web analytics

Vox, policías y radicales

La policía empuja a los manifestantes que bloqueaban la calle Real.

Candidatos de Vox y radicales volvieron a encontrarse en las calles de Segovia, eso si, con un cordón policial entre medias. Pese a su antagonismo político, en realidad parecen inseparables como si los unos necesitan a los otros para mantener su razón de ser. Vox porque está haciendo de la presencia de “los intolerantes” una seña de identidad de su campaña y su principal elemento de propaganda, mientras que los antifascistas locales, jóvenes, casi niños en muchos casos, encuentran en el crecimiento del partido verde un rival “real” al que encararse, un excitante enfrentamiento con la policía, un mérito que contar, con algunas exageraciones si fuera necesario, en sus quedadas para pintarrajear los pasos bajo la variante.

El muro policial en realidad parecía adecuado para los dos grupos. Para los gallitos satélite del grupo de Vox que miraban con fiereza entre los uniformes con ademán de perdonar la vida a los de enfrente, apretándose groseramente los genitales o citándoles a voces para quedar “luego, tu y yo, en el enlosado”. Pero también para los que prometían, con la fiereza que proporciona hacerlo a cincuenta voces corales, que “no pasarán” mientras se dejaban aplastujar por los policías, casi delicados en sus medidos empujones de contención, casi deportivos levantando al antifascista que caía al suelo en medio de la marejada.

Lo único que hay que celebrar de la jornada es que los enfrentamientos tuvieron bastante de coreografía y ningún incidente grave: “yo te insulto, tu me insultas y nos citamos para la próxima que estoy preparando un lema nuevo”. Si tiene que ser —y no hay ninguna necesidad— que siga siendo así como mucho, que el espectáculo ya fue suficientemente bochornoso.

“Daremos una alegría mayor que la de Andalucía”

Vox celebró este 10 de abril un acto de presentación de sus cabezas de lista al Congreso y al Senado,  Carlos Hugo Fernández Roca y Rodrigo Jiménez Revuelta, en presencia de la vicesecretaria de Asuntos Sociales del partido, Rocío Monasterio, sustituta en el papel protagonista del presidente de la formación, Santiago Abascal que, aunque inicialmente anunció que vendría a Segovia, al final se fue a Palencia, quizá por culpa del CIS que en su encuesta dice que en Segovia no hay representante parlamentario que rascar pero en aquella provincia señala que es cuestión de un puñado de votos que un congresista caiga del lado de Ciudadanos o del de Vox. Lo cierto es que el líder del partido llenó las 684 butacas del teatro Ortega de la capital palentina mientras que en el acto de Segovia se superaron escasamente los 60 simpatizantes.

Las dirigentes y los candidatos de Vox, de camino al Azoguejo. (FB)

Monasterio vaticinó que el día 28, su formación va a dar a los españoles “una alegría muy superior a la de Andalucía” y se refirió al proyecto político como “de defensa de la libertad frente a los intolerantes, los que no nos dejan hablar, los que pretenden que nos quedemos en casa sin defender nuestras ideas que son las del sentido común, el amor a la patria, la protección a la familia”. Del mismo modo, situó en la declaración de intenciones la necesidad de “hablar de natalidad, de cómo el entorno rural está siendo ignorado, de nuestros cazadores”, rematando para el aplauso con la reclamación de que “queremos ir a los toros y que nos dejen en paz”.

El grupo de antifascistas apostado frente al hotel Infanta Isabel.

En ese discurso de retroalimentación que proporcionaba el grupo de antifascistas, a escasos metros, la vicesecretaria recordó el que fue el primer acto público de la formación, en enero pasado, en el Hotel Cándido, donde también hubo enfrentamientos y pintadas amenazadoras mencionando a los hosteleros para alabar su valentía “porque lo que dijeron es que a nuestra casa puede venir cualquiera a hablar con libertad, que es el espíritu que defendemos en Vox”.

“Se les va a acabar el chollo a los intolerantes, separatistas, desleales y aquellos que atentan contra la libertad” advirtió Monasterio. “Nosotros no tenemos miedo, no nos arrodillamos, no damos un paso atrás”, concluyó.

Fin de visita en la Catedral

Tras los discursos, la comitiva recorrió la calle Real hasta la plaza Mayor obligando a la docena de policías nacionales desplazados para esta ocasión a establecer cordones de seguridad en distintos momentos para mantener la distancia entre estos y los antifascistas que se hicieron fuertes justo en la desembocadura de Isabel la Católica a la plaza Mayor, bloqueando todo el ancho de la calle al grito de no pasarán. Solo duró hasta que un policía dio la orden, los agentes empujaron en bloque para arrinconar a los manifestantes y la comitiva, al son de las dulzainas atravesaba el pasillo.

No obstante, para ese momento, los candidatos y la vicesecretaria ya habían entrado en la cafetería del hotel infanta Isabel para salir por la puerta principal del mismo hotel, justo a la espalda de los manifestantes y marcharse a la Catedral, una maniobra que los radicales no percibieron, lo que les llevó a permanecer otros 20 minutos frente al hotel coreando lemas. Al cabo de un rato, se aplaudieron a sí mismos y se disolvieron.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

18 Comments

  1. Creo que hay un error en una foto. Pone «el grupo de antifascistas apostado frente al hotel infanta Isabel»
    Debería de poner » el grupo de fascistas o nazis apostado…»
    Esta gente jovencita es la que da muestras de democracia? Ellos que no respetan un acto público, una manifestación ni una concentración? Ellos que no respetan a quien piensa diferente?
    Lo peor de todo es pensar que está panda de intolerantes, de dictadores, de violentos,de fascistas en unos años estarán en el mercado laboral y son los que nos pagarán las pensiones… Me da a mí que la dejaremos de cobrar

    Post a Reply
    • No Romano, no estarán en el mercado laboral. Estarán viviendo de puta madre con subvenciones sin dar un palo al agua.

      Subvenciones que pagaremos los curritos de verdad que no vivimos del cuento.

      Post a Reply
  2. Da auténtica pena, ver a la criatura del pantalón de chandal rojo, que no tendrá ni 14 añitos, llamando «fascistas» a unas personas congregadas en un acto pre-electoral de un partido totalmente legal.
    Lamentablemente, estos son los «shows» que nos han traído los podemitas y el perroflautismo.

    Post a Reply
  3. Lo de escribir «los intolerantes» así, entrecomillado, no lo llego a entender. ¿Acaso no son intolerantes? Vaya personajillos juveniles que pueblan Segovia…

    Post a Reply
  4. No olvidemos que «para ser viejo y sabio, primero hay que ser joven y estúpido». Es entonces cuando te das cuenta que hay partidos que quieren enriquecer más a las clases privilegiadas o declarar todo el territorio nacional como urbanizable… por poner dos ejemplos. Lo que no quiere decir que luego existan ‘calimochos radicales a sueldo de la oscura derechona’, con puesto de funcionario para más inri, como nos ha comentado alguna vez (le pagamos entre todos sus vomitonas).

    Post a Reply
    • Ja, ja, ja, ja,…… casimetroncho, calimetroncho, majo.
      Pues claro, que para ser viejo, primero hay que ser jóven. Ja, ja, ja, ….. te vas a quedar sin neuronas de tanto pensar, salao. Pero una cosa es hacer «locuras» de juventud, y otra muy distinta ser directamente estúpido, como esa panda de «niñatos y niñatas».
      Ja, ja, ja,…. es que contigo es un sin parar de reir. Joooder, hablar en el siglo XXI de «clases privilegiadas» es de risa total.
      ¿Clase «privilegiada» es tener un casoplón con piscinaca?
      No me seas «románticón-bobón», que gente con mucha pasta ha habido, hay, y habrá siempre. Me da, que lo tuyo es simple envidia.
      Y, ja, ja, ja, ja,….. «Calimochos radicales a sueldo de la oscura derechona»,….. ja, ja, ja, ja…… ¿pero no dices que me pagas tú porque soy funcionario? A ver si te aclaras.
      Pero además, funcionario de los que no dan un palo al agua,……….. y con un sueldazo que te puede dar algo. Pero es que los que tengo de subalternos, tampoco dan palo al agua,…… y mis jefes tampoco. Pero ahí no pasa nada, porque todos son sociatas y podemitas. Yo me hago el «rojo», pero en realidad soy de la «derechona», ja, ja, ja.
      Así está el tema, calimetroncho.
      (que no, bobo,…. que no soy funcionario, hombre)

      Post a Reply
  5. Que estos niños llamen hijos de puta, escoria, fascistas y demás a quienes iban tranquilamente por la calle va más allá de la intolerancia. Señor Sanjosé, esos que llama «gallitos satélite» supongo que serán los que se revuelven cuando alguien te insulta impunemente, porque hay que estar ahí no para hacer fotos o vídeos, sino paseando aguantando toda clase de insultos, de amenazas y de consignas guerracivilistas. No eran todos iguales y estoy de acuerdo con que el espectáculo fue bochornoso, porque de bochorno es que se permitan manifestaciones no autorizadas y contrarias a otras legales; o que la policía estuviera un cuarto de hora hasta que se decidiera echar atrás a los ilegales e intolerantes, esos a los que les sobra la policía. Seguro que muchos son niños de papá, como lo serán los hijos de los jefes del partido del casoplón, esos que protestan tanto contra la casta y las clases privilegiadas, entre las que se encuentran. Menos demagogia y prejucios y un poco más de objetividad.

    Post a Reply
  6. Aupa VOX.

    Estamos hartos de buenismo, feminazis y gente que vive del cuento y las subvenciones.
    Pero muy hartos ya, hasta las pelotas (y me quedo corto.)

    Post a Reply
  7. Viva Segovia antifascista, ni un respiro a los negacionistas del holocausto, a los homófobos, a los racistas que ese mismo día dijeron a una persona racializada que se fuera a su pais en medio del acto, a los machistas que llevan empapelado años nuestras calles con pegatinas contra la ley de violencia de género. Ni un respiro a los burgueses que quieren eliminar las concejalías de patrimonio cultural y turismo y crear una nueva sobre hostelería para hacerse así mismos el juego.
    Somos antifascistas, los queremos fuera y por eso siempre les vamos a echar. O no Abascal? <3

    Post a Reply
    • Boicotero: Lo de burgueses supongo que lo dirás por tu jefe el del casoplón con piscinaca y casita de invitados. Ese que vive en las Islas Galápago, ya me entiendes.

      Post a Reply
    • Boicotero: para ser antifascistas os comportáis como verdaderos fascistas.

      Post a Reply
    • Señor Boicotero, porque no se presenta a las elecciones?, quizás le voten y pueda trabajar para los demás.
      Algunos os empeñais en el cuento de el partido que no me gusta trato de molestarle.
      He visto gente como v., dedicándose a molestar a gente normal, policía y simpatizantes de un partido político legal.
      Por cierto a los de voz nunca les vi molestar a nadie.
      La ley permite denunciar los hechos y espero que así sea, 300 euritos por molesto y causar alteraciones de orden público. La Señora subdelegada hara cumplir la ley.

      Post a Reply
  8. Da pena leer la mayoría de los comentarios…

    Los extremos son malos, bien sea extrema derecha, izquierda, centro, feminista, machista… TODOS LOS EXTREMOS SON MALOS. Hasta que no OS entre eso en la cabeza, a TOD@S, vamos «buen@s»…

    Ya no digo nada si, además, lo juntas con la poca cultura y educación de cierta gente (que creía que era una minoría, pero sorprendentemente, cada vez son más), pues ya tienes el coctel perfecto (además de explosivo).

    Post a Reply
    • …y leer a la mayoriO, casi como el extremo derecho, izquierdo, centra, feministo, machisto y… gol!

      Post a Reply
      • No vale el gol, o gola, o gole, o gol@.
        Había fuera de juego.

        Post a Reply

Responder a Romano Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *