web analytics

Un catedrático de latín de Salamanca gana el Premio de Poesía Gil de Biedma

La vigésimo novena edición del Premio Internacional de Poesía Jaime Gil de Biedma, uno de los más importantes de este género y que  otorga la Diputación de Segovia, ya tiene ganador. Se trata del catedrático salmantino Juan Antonio González Iglesias que con su libro ‘Jardín Gulbenkian’ se ha hecho con los 10.000 euros del premio. El jurado ha elegido para el accésit de 3.000 euros a la obra ‘La Huerta de los manzanos’, del leonés Ángel Fernández Fernández.

Juan Antonio González Iglesias nació en 1964, es catedrático de Filología Latina en la Universidad de Salamanca y es colaborador literario de los diarios ABC y El País. Ha publicado seis libros de poemas y entre otros premios ha recibido el Vicente Núñez, Generación del 27 o el Loewe. En 1997 ya logró el accésit del Premio Gil de Biedma. El coordinador del jurado, Gonzalo Santonja, ha descrito la obra del ganador como una creación “que se define muy bien, que busca el fulgor de la belleza natural y que es una fusión entre el sentir y el pensar” y que utiliza la belleza clásica y a través de ésta “buscar al lector contemporáneo y del futuro”. También manifestó su sorpresa porque un autor de la talla del ganador se presentara de forma anónima al premio, “lo que denota su humildad”. Otro miembro del jurado, el poeta Fermín Herrero, ha destacado que el libro “es de una exactitud excesiva, que resalta” y que “logra emocionar desde la intelectualidad”. En cuanto al fondo “aúna esteticismo y retiro para situar a la poesía en su mejor lugar, con el deber de la alegría sin renunciar a la búsqueda de lo trascendente. Es un libro escrito desde el cuerpo y desde el corazón”.

Por su parte, el ganador del accésit, Ángel Fernández,  nació en León en 1963. Es licenciado en Geografía e Historia y trabaja como profesor de Historia del Arte en el Instituto Juan del Enzina de León. Ha publicado cuatro libros de poemas y en 2010 fue finalista del Premio Internacional de Poesía San Juan de la Cruz.  Sobre su obra, «poesía intensa, evocativa. Es un libro de belleza honda y expresión muy limpia”, estimaba Santonja, en tanto que la también jurado Raquel Lanseros, destacaba el “logro rítmico que consigue en la expresión de los recuerdos y retazos del poemario, ambientado en la cuenca minera leonesa de Sabero”.

Despedida de Vázquez

En una primera fase un prejurado, coordinado por Gonzalo Santonja, y formado por Carlos Cantero, Fermín Herrero, M.ª Luz de Frutos y M.ª Antonia de Isabel eligió los once poemarios finalistas de entre cerca de 800 llegados de todo el mundo. Finalmente, un jurado presidido por el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, e integrado además por el coordinador del certamen, Gonzalo Santonja, el secretario del jurado, Emilio Lázaro Garrido, Luis María Ansón Oliart, Antonio Colinas, Juan Manuel de Prada, Carlos Fernández Aganzo, Fermín Herrero Redondo,  Raquel Lanseros, María Ángeles Pérez López, y Jesús García Sánchez (de la editorial Visor, que publica los trabajos ganadores), ha elegido a los ganadores en lo que ha sido también uno de los últimos actos de Vázquez al frente de la Diputación de Segovia.

El presidente en funciones, citando a Safo de Mitelene, se despedía del premio también en clave poética. “Decía Safo que lo más bello es lo que uno ama y yo quiero a Segovia, a su provincia y a la Diputación que he dirigido; y quiero por tanto a este premio que glosa a Gil de Biedma y por ello afirmo que Segovia es la más bella, belleza que se extiende a la institución que dirige la provincia, esta Diputación, y en este caso a su premio más emblemático”.

Arriba, González Iglesias . Vázquez junto a los integrantes del jurado.

Nota del gabinete de prensa de la Diputación de Segovia

 

 

Author: Cultura

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *