web analytics

Una exhibición excluyente, un par de guaperas y un globo pinchado

Si cuando yo era joven me hubiera lanzado a un certamen de esos de hombres guapos —caray, que rancio me suena todo— seguro que lo habría ganado que mi madre siempre decía que era el más requetebonito y perripichulín del barrio. Había un concurso de esos de “Mister internacional” este sábado al que acudía un representante segoviano pero el jurado ha preferido a un vizcaíno, Rubén Castillero. ¿Qué sabrán ellos? ¿Han preguntado a la madre de nuestro Jorge Hernando?

Lo cierto es que esos concursos de belleza me suenan casposos hasta más no poder pero también le diré que igualmente me descoloca eso de provocar reuniones sectoriales de exaltación de un género. Si, le hablo de la Marcha de Mujeres a la que no le puedo negar el éxito en diez años de convocatorias —casi 3.500 esta vez— pero a la que no encuentro demasiado sentido y además, ya verá como alguna se me enfada, me parece que resulta excluyente en un mundo que necesita justo lo contrario.

Más cuando leo que las organizadoras se ponen dignas y aseguran que sí admiten a hombres… ¡Para que vigilen los cruces y repartan agua y bocadillos! Contraataque a botepronto: imagine, por ejemplo, una sociedad gastronómica de esas en las que solo los hombres cocinan y se sientan a la mesa pero que abre la puerta a las mujeres para que atiendan la cacharrería y piquen la cebolla… Pues eso.

Venga, voy a salir del charco fijándome en mujeres relevantes y mire por donde, me encuentro que el partido político de la provincia que más mujeres tiene en los puestos relevantes es el Partido Popular: subdelegada del Gobierno; portavoz en el ayuntamiento de la capital, varias alcaldesas, próxima presidenta en el partido… ¡Qué cosas!

Por cierto, lo del congreso del PP será coser y cantar para Paloma Sanz a la que ha dado su aval hasta el hermano gemelo (si lo tuviera) del que quiso ser su contrincante, Jiménez Vaquerizo y se encontró de bruces con el aparato y su segadora de apoyos. Chico, si solo me fijo en la eficacia, en mis tiempos se diría que esa máquina está hecha en Alemania (entonces los alemanes eran unos seres míticos).

Por contra, el aparato del aparato del PSOE provincial debe ser made in Cuenca, o lo tienen apagado que la recogida de avales de sus primarias para la secretaría federal ha terminado en un revolcón en toda regla para los del secretario, Juan Luis Gordo —está hablando poco en este proceso ¿no?— apoyos declarados de la andaluza, Susana Díaz que aquí ha conseguido casi 50 avales menos que Pedro Sánchez.

A ver, que no le digo que haya que relacionar la marcha de este proceso con el futuro congreso provincial de los socialistas pero a estas alturas ya he visto contubernios en los que se proponía jugar con la cabeza del jefe. Ya le cuento, que está la cosa muy tensa y hay que ver cómo se desarrolla la campaña durante la que me dicen que vendrá Susana, quizá a Cuéllar.

También sería bueno bordar en la chaqueta, para que no se nos olvide, el nombre de algunos concejales de la capital que mire, resulta que ahora aquella universidad salvadora, la Rey Juan Carlos, que iba a ocupar el edificio del Cat con grandilocuentes títulaciones culturales y tecnológicas va a acabar —dice la alcaldesa Luquero, que últimamente no es mucha garantía de seguridad— impartiendo cursos de verano y enseñanzas no regladas ¡En la antigua cárcel provincial! y si eso, en un cacho del edificio del Cat, que, claro, sigue buscando inquilino. Le echan la culpa del pinchazo del globo a la Comunidad de Madrid. Y tan pimpirrinquis.

Eso sí, la conferencia de prensa semanal en la que la concejala de Cultura, Marifé Santiago —la que sirve de nexo entre la universidad madrileña y el Ayuntamiento, que de las dos cobra por horas— da cuenta el brillo cultural nunca vivido antes ni después en la historia de España que según ella fue la Segunda República, se mantiene pase lo que pase. ¿Cree usted que uno puede acabar detestando a un autor genial como Machado porque se fuerce demasiado la propaganda política innecesaria aprovechando su figura? Mire a ver.

Cambio de tercio para mirar a los tribunales que la Audiencia provincial ha soltado un auto en el que despacha en un pis pas las alegaciones de los encausados en el caso de la hipoteca del Torreón de Lozoya a los que casi deja juzgados sin necesidad de juicio y de los que hace un paquete conjunto para que pasen por el banquillo y después del trago decidir los grados de responsabilidad e incluso las inocencias de cada cual. El fiscal ya dijo que no acusaría pero la Fundación Caja Segovia, acusación particular, dice que si y eso obligaría a la convocatoria automática del juicio y todo su circo y consecuencias —hay algunas carreras políticas en juego, entre otras— para una docena de consejeros.

Bah, para qué me preocupo tanto de estas cosas si la semana que viene empieza Titirimundi y vienen los turistas otra vez. ¿Qué más quiere?

Autor: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Compartir en

2 Comments

  1. Manque pese, don Justo, lo excluyente, venga de donde venga, no es bueno. Pero… es lo que hay hoy día. Aunque se nos enfaden todos los ‘politicamentecorrectodelmundomundial’. Salud.

    Responder
  2. Del artículo de don Justo, me quedo con la referencia a nuestra concejala de cultura, quien además de trabajar sólo un día a la semana por una ciudad eminentemente cultural (los jueves, supongo que aprovechará para hacer la compra en el mercado que le pilla muy cerca) dedica su reducido tiempo a organizar ruedas de prensa en las que lanzar titulares a troche y moche sin saber con seguridad si su contenido es cierto o falso. ¿Cuándo se dará cuenta Clara Luquero que Segovia merece otra concejala que trabaje por la ciudad y a ser posible los cinco días de la semana y también a ser posible que sepa la cultura que necesita la ciudadanía?

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *