web analytics

Y ahora que hemos pactado, tan amigos

Nuevos, sonrientes, con sus mejores galas… ¡Tenemos alcaldes y concejales recién salidos del horno! Si se cruza con ellos los distinguirá fácilmente. Son esos hombres y mujeres que pasean por el pueblo con un bocadillo de esos de texto de los tebeos en los que pone “Lo voy a hacer todo bien y de otra manera a cómo lo hicieron “los otros”. Voy a dejar este municipio niquelado”. El efecto dura unas semanas, hasta la primera Junta de Gobierno a cara de perro, hasta que los pactos —los hay que han juntado el hambre y las ganas de comer— pasan del papel a los hechos, hasta que se echa un vistazo a la caja municipal, hasta que se ve que la oposición se opone por sistema… Bueno. Deseos de éxito a los nuevos ediles, que no quería asustar.

A ver si acaba esto que los ciudadanos también tenemos derecho a vacaciones. Está pendiente lo del Ayuntamiento de Segovia, donde además de Cs, autor del recurso que atiende el TSJ, se ha personado Podemos. PP y PSOE no, que resulta que presentaron la petición de ser parte del asunto fuera de plazo y hasta con defectos de forma. Lo que se llama desatender el negociado, porque digo yo que estas cosas deberían ser importantes para los partidos ¿No? Pues ya lo ve.

Lo mismo es que tenemos las cosas idealizadas y nos creemos que los partidos son máquinas engrasadas y resulta que chirrían por todas partes. También pudimos llegar a pensarlo de entes tan sonoros como “Ministerio del Interior” que uno podría suponer casi infalible… Hasta estas elecciones en las que el mito se derrumba. ¿No va el departamento y se descuelga esta semana publicando en su web que IU no tiene diputado provincial y que el PP tiene mayoría absoluta? Todo se deriva, parece, de que a los ordenadores del Ministerio le parecen partidos diferentes las marcas electorales que usa IU, tan amigos del despiste que a su coordinador le presentaron a alcalde bajo la marca Fuentepelayo Unidad Popular, y ni rastro de las siglas que coordina en sus papeletas… ¡Caramba! Son ganas de liarla. Parece que el fallo está corregido pero mire, hasta que no vea el reparto bueno en el BOE yo ya no me creo nada.

Es que la cosa está muy enrevesada, que anda en el aire también el pacto de Gobierno en la Junta entre Cs y PP —están los del PSOE enfadadísimos— donde está implicada la Diputación de Segovia en la que 12 del PP —ya le digo yo que no van a ser los mismos que estaban hasta ahora, ahí va mi euro— entregarían la presidencia a dos de Cs. ¿Cómo era aquello del Cid que se iba al destierro con doce de los suyos y acababa todo entre polvo, sudor y hierro? Pues me ha venido a la cabeza la última parte.

Carolina García.

Jesús Pascual.

De verdad que me quiero ir del asunto electoral, pero no puedo sin señalar antes a los electos que no quieren ejercer: La popular Carolina García, esforzada “madre, empresaria y con un 7,2 en el instituto”, según enumera, que a los pocos días de mostrarse frustrada por ser oposición dice que se va «por trabajo», que es la versión elaborada de «motivos personales»; y el socialista, Jesús Pascual, al que simplemente le han quitado del medio para que Luquero pueda tener en su equipo a su favorita para Cultura, Gina Aguiar, de la que no me sé las notas pero sí que en la lista iba detrás del cesante a la fuerza por lo que no resultó elegida y que debe de ser un genio de la gestión cultural dado el movimiento provocado, que hasta ha acabado con la sacrosanta paridad en cremallera de la que siempre presume el PSOE. Pues muy bien. Ya me dirá usted para qué se presentan listas con nombres numerados en las elecciones.

Venga, otras cosas lúdico festivas. Es costumbre del Rey Felipe comer en Segovia con los que fueron compañeros de estudios militares. Lo hizo el sábado en su restaurante habitual donde siempre parece quedar una silla vacía por el recuerdo a Ramiro Minguela, también segoviano de aquel grupo. Si, Felipe VI también es segoviano honorario, como los alumnos que acaban de terminar el curso en el centro artillero. Eso si, no se quedó al tradicional baile de fin de curso al que sí acudieron los que han terminado estudios y buena parte de los compañeros que le decía, la mayoría de ellos hoy día con empleo de coronel. Como pasa el tiempo, chico.

Más estudiantes: Los que han tenido que hacer la EBAU que ya han salido las notas y resulta que hay un 1,5 por ciento de suspensos más que el año pasado. Con todo y eso, el porcentaje de cates no supera el 7 por ciento, que al parecer los segovianos son aplicados en esto. Hombre, esto no son las elecciones y en este caso si hay “segunda vuelta”, los exámenes de julio. Como a los ediles nuevos: suerte.

Al capítulo de reconocimientos: Me sale nuestra colaboradora, Pilar de Miguel, a la que el Centro Segoviano le reconoce sus trabajos periodísticos de difusión de Segovia y sus gentes. Compartirá foto de premiados con segovianos ilustres como el cronista, Antonio Ruiz. Ya me estoy planchando el traje para ir a romperme las manos.

Otro reconocimiento. Para la Gimnástica Segoviana, pese a que ha visto frustrado su sueño anual de ascender a Segunda B por un quítame allá un Villarobledo con portero inspirado, que han sido los que han echado al equipo. Pese a todo, ese grupo nos hace soñar con ellos cada año y despierta con la misma periodicidad nuestro sentimiento “patrio”. Pues lloramos con ellos, enjugamos las lágrimas y volvemos a empezar.

Si es por empezar, lo está hace ya demasiado tiempo la variante de la ciudad en la que se han abierto los accesos que llevaban meses cerrados en el enlace con la carretera de la Granja. Cierto, la zona parece estar en guerra porque ahí falta tajo para regalar pero mire, algo es algo. Ya sabe que en cuanto esto del desdoblamiento termine hay que abrir nueva polémica: “Los segovianos merecemos una circunvalación completa y con accesos a polígonos y a Guiomar”, gritarán políticos y colectivos. Ya tenemos para dos periodos electorales por lo menos. Si estamos de un organizado…

Más improvisado comienza a parecerme que está lo de los viajes en globo, que este fin de semana ha habido nuevos aterrizajes forzosos en zonas pobladas como Palazuelos de Eresma o muy cerquita de la variante… La pregunta sobra, lo se. Estamos en Segovia pero ¿Hay alguien que controle este asunto? (Alguien, alguien, alguien…).

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *