web analytics

Ba-lon-ces-to!!

Recuerdo esa palabra pronunciada así, de esta manera, por Pepu Hernández en pleno éxtasis tras conquistar la selección española el Mundial de basket de Japón en 2006. Fue un grito que sonaba a torrente incontrolado de alegría, también un poco a reprimenda mediática y a recordatorio generalizado de la importancia de apoyar un deporte hermosísimo y al que el deporte español tendría que estar agradecido. Un auténtico mini eslogan (simplificado, telegrafiado…) que sirvió para hacer subir durante un tiempo el baloncesto en las agendas informativo-deportivas.

Pasado ese tsunami, nos encontramos con una crisis brutal, que se llevó el patrocinio de medio deporte en España y, por ende, de Segovia. Así perdimos nuestro equipo de baloncesto femenino, pese a ser esta ciudad esta con raigambre en este apartado, donde Jesuitinas alcanzó el cielo de la élite y, posteriormente, tomó el testigo el Unami con un inicialmente potente Cantimpalos Unami y, después, con un Unami a secas, que realizó una apuesta en la que la llegada de interesantes jugadoras foráneas se vio truncada por el sempiterno problema de la viabilidad económica, cercenando de raíz la aventura. Unos años después caía el equipo masculino del CD Base, con lo que en los últimos años nos hemos visto sin ningún representante en la categoría senior autonómica.

Este tiempo de barbecho lo ha aprovechado la sección de basket del Unami para ir dando minutos en competiciones de edad a un grupo de chicas que, tras varios años de rodaje, puedan plantearse ahora la vuelta a la Primera Nacional. Es muy interesante esta idea, ya que el grupo demuestra calidad y entusiasmo. Campeonas recientemente de Copa y Liga provincial, las chicas que dirige Esther Muñiz afrontan el nuevo reto con magníficas perspectivas, aunque habrá que reforzar el equipo. Con un bloque formado por jugadoras junior en su columna vertebral, la mayor de sus integrantes apenas llega a los 24 años, por lo que toca aprender rápido. La última vez que el club militó en Primera, estas chicas lo veían desde categorías alevines e infantiles…

Mirando ya a su pronta y necesaria adaptación a la competición, el juego en la pintura es el que ofrece mayor inconsistencia, por lo que Muñiz ya está ultimando la contratación de un par de refuerzos que ayuden a sumar fuerza, calidad y experiencia en el juego interior. El club tiene a tiro a dos jugadoras húngaras (quienes podrían llegar esta misma semana) lo que supondría un respaldo importante para afrontar este desafío, que nos devolverá las mejores esencias, los mejores recuerdos de un equipo y un club emblemáticos en el baloncesto segoviano.

Author: Opinion

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *