web analytics

¿Un 15M pensionista para el PP?

Al final, ni Cataluña, ni la falta de presupuestos, ni la inestabilidad: Las pensiones.

Convocados por CCOO y UGT, unos 80 pensionistas segovianos se concentraron ante la sede de la Seguridad Social en Segovia, siguiendo la movilización nacional por unas pensiones dignas y en protesta por el incremento del 0.25%  acordado por el Gobierno para 2018. Un incremento que, descontada la inflación, queda en una pérdida del 0.75% del valor real de las pensiones, muy lejos de los compromisos de mantener la capacidad adquisitiva de los 8.6 millones de españoles que, tras años de cotización, perciben pensión de jubilación. Uno de cada cuatro  en Segovia.

Entre gritos de “Mariano, traidor, te va a votar tu madre” y apelando a que la movilización “también va por nuestros hijos, pues nos estamos jugando el futuro de las pensiones”, los jubilados segovianos se sumaban así a una iniciativa de ámbito nacional que va calando.

Calando como la lluvia que restó convocatoria a una movilización que el pasado 22 de febrero sorprendió a propios y extraños por su fuerza de enganche. Y es que aunque los sindicatos vienen alertando desde otoño de 2017 de la pérdida de valor de las pensiones –ese mes recaló en Segovia sin apenas trascendencia la marcha por unas pensiones dignas, pistoletazo de salida de la actual movilización-, por aquel entonces la reivindicación pasaba como “una más” hasta que en diciembre de 2018 el ejecutivo de Rajoy vendía como una victoria el ridículo incremento que ha colmado la paciencia de cientos de miles, acaso millones.

Pésimas noticias para el PP, que tenía en el colectivo de la tercera edad un aliado electoral estratégico de primer orden. De hecho, fue el “voto viejo” el que permitió la victoria de Rajoy en las pasada elecciones y todo basado en un hecho especialmente valorado por el colectivo. Durante los ajustes por la crisis sus pensiones no se han tocado.

En honor a la verdad hay que decir que las pensiones no se han tocado en los últimos cuatros años porque de 2013 a 2015 el IPC tuvo un impacto negativo. Subió un 1,5% en 2016, aumentándose la pensión en porcentaje similar, y un 1,1% en 2017. Momento en el cual el PP, a pesar de que oficialmente sigue sosteniendo el discurso de la recuperación, ha optado por dejar de asociar IPC a incremento anual de las jubilaciones.

Y no se entiende, claro. O nos recuperamos, en cuyo caso hay más ingresos y no ha lugar al recorte, o no nos recuperamos y el Gobierno miente. Cabe otra opción, y es enmarcar la desmoludalación del IPC en una estrategia de “adaptar” la Seguridad Social a una sociedad muy envejecida y con sueldos bajos, con la “hucha de las pensiones” a cero, incapaz de cuadrar cuentas ni siquiera a corto plazo. Que es posiblemente lo que está pasando.

Ahora bien, lejos de vender bien la moto, el Gobierno ha pretendido incluso pasar como “victoria” lo que no deja de ser un recorte más. Con surrealistas comunicados como el deparado en diciembre por el PP segoviano, con foto de sus tres senadores y dos diputados y “albricias” de la popular Paloma Sanz señalando que el aumento del 0,25% “es la mejor manera de acabar el año”.

“Soy viejo, no tonto”, exclamaba otro manifestante. A 31 de enero, los jubilados españoles han visto que frente a subidas de 1€ de sus pensiones, la luz, los alimentos, algunas medicinas, van a un ritmo mucho mayor. Hay miedo y un muy interiorizado sentimiento de que si se empiezan a tocar las pensiones no vale la pena sostener al actual Gobierno. La reacción ha sido colgarse un lazo del mismo color que el incremento de las nóminas: “el lazo de mierda”

Cayendo en las encuestas, solo le faltaba eso al PP. Y la oposición, de Ciudadanos a Podemos, pasando por el PSOE, han olido sangre. La “izquierda vieja” sale a la calle y se encuentra el inesperado apoyo del jubilado de “a pie”. Ese que no se movilizaba por nada manteniendo escrupulosamente el voto. Y claro, de repente, lo que no tenía el menor impacto mediático abre los telediarios. ¿Estamos ante un 15M de jubilatas?

Si es así esto no es ya una china en el zapato del PP, es un clavo de 8 centímetros y afectando a arterias vitales.El próximo 15 de marzo hay otra convocatoria en marcha. Entonces se verá si la indignación ha cuajado también entre los jubilados.

 

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

1 Comentario

  1. De vergüenza la manipulación de los “apesebrados” sindicatos. Bien calladitos cuando se “congelaban” pensiones, allá por tiempos del impresentable Zapatero. Y por cierto, con un tal Pedro Sánchez votando afirmativamente en el Congreso a esa “congelación”.
    El tema de las pensiones se discute en el Pacto de Toledo, que para eso se fundó.
    Pero claro, es mucho más “molón” sacar a los pensionistas a la calle. Pensionistas, por cierto, que no me extraña que estén muy cabreados, ya que en tiempos de Zapatero todos ellos cobraban mas de 2.500 euros, y llegó el “malote” de Rajoy y se la ha bajado a 700 euros.
    Parece ser, que se van a unir a las protestas unos cuantos pensionistas Griegos, que desde que les gobierna un podemita-griego les han “subido” las pensiones más del 30%.

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *