web analytics

Tápate un poco por si llueve

Un grupo de personas espera en Vía Roma la llegada del autobús a la estación AVE.

Estaba lleno de entusiasmo cuando comenzó la campaña electoral, emocionado ante la catarata de propuestas imaginativas, las soluciones a los problemas de los segovianos a través de sus representantes en el Congreso y el Senado y el despliegue de mil seductoras técnicas para captar mi voto… Pues se me ha pasado.

Quizá ha sido el parón este de la Semana Santa en el que parece que los políticos han decidido que no merecía la pena gastar fuerzas con la mitad del personal de vacaciones o de devociones. Decepcionante, hombre, que la campaña son quince días. Y mire que empezó bien, que a mi me gusta mucho eso del candidato paseador (ahí va el palabreo de la semana), que vino Pablo Casado, el líder del PP, que encontró un hueco en su agenda para estar un par de horas en la Avenida del Acueducto mientras alcaldes y militantes de toda la provincia, casualmente colocados cada diez metros, salían a saludarle a lo largo del recorrido. Lo que me tiene preocupado es la media hora en la que Casado “desapareció” mientras los dirigentes y candidatos populares esperaban inquietos junto a su coche, ya sabe, para despedir al jefe. Algunos llegaron a pensar que se había decidido a probar los nuevos autobuses del Ayuntamiento, aunque parece que sólo estaba ampliando su álbum de fotos con fondos segovianos… creemos.

Pablo Casado ante un autobús urbano, en la plaza Oriental.

Bueno, no me preocupo demasiado por el bajón que sé que esta semana se celebrarán todos los “actos centrales” (esto antes se llamaba mitin) de la mayoría de los partidos, un ciclo que inauguró Centrados el pasado sábado, con algo menos de cien asistentes al encuentro en el que el aspirante a diputado, Javier Arranz, se puso el traje de mitinero, un poco sobreactuado para mi gusto dado el reducido auditorio. Son estilos, ya veremos cómo se mueven los del resto de partidos y su capacidad de convocatoria, que no veo al personal muy motivado.

Y si la Semana Santa justificó el reducido nivel de actividad de campaña, la lluvia fastidió precisamente las procesiones principales de la celebración religiosa. Mala suerte la de los cofrades de Santa Eulalia a los que una tromba de agua les pilló a medio camino con la imagen de la Soledad Dolorosa generando el temor de que la talla sufriera graves daños porque no se la cubrió con plásticos por “estar rotos”, aunque eso sí, el manto no debió sufrir porque dicen los responsables de la Cofradía que estaba rociado con una sustancia “que hace resbalar el agua”, que al parecer y según declararon a acueducto2.com, se aplica “en privado cuando los miembros de la junta nos quedamos solos”… La imagen llegó a la Catedral pero no salió en procesión el viernes para evitar repetir riesgos y para desolación del cortejo. Hay jaleo en el barrio, dicen.

La imagen de la Soledad, sola en la Catedral tras la salida del resto de los pasos.

No salgo de la Catedral que lo del incendio de la de París hizo preguntar por las medidas de protección que hay para la Seo segoviana si ocurriera algo similar aquí y la conclusión es que no hay planes concretos, nunca se han hecho simulacros y las medidas específicas contra incendios son los extintores que hay en algunos rincones. Vamos, que queda mucho por hacer y que hasta ahora ha habido mucha, mucha suerte. Y mire que esto es una lotería que hay jornadas como la del miércoles al jueves en las que la Aemet contabilizó hasta 90 rayos caídos sobre Segovia en 24 horas… Lagarto, lagarto.

Anda, me olvidaba de mencionar al candidato a procurador por el PP, además de alcalde de San Miguel de Bernuy, José María Bravo, que se vio obligado a actuar como oficiante del Vía Crucis de aquella parroquia por falta de sacerdotes. No se preocupe, que lo hizo como “celebrante de la palabra”, una figura contemplada por la iglesia que da a laicos la posibilidad de dirigir actos como este con la única limitación de no poder consagrar, aunque si administrar la conunión. Ya ve, un día dando hostias a los vecinos que las requieren y al siguiente pidiendo el voto entre los mismos. Hay que hacer de todo.

La Choricera vuelve a tener actividad en su interior.

Venga, una tacada de noticias de empresas que Transcose, la firma propietaria del edificio de la Choricera traslada a la vieja fábrica el negocio, algo que gusta, que eso de ver el edificio sin actividad como que daba congoja. Otra, Verescence, que acaba de cambiar de manos para pasar a un fondo de inversión inglés. Oiga, hasta dicen que eso garantiza la estabilidad de la plantilla aunque la firma es de las que se dedica a reflotar empresas con problemas para venderlas después a un precio mayor… ¿Eso se llama fondo buitre? La última, la Base Mixta (bueno, se llama PCMASA2 pero soy un segoviano de cierta edad) que el Ejército pretende reactivar el plan Colce que insiste en concentrar los centros logísticos en Toledo desmantelando los del resto de España… ¡Orejas levantadas! (Y temerosas).

¿Qué si pasa algo en las administraciones locales en este final de mandato? Si, claro. En la capital, al Gobierno local le han entrado las prisas por activar con cierta prisa el proceso de definición de proyectos para los presupuestos participativos, dicen que para no andar volados de tiempo de cara a os presupuestos generales de 2020 que se aprobarán a final de año y con otra Corporación. Pues nada. En campaña no se pueden iniciar obras, ya sabe, pero nada impide que los ciudadanos las propongan, que es incluso más ilusionante. ¿No?

Claro, que luego está lo de las distinciones oficiales, en este caso de la provincia a través de la Diputación que en la recta final del mandato ha otorgado la Medalla de Oro de la provincia a la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, ha hecho Hijo Predilecto a Ismael e Hijos Adoptivos a Álvaro Gil Robles y Pilar García Cernuda. Será que el trámite de los expedientes es largo y, por casualidad, ha caído justo a un mes de elecciones.

Si… Ha tocado otra vez un pellizco de 255.487 euros del juego de Euromillones y 35.000 en el sorteo de la Once y ninguno de los premios ha sido para mi. Y lo peor de todo es que ya no llego ni a jugar a las chapas, esas timbas que se autorizan en Semana Santa en algunos pueblos de la provincia.

Pues nada, seguiré escribiendo esta entrada la próxima semana a ver si me saco unos euros.

Un camión de recogida de basura atascado en Coronel Rexach tras golpearse con un edificio.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *