sin merecerlo por el ambiente, las condiciones, el vapor y la presión que han ejercido sobre los árbitros en su inflamado pabellón. Si el club murciano ha admitido ese factor porque históricamente le ha ido bien, debe callar ahora y asumir su derrota cuando se topa con un rival que le saca de sus casillas y le unta la misma pomada. Máxime, cuando lo ha ejercido durante años, teniendo enfrente tanto a equipos grandes, como grupos menores de inferior cualificación.

d) Duda es un magnífico entrenador, de los mejores del mundo y resulta admirable cómo recompone El Pozo año tras año, cada vez con mimbres menos talentosas y menos expertas. Sin embargo, tiene evidencia tener muy mal perder y alguien debería ponerle, casi al azar, vídeos de partidos anteriores, como por ejemplo el gol perfectamente legal que los árbitros (el mismo estamento al que ahora desacredita) negaron a Alemao en la Copa de España de 2010, cuando Juanjo (entonces a sus órdenes) sacaba el balón de dentro de la portería, como bien se pudo ver en directo y repetido cien veces aún hoy en día.

e) Cuando has tenido en tus equipos jugadores que históricamente se han dedicado a arbitrar paralelamente los partidos (Fran Serrejón, Paulo Roberto, Álvaro, Kike…) con constantes apreciaciones, indicaciones y apelaciones a las parejas arbitrales de turno, no es coherente y fluye mal la idea de pretender criticar ahora injerencias en la labor de los jueces.

e) ¿Qué pinta José María García bajando a la cancha tras el pitido final? Lo hace cuando y donde quiere; en este y en otros tantos partidos. Le irá media vida en este equipo, será su criatura protegida, dependerá el club de su figura y su voluntad, él es, indudablemente, un histórico de este deporte… puede ser verdad todo lo anteriormente dicho y todo lo que se quiera, pero deja tras de sí una muy mala imagen, de señor feudal paseando por sus posesiones y saludando a sus hombres tras la batalla ante la mirada admirada del pueblo.

Author: Opinion

Share This Post On

1 Comment

  1. José María García se pasa la vida en las canchas. Normalmente es para dejarse ver sin venir a cuento, otras para liarla. Va en su carácter. Recuerdo que hace muchos, muchos años, se me ocurrió preguntarme en público qué hacia ese hombre en la cancha y me frieron a críticas… Acertado, Don Álvaro.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *