web analytics

Un tío muy rico y varios pobres de espíritu

Ya le he hablado en otras ocasiones de la desazón que me produce que esos premios millonarios que dan las loterías siempre acaben cayendo en lugares del estilo Azuqueca de Henares, O Porriño o Bristol, nunca en Segovia. Me da como coraje, no que no me toque a mi –que eso lo que hace es descabalarme las cuentas de repartos entre amigos y familiares y viajes a todo trapo que tengo hechas durante toda la semana– sino porque parece que aquí, como en los presupuestos del Estado o de la Junta, no nos toca nunca nada gordo. ¡Leche, ya!

Núñez Velázquez.

Será por eso que me hace sonreír encontrarme en la lista de los ricachones mundiales, la de Forbes, a un hombre de Pecharromán –¿Se puede ser más segoviano que procediendo de un núcleo de 12 habitantes?– que tiene 470 millones en la cuenta. Jesús Núñez, “el de la universidad Alfonso X el Sabio”, que digo yo que le importará un pepino quién paga los impuestos de las hipotecas. Por cierto… lo del Supremo y sus cambios de opinión, mal; Lo de los cambios exprés de las leyes sin meditar las consecuencias… ¡No fastidies, Sánchez!

Caramba, ya me he dado de bruces con la política esa de “a ver qué tal salgo en las redes sociales sin pensar más allá del día de mañana”. Y en estas me encuentro con la nota de prensa de Ciudadanos de Segovia, que resulta que se ha acordado ahora de que sus pactos –este y el del ejercicio anterior– con los que ha dejado gobernar sin apreturas al PSOE municipal contenían exigencias de trabajo escolar y encima no se han aplicado. Finos estrategas, ahora, cuando va oliendo a elecciones, se desmarcan de sus socios a los que tantos favores, gratis, han hecho. Pues nada, casi me han convencido.

La alcaldesa contempla una votación en la jornada de los presupuestos participativos.

A punto han estado también de convencerme los gobernantes locales de lo de los presupuestos participativos con votaciones y todo celebradas este sábado. ¡Caramba! Ha ganado la actuación aprobada por unanimidad en el pleno de hace cuatro días, un ascensor en el cortado de la calle Gascos. ¿Ha sido en este Ayuntamiento donde he oído mil veces eso de “Yo gobierno y yo decido lo que se hace, para bien y para mal porque es mi responsabilidad?” Pues eso.

El cemento del adoquinado de la cuesta de San Juan sigue fraguando.

Sin demasiadas consultas, ningún anuncio y adjudicación directa a los de la empresa de San Juan se han iniciado las obras de “lavado de cara” en San Agustín contentando así a los vecinos de Avras –chico, lo que renta una rueda de prensa a tiempo en periodo preelectoral– y aprovechando que se quiere dejar fraguar el cemento en San Juan y la cosa se prolonga porque el sol no brilla a todas horas e incluso llueve… Digo yo que en Inglaterra, Irlanda o Suecia, donde llueve a todas horas, no usarán el cemento en las obras públicas o es que tienen trucos que no quieren contar al mundo y por supuesto, tampoco a los técnicos de la concejalía de Obras. ¡Vamos, que llover en otoño! ¡Qué mala suerte!

Hay cosas más importantes aún, si cabe, en la vida municipal. Por ejemplo, la adjudicación de los puestos de castañas para dos años en los que tendremos garantizado que podremos calentarnos las manos al estilo tradicional, llenando los bolsillos del fruto caliente, en los duros inviernos segovianos. No da puntada sin hilo el Gobierno municipal, que Clara Luquero, jocosa esa mañana, subrayó ante los periodistas lo adecuado de la adjudicación al llamarse Águeda Castañeda la emprendedora que, por 1.304 euros, se ha hecho con los tres puestos permitidos. Me mondo y me troncho.

Fdez. Mañueco.

Hombre, si es por reír, a mí se me saltan las lágrimas escuchando al presidente regional del PP, Alfonso Fernández Mañueco, prometiendo que “si llega a presidente de la Junta” habrá radioterapia en Segovia… El PP prometiendo lo que el PP ha prometido hace lustros. Brillante como lo del Centro de Salud de Nueva Segovia de Raquel Fernández –seguro que se acuerda, la portavoz del Grupo municipal popular– el último día de la última campaña municipal. ¿Pero quién asesora a nuestros políticos?

Caramba, me he liado y he perdido el hilo de los tribunales con el que había empezado y no quiero olvidarme de la nota que los servicios de prensa del TSJ enviaban el otro día a las redacciones. Cito que es breve: “El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 5 de Segovia ha acordado hoy el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza de once detenidos. Son investigados por los delitos de integración en grupo criminal y robos con fuerza en casas habitadas”. Los periodistas, ávidos de conocer, fueron a preguntar luego a dos gabinetes de prensa distintos –el del Tribunal regional y el de la subdelegación del Gobierno– y en ambos les dijeron que “no podemos decir más”. Pues hala, para que vea cómo se trabaja el asunto de la actividad policial y judicial por estos lares.

Eso sí, algunos jueces tienen tiempo para hacer ripios, como ese que dedicó a Irene Montero su fina poesía en torno a la bragueta de Pablo Iglesias y que, esto es lo grave, firmaba como “El guardabosques de Valsaín”, una afrenta que obligó a los guardabosques de verdad a emitir comunicados de repulsa y desmarque, que bastante tienen ellos ya con cuidar la foresta. Claro que si, hombre. Toda nuestra solidaridad con el colectivo. ¡Habrase visto! 70.000 euritos le han caído ahora al juez y a sus editores en favor de la podemita. (Para los uniformados, nada).

Un poco más allá, pero en la provincia también, María Herreros ha firmado un libro, pagado por la Diputación, narrando las particularidades del habla de los habitantes de Riaza, una cosa muy importante porque dice que se están perdiendo los palabros que usaban por allí para referirse a las boceras o al chafardeo en mitad de la calle. Muy importante y sesudo estudio, sin duda en torno a nuestra riqueza idiomática. ¡Protejamos el Patrimonio Inmaterial, leche!

Domingo Tinaquero.

Y otro poco más allá, pero al otro lado, en Codorniz se ha marchado de manera sorprendente el alcalde y empresario, Domingo Tinaquero, por problemas de salud que sí le afectan para la Alcaldía, pero no para su faceta empresarial, aunque dice que si le visitan los inspectores de trabajo a ver cómo contrata camareros es una cosa “normal” que nada tiene que ver con su marcha a siete meses de las elecciones… Claro, que en aquel Ayuntamiento hemos sabido que falta también un concejal de la oposición porque nadie ha sustituido aún a “El Lupillas”, el edil que dimitió tras ser acusado de dar palos a las gasolineras de la zona. Resulta que el sustituto, Félix Ángel Herrero, no ha podido tomar posesión porque los plenos se convocan por la mañana y en el trabajo no le dan permiso para acudir a las sesiones… Al parecer, la situación se repite en varios pueblos de la provincia, diga lo que diga la ley… Para que vea lo dura que es la vida del político a tiempo parcial.

Antes de irme, la recomendación de turno. Vienen las Jornadas de Montaña (Jomose) y se ve que en las altas cumbres también soplan los vientos actuales que hay tiempo exclusivo para la montañera Kazemi que, ya me dirá usted: deportista de altas cumbres, mujer e iraní… ¿Le falta algún ingrediente para el merecido homenaje? Hala, cubierta la cuota.

Ahora si le dejo, que he aparcado el coche en doble fila y no es ni fin de semana de turistas ni nada, por lo que temo la multa, que ya no se salvan ni los autobuses, que ya sabe que lo dejas parado doce o trece horitas de nada en medio de la calle y viene el guardia y te multa.

Ya no se respeta nada. (Me refiero al policía, claro, no a la descarada dejadez de la empresa saliente de los urbanos, que eso parece que se acepta como normal).

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

1 Comentario

  1. Excelente cocido, don Justo. Claro y conciso. Gracias por recordarnos y resumirnos de forma amena y clarita la semana pasada. Buen puchero a fuego lento; una buena sopa del panorama municipal y provincial con su buen acompañamiento, incluido los garbanzos negros.

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *