web analytics

Un segoviano meón, una cultura itinerante y un robo del copón

Un traje de segoviano cubrirá por unas horas al niño meón de Bruselas.

Definitivamente, Bruselas está de moda, que hasta allí se marchan hasta los presidentes de repúblicas fallidas y falaces, como el gran Carles Puigdemont, mientras pide a los catalanes que “aguanten” en la calle y sus compañeros de aventura —caray, qué generoso vengo hoy con las palabras— van probando la cárcel. Lo que se dice un tío comprometido el catalán al que los jueces de aquel país sí le dejan andar por la calle.

La bandera europea se torna morada en el Ayuntamiento de Segovia.

Pero si se trata de hablar de meones en Bruselas, el bueno es el Manneken Pis, la estatuilla esa que los segovianos que viven en la capital de Europa —es una forma de hablar— van a vestir de segoviano el día 15 de noviembre. A ver, la idea no es original que al hombrecito le han puesto trajes típicos de todas las partes de la tierra pero oiga, que se le ponga de segoviano pues es seguro que le va a dejar “majo, majo”. Me gusta la iniciativa. (Y la cerveza belga también).

Rosa Valdeón.

Claro, que si es por el gusto a la cerveza, me salta en el ordenador la exvicepresidenta de la Junta, Rosa Valdeón, que se ha vuelto a tomar “unas pulguitas” en una cena con amigos, se ha subido a una rotonda en Salamanca y ha hecho que los alcoholímetros dieran la especial. Hombre, no es por hacer leña pero esta señora participaba en los consejos de Gobierno, espero que en ayunas, y estaba llamada a ser la sucesora de Juan Vicente Herrera… Bueno, ya sabe que su aparente dipsomanía propició una cadena de acontecimientos que llevó a “nuestro” Francisco Vázquez al número dos del PP regional, que ya dejo a su criterio evaluar los beneficios del asunto.

En el palacio provincial de San Agustín, donde también manda Vázquez, hay ahora más sitio que los del Área de Cultura han cogido sus trastos y se han ido… a la Casa del Sello donde dicen que tendrán más espacio para una gestión más eficaz de los de Sara Dueñas. Ya le contaré como quedan los nuevos despachos cuando vacíen las cajas y pueda cotillear un poco por allí y de paso miro a ver si alguien me enseña el “nuevo” teatro Juan Bravo, a puntito ya de abrirse…

El Área de Cultura de la Diputación, en plena mudanza.

Otra Cultura, la del Ayuntamiento, anda también revolucionada pero es por culpa del jaleo que se traen en la Comisión de Patrimonio, donde el secretario, Jesús Pastor, envió a la Alcaldía un duro requerimiento oficial pidiendo explicaciones por los colores usados en las salas de la Casa de la Lectura pero que el delegado territorial, Javier López Escobar, poco partidario de la confrontación por este asunto, desautorizó y trató de anular por teléfono poco después. En el Ayuntamiento alucinan por el aparente descontrol y en la delegación territorial me dicen que se han oído algunas voces elevadas… El funcionario autor del escrito se jubila un día de estos, quizá antes de la próxima comisión de Patrimonio, aunque me juran que es una casualidad.

En el Consistorio no están para mover papeles, que allí lo que se lleva es menear conos de tráfico con la enésima simulación de ampliación de la zona peatonal junto al Acueducto que, oiga, comienza a parecer la obra del Escorial. O los técnicos se han olvidado de tomar apuntes de las últimas veces o alguien no tiene nada claro qué hacer allí… No sé qué prefiero.

 

Miles de turistas están llevándose en sus cámaras una plaza repleta de conos.

El caso es que aquello está últimamente lleno de policías locales tratando de conducir a cada vehículo por su carrilito —las opciones son muchas— y no siempre van vestidos con chaleco antibalas aunque pronto los tendrán nuevecitos y para casi todos, que acaban de aprobar su compra. A ver cómo se lo explico: se quejó el PP y le llamaron alarmista; se quejaron los sindicatos y dijeron que no era para tanto; salió en los periódicos con datos y… ¡tachán! Chalecos para 20. Pues eso.

Carteles llamando a manifestarse por el Centro de Salud de Nueva Segovia.

Bueno, venga, tengo nombres propios para ir rematando la faena. Por ejemplo, el del concejal de Urbanismo y Hacienda, Alfonso Reguera, que anda en las redes sociales promocionando la manifestación que se prepara entre los vecinos de Nueva Segovia para reclamar el Centro de Salud del barrio (bueno, y de algunos pueblos del alfoz cuando se “redimensione” el proyecto). No es lo habitual entre representantes de las administraciones pero oiga, aquí cada uno hace de su Facebook un sayo.

Más. Los dulzaineros Aurelio Muñoz y Modesto Jiménez que se han pasado 70 años animando fiestas en Ávila hasta llegar a conseguir el reconocimiento del premio Europeo Agapito Marazuela. El día 15 voy a ir a aplaudirles, ya ve.

Tengo más nombres, el de Andrés Ortega, un hombre en ascenso que ahora, además del club de empresarios presidirá la Fundación del Centro Nacional del Vídrio. Me alegro pero recomiendo precaución que la historia ha colocado en muy mal sitio a algunos que abarcaron demasiados puestos al mismo tiempo…

El último, Alfredo Matesanz, Premio de periodismo Cossio 2017 como recompensa a una vida dedicada a la radio. Pues también me alegro aunque en estos casos siempre pienso en lo bonito que debe ser que a uno que vale se le premie cuando está en activo y metido en faena, aunque eso cuesta tanto en esta provincia…

Iglesia del barrio del Sotillo, en la Lastrilla.

Que no me olvide de expresar mi cabreo supino contra los ladrones sacrílegos de la iglesia del Sotillo que ha puesto triste a toda la comunidad cristiana y a muchos que no pertenecen a ella. Mire, hasta para robar hay que tener algo de ética. Toma frase lapidaria. Para que piense en ello.

Hombre, y si es por pensar ¿A quién se le ha ocurrido tirar el coche al río? Estaba cerca de las Arenas y creo que ya le han sacado…

Un vehículo despeñado por las laderas de bajada a las Arenas, el pasado martes.

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Compartir en

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *