web analytics

Ahora sí que sí: ¡San Roque sácanos de esta!

No siendo especialmente conocidos por su devoción, cabe imaginar con qué ánimo acudían los múnicipes segovianos de las últimas hornadas al voto de San Roque. Un guiño amistoso a los feligreses de San Millán (custodios de la devoción), cumplir una tradición de estas de siglos, ¡que no se diga que seré yo el que rompa 400 años de racha! Servidumbres de la Segovia cañí…

Antibióticos y pastillas hacían que las pestes se vieran realmente muy, muy de lejos. Hasta 2020. Hasta el covid19. Que quien le iba a decir a Clara Luquero el pasado año por estas fechas que el voto siguiente se haría en la Catedral, con mascarilla quirúrgica, todos bien untados de hidrogel y una peste, nada metafórica, epidemia de verdad, de las que obligan a ampliar cementerios, rondando a pocos metros. No entraba en cabeza ninguna.

Pero así son las cosas. Aunque realmente el virus pasó de refilón por los parlamentos y solo estuvo (esperemos) en las oraciones de los devotos, que colmaban la iglesia, si bien con la distancia de separación reduciendo a un tercio el aforo habitual. Precisamente esta era una de las razones argüidas por el obispado para subir al santo hasta la plaza, San Millán hubiera obligado a apretarse , con buena parte de la feligresía colectivo de riesgo, no está la cosa como para desafiar al virus ni aún bajo el amparo del santo.

Luquero se ciñó al texto de toda la vida, sin la menor alusión al covid19. “Que otra vez en el año venidero volvamos a postrarnos ante tu imagen para ofrecerte este voto de fe y esperanza en la fiesta con que por estas fechas, señor San Roque, te honramos cada año, amén”, concluyó. Tampoco en su prédica, el deán del Cabildo, Ángel García Rivilla, machacó demasiado el tema. Trazó la obligada analogía de la vida del santo, su entrega para con los enfermos, con la necesidad actual de “acercarnos a todos sin exclusión” y cerró trayendo a colación las palabras de Francisco I sobre el covid19, como una circunstancia que ha visualizado que el covid no es la única enfermedad, “que impera hoy una visión distorsionada de la persona que ignora su dignidad y convierte al ser humano en un bien de consumo”. Crípticas palabras.

En realidad, la actualidad del voto al santo nos dice que hoy, al igual que en 1599, somos una insignificante agrupación de átomos al albur de fuerzas que no controlamos, que nos desbordan. Por ejemplo un humilde rescoldo de ARN que no llega a ser vivo y que pone del revés nuestra vida así en cosa de semanas. No somos nada. De ahí que arrodillarse ante el santo y solicitar su amparo termina siendo una cura de humildad. San Roque no va a inventar ninguna vacuna, pero que en pleno siglo XXI estemos como en 1599 solo significa que hay mucho por conocer, tanto por aprender.

Entrando con la pompa habitual de los días de gala, Luquero estuvo rodeada por representantes del PSOE, de C’s y PP, pero como es ya habitual en los últimos años, no por Podemos o IU, disconformes estos últimos de rendir pleitesía a los curas. Lo que son las cosas, invitados que no vinieron y no invitados que no podían entrar. Día duro para el personal de la Catedral. Alguien se olvidó de informar que el templo se cerraría a la visita turística a partir de las 20:00 (normalmente cierra a las 21), lo que pilló de improviso a visitantes que habían planificado la visita a última hora. Ya les podías explicar que es un voto que se viene haciendo desde 1599, que ellos replicaban de mal rollo, “ya, pero haberlo dicho”. Llevan razón.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias por Whatsapp y redes sociales. Gracias.

Share This Post On

2 Comments

  1. Socialistas de rodillas. Amen. Aunque llevan casi cuatro lustro y no con esas dejó de llegar el ‘corona’. P’ami que esta izquierda, pese a los indistentes ‘calimochos’ es más de derechas que Abascal 😉

    Post a Reply
    • Y a Galindo y a San Juan, si les pones un sueldo vitalicio, besan y se arrodillan los primeros. Solidez ideológica, cosas del Progresismo(el propio).

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *