web analytics

Una mañana en la corte del Palacio de La Granja

Bien pensado, para Felipe VI La Granja debe ser lo más parecido a “tener pueblo”. De allí era el abuelo y la “casa familiar” la mandó levantar el tatatarabuelo Felipe V hace 300 años.

Siendo príncipe, Felipe de Borbón, realizaba alguna que otra visita familiar y en estricta intimidad al palacio. Desde que es rey, se ha instaurado la costumbre de que presida allí  la reunión del Consejo Científico del Real Instituto Elcano. Otros “hijos de La Granja” vienen en días así a pagar la cuota de la peña de las fiestas o a revisar el piso de cara al verano, pero Felipe VI viene a debatir sobre “el estado del mundo” con 60 expertos en relaciones internacionales del Instituto Elcano. Esa es su peña. Podría estar inaugurando Expo-Gourmet, de transunto más mediático, pero a Felipe VI le cuadra más La Granja.

La de 2018 es la tercera visita real con el protocolo ya bien depurado. Primero izado de la bandera con las armas del rey, luego empieza a correr la fuente de La Fama, con su chorro de 30 metros. Este año, y como no será por agua, Patrimonio Nacional, el “casero”, ha corrido también las de Apolo, Andrómeda y las Tres Gracias. Llega el rey en coche, por la entrada de la carretera de Valsaín, y en la puerta es recibido por el alcalde, José Luis Vázquez, el ministro de Exteriores, Alfonso María Dastis, y el presidente del patronato director del instituo, Emilio Lamo de Espinosa. Un “buenos días” de saludo a la treintena de periodistas, un primer posado, y el rey pasa adentro para el besamanos con los expertos. Todo es bastante rápido porque la agenda es apretada, a las 13:15 el rey se va. Así que sin dilación se pasa a la foto de familia y un rápido paseo por la fachada de los jardines hasta la sala de reuniones, donde se realiza la reunión. Al terminar, pincho, aunque el Rey, con la agenda apretada, suele salir escopetado.

¿De qué se habla? Como recuerda cada año Lamo de Espinosa, el instituto es un “think tank”, financiado al 80% por las empresas privadas (medio Ibex 35). Su consejo científico (integrado por catedráticos, exministros, diplomáticos, militares, entre otros) analiza en primer lugar la producción de publicaciones de la añada para, a continuación, “definir las prioridades investigadoras”. Este año “la preocupante situación por la emergencia de órdenes ileberales, que suponen un frenazo a la transición a la democracia”, explicó Lamo de Espinosa, concretando el “ileberalismo” en el nacionalismo de derechas, oponiendo las sociedades abiertas y multiculturales a las identitarias, y el populismo de izquierdas, en unos tiempos de “instituciones débiles y hombres fuertes”, explicó el exministro, señalando a Putin, a Trump, al proteccionismo incipiente…

El procés: victoria diplomática, pinchazo mediático

Cataluña no está en la agenda este año aunque los periodistas preguntan. “Es un tema interno, no es nuestra competencia. Sí que hemos abordado alguna publicación sobre el impacto exterior”,explica el presidente del instituto. Pero puestos a dar un punto de vista, Lamo de Espinosa recuerda que si bien “la campaña diplomática” de España para evitar que el procés tuviera el menor reconocimiento internacional “ha sido un éxito diplomático”, en el otro frente, el de la opinión pública en otros países “aún hay mucha tarea por hacer”, reconocía.

Son temáticas intelectuales que casan con el rey, él mismo buen especialista en relaciones internacionales, con máster en Georgetown y no en vano, principal “embajador de España”. En la reunión, y además del parlamento final, el rey pregunta y participa. “Es evidente que ante un volumen cada vez mayor de información rápidamente cambiante, los centros de estudios estratégicos están llamados a desempeñar un papel cada vez mas destacado y relevante, porque son capaces de ordenar, jerarquizar, interpretar y orientar con serenidad y sosiego estas nuevas circunstancias”, señaló Felipe VI en su intervención.

Fuera varios cordones de la Guardia Civil informaban a los pocos turistas que “estas mañana no se puede pasar”. Mejor lo tienen varios grupos de escolares, que campan por las cercanías de la Colegiata en dirección a los jardines.


Fotos. Recepción en la puerta del palacio. Previamente, el secretario de Estado de Exteriores entretiene la espera con selfies y fotos. Besamanos, el eministro Josep Piqué, un habitual. Montando la foto de familia. Patrimonio Nacional corre algunas fuentes en honor al regio huésped. 

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

8 Comentario

  1. Siempre es un gusto que el Rey venga a Segovia.

    Post a Reply
    • ¿No hay otro nombre para ponerte un pseudónimo?
      Aunque estoy de acuerdo contigo falso-Calimocho.

      Post a Reply
      • Como tenemos constancia a través del correo de quién es el “verdadero” calimocho, y al fin de evitar confusiones, si el “calimocho original” así lo deseara podemos cambiar al calimocho, digamos, “no autentificado” por un “cablimocho II”. Eso a petición de calimocho, original. Esto se evitaría con cuentas en wordpress que, salvaguardando el anonimato, permiten mantener la exclusividad de los “alias”, incluso con un bonito gravatar de identificación. Más info en https://neliosoftware.com/es/blog/gravatar-en-wordpress-guia-basica/

        Post a Reply
        • También se puede utilizar el alias Calipocho o Calichocho.
          Así no diluímos al auténtico e inigualable Calimocho (sin cuyas intervenciones esto sería bastante más monótono.)

          Calimocho: aguanta, sé fuerte.

          Post a Reply
  2. La mejor manera de diluir a Calimocho es firmar todos como él. Por cierto redacción, no se dónde ponéis que un pseudonimo es exclusivo y privativo de alguien que esconde su verdadera identidad. Que firme con su nombre o bien que se de de alta en WordPress como dicen.

    Post a Reply
    • La sección de comentarios sirve a los fines de subsanar errores de nuestras informaciones, complementar datos, dar opiniones y debatir temas. Como sea que valerse de “alias” habitualmente usados por otros no contribuye precisamente a ese fin, especialmente si deliberadamente se prentende diluir o acallar la opinión de alguien, hemos entendido que era más claro identificar a uno u otro. En cualquier caso, y en en tanto que responsables legales subsidiarios de los comentarios aquí publicados, la ley y las pautas internas de este medio nos dan la opción de moderar comentarios, editarlos o renombrarlos para mayor claridad de los lectores. No nos gusta hacerlo y apelamos a su buen juicio. Muchas gracias.

      Post a Reply
    • Puedes firmar como te de la Real gana, Calimocho II. No me vas a “diluir”, ja, ja, ja. Pero por ejemplo “Torquemada” te iba que ni pintado.
      O si lo tuyo es eso de “diluir”, no lo hay como “acido sulfúrico”, o si me apuras “acido sulfidrico” que huele que apesta.

      Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *