web analytics

Teloneros de precampaña

Si hay algo que me llama la atención de los tiempos electorales es esa sucesión de personalidades, de los partidos que las tengan, que de repente sienten un repentino interés por venir a Segovia, en realidad a nada más allá de hacerse la foto con los candidatos locales de su partido con la más peregrina de las justificaciones. Son los primeros teloneros, la punta de lanza de la inminente campaña electoral y suelen ser eurodiputados, ministros, procuradores y altos cargos en general a los que en estos tiempos les supongo con la misma sensación que un artista verbenero en plena temporada de fiestas en los pueblos: escaso equipaje, horas de furgoneta y “cada día despierto, en distinta habitación” que cantaba Miguel Ríos. Si lo manda el partido…

Ya, ya lo siento, pero recuerde que esta sección trata de resumir la semana informativa y la pasada esta llena de candidatos y candaditables, que poco a poco se van cerrando las listas que oiga, por norma general se leen en este periódico primero. No referiré todas que me quedo sin espacio pero sí me paro en una, que había cierta expectación por saber con qué se presentará Ciudadanos al Ayuntamiento capitalino y ahí está esa apuesta del partido naranja en Segovia por la dirigente local, Noemí Otero, y Miguel Crespo, el gerente de los hosteleros asociados, como tándem de salida.

Como será la cosa que dicen que las actuales concejalas se han quedado boquiabiertas al conocer la filtración que significaría la confirmación de que no repetirán en puestos de partida. María José García, otrora ariete y baluarte de la formación naranja en Segovia a la que parece que no se “premiará” por su trabajo como portavoz en los últimos cuatro años, ni su compañera, Miriam Sanz, que a los próximos les ha contado estos días que se ha enterado de esto de la lista por acueducto2.com

Caramba, parece que no hablan demasiado en Ciudadanos donde, por cierto, la comisión de Garantías sigue “investigando” —ya va larga la cosa, si— lo del pucherazo de las primarias regionales que implicó a la segoviana, Silvia Clemente, mientras que sí se han terminado las pesquisas sobre otra decena de procesos similares en distintos puntos de España y ahí si, concluyen que todo está correcto y que se anden listos los militantes que denunciaron, que lo mismo se llevan un expediente por perjudicar al partido. Caramba, como las gastan en los partidos de la nueva transparencia.

Simpática puede parecer la coincidencia de apellidos en las listas del PP, que si ya estaba claro que el nombre Pablo te eleva a altas cotas, ahora sabemos que es el apellido Sanz el que te coloca directamente en las listas electorales. Cuatro ‘Sanz’, cuatro, hay entre los seis nombres que concurren a las cámaras del Parlamento nacional. Casualidades, supongo.

Bueno, esta semana irán pasando todos por el juzgado —no se asuste, van a la Junta Electoral, por donde ya han pasado PSOE y Centrados— a hacer oficiales las inscripciones de las candidaturas. Ya se lo contarán aquí, mientras se miran de reojo las primeras encuestas que van saliendo, como esa publicada por el Norte de Castilla que otorga un diputado a PP, PSOE y Cs, lo que significaría alterar el reparto tradicional de escaños en esta provincia… Apuntado queda, que nos gustan las apuestas.

Por si vienen visitas o por mero deseo de ganar visibilidad y ofrecer una referencia a nuevos militantes y simpatizantes, en estos días se han puesto de largo las sedes de partidos emergentes como Vox, en plena calle Real, sobre la Tropical (lo distinguirá por la profusión de banderas en los balcones), o de Centrados, un pisito en Muerte y Vida justo encima de un centro de estética, otra casualidad. Bueno, la del PP está al lado de una lavandería donde dicen que los trapos y trajes quedan impolutos.

Se han podido hacer más cosas en estos días en Segovia. Por ejemplo, leer a María Zambrano ¡en árabe! Teniendo en cuenta que conozco a muy poca gente más allá de Marifé Santiago que pueda asegurar sin ruborizarse que entiende con facilidad a la idolatrada pensadora cuando la lee en castellano, lo de hacerlo en árabe ya es para nota. Vino María Teresa Fernández de la Vega —sí hombre, la que fue vicepresidenta con Zapatero y antes diputada paracaidista por el PSOE de Segovia— a esta presentación aunque no consta en el reportaje de Pilar de Miguel que la presidenta del Consejo de Estado leyera el trabajo de los jóvenes traductores marroquíes… Eso si, hubo foto de esas que le decía al principio de este texto.

Tampoco ha sido posible establecer relación entre la presentación de la obra y la compra por el departamento municipal de Intervención de una trituradora de papel que por su precio —1.300 euros— debe tener capacidades industriales, pese a que en este ayuntamiento se presume hace tiempo de usar poco papel y sí mucho archivo digital. No sea susceptible, hombre, que la compra nada tiene que ver con la proximidad de las elecciones ni la máquina está al alcance del personal de Alcaldía, que ya le digo que el que la ha pedido ha sido el interventor. En cuanto funcione, se la mostramos (si nos dejan).

Lo que se ha hecho a la vista del mundo entero ha sido la operación de retirada de la imagen de la virgen de la hornacina del Acueducto que, como recuerdo, ha dejado el andamio alrededor del pilar central del Acueducto, con lo que cuidamos aquí el monumento y su imagen. Bah, se habrá despistado la diligente responsable política y los funcionarios de turno. Supongo que estarían enfrascados en la Ordenanza del monumento.

Por cierto, que tirando de este hilo de la figura ha salido a la palestra el candidato del PP, Pablo Pérez, a tratar de reverdecer la polémica de la bandera artillera arropando a la imagen, que opina que si va a haber figura nueva, pues se podrá dejar la enseña todo el año como ocurría hasta 2016. Ya sabe, si vale para polemizar antes de elecciones… Ya veremos, que aquí nos liamos enseguida con este tipo de cosas. Por cierto ¿Qué fue de la profunda y terrible discusión sobre la figura del diablo? Pues eso.

Mire, me voy a Torreiglesias, que el Congreso de alcaldes ha decidido convertir el pueblo en “municipio feliz”. Hombre, de momento la idea me ha hecho sonreír.

Y eso que no sé si que prosperen ideas como esta me hace gracia.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

1 Comment

  1. Estás seguro que vino María Teresa Fernández de la Vega…desde
    Luego el cirujano no era un amigo.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *