web analytics

Segovia: juzgados para 2021, chinos a tiros con la ministra y pelea de codos

Dolores Delgado, ministra de Justicia, recordará siempre su surrealista primera visita oficial a Segovia, el 13 de marzo. En teoría la ministra venía a inaugurar dos nuevos montajes en La Cárcel, a mayor gloria de las víctimas del franquismo. Problema, en la antigua cárcel una brigada de operarios se aprestaba a -en otra galería- recomponer las instalaciones en el cierre de un rodaje de la serie Las chicas del cable. Albañiles, instaladores, limpiadores… Así que la visita a la exposición -dos montajes tirando a pretenciosos- se mantuvo con carácter privado mientras la convocatoria oficial a los medios se trasladaba al Ayuntamiento de Segovia, donde Delgado firmaría en el libro de honor.

Así que a las 10:30, puntual a más no poder, la ministra y su comitiva -en la que destaca el que fuera jefe de gabinete de Pedro Arahuetes, Ignacio Martín Granados– se plantan en la Plaza Mayor, a la sazón tomada por  la producción china Line Walker en su último día de rodaje. Delgado aterriza justo en medio de una ensalada de tiros, con un especialista grandullón  revolcándose entre torreznos (aviso a producción, no quiero parecer quisquilloso pero lo verdaderamente pamplonica hubiera sido chistorra) sobre las mesas de una terraza. Un supuesto superagente chino abatiendo malotes y desbandada de mozos pamplonicas made in Segovia, gigantones y chinos por todos lados. Un sarao de tres pares de pelotas que obligó al coche de la ministra a desviarse hacía Daoiz y llegar al consistorio por los porches de la Concha (el Restaurante la Concepción, quiere decirse).

Arriba, la policía local escolta a la ministra entre «peñas pamplonicas». Exposición Pasos sin Tierra, homenaje a las mujeres del exilio español. Clara Luquero recibe efusivamente a Dolores Delgado. Un actor chino, pistola en mano en la plaza Mayor de Segovia.

Chinos, Puigdemont y codazos

Entre tanto, en la puerta, periodistas de todos lados. Equipos de televisión que se confundían con los la productora Babieka Films. «Paren rodaje, hay un equipo filmando», se oía de repente desde megafonía. «Son de TVE, que dicen que tienen permiso. Sigamos», añadía el del megáfono poco después. El caso es que la actualidad política nacional, marcada por la pretensión de Puigdemont de, en una nueva pirueta o jaque al sistema, conseguir acta de eurodiputado y garantizarse inmunidad europea, eso por un lado, y el desafío del president Torra de pasarse por el forro la orden de la Junta Electoral que le obliga a limpiar de lazos amarillos y pancartas los edificios de la Generalitat, la actualidad nacional, digo, había puesto tal día como el 13 de marzo a Delgado en el ojo del huracán mediático. Si se añade el «vamos a Segovia y de paso grabamos un James Bond Chino que hay en la plaza y son dos pájaros de un tiro», se comprende que por una vez la prensa nacional superara en bastante a la local.

Y lo que pasa en estos casos, si tortas hubo en la plaza entre los chinos, ya en la sala blanca del consistorio segoviano codazos, colamientos y estiramientos de cuello para formar junto a Clara Luquero y Dolores Delgado frente a las cámaras… Qué salimos en Antena3, ¡tú! A muerte otra vez. El caso es que siempre que se firma en el libro de honores se considera acto institucional y los concejales tienen que ir (al menos los liberados), de modo que normalmente se disponen detrás de los barandas. Pero como esta vez había muchas cámaras y había que hacer canutazo, pues lo típico, codazos de los más ansiosos por salir en la foto en una contienda que ganó, y de calle, el concejal Andrés Torquemada, así como la subdelegada del Gobierno Lirio Martín, imbatibles en el cuerpo a cuerpo (en ausencia del verdadero Conor McGregor local del tema, José Luis Vázquez). Miniconcejalas peso mosca como Claudia de Santos, Marifé Santiago o el propio Ángel Galindo –este ya tirando a peso gallo- salieron disparados a la periferia del corrillo, alguno tentándose las costillas.

Al asunto. Sobre lo de Puigdemont, la ministra dijo que «no lo puedo decir con certeza», «que vamos a ver qué ocurre y que hay que ser cautelosos», que habrá que analizar hasta donde alcanza la inmunidad parlamentaria, pero el caso es que el ex-honorable prófugo «tiene todo el derecho a presentarse», si bien deberá «jurar la Constitución» y que ya hay precedentes (miembros de ETA elegidos bajo siglas abertzales). Sobre el president Torra que «deberá retirar los lazos, pues la ley es igual para todos», señaló, para más tarde añadir que si no lo hace el honorable se expone a «recibir una sanción».

… Y los nuevos juzgados, ¿sin novedad hasta 2021?

Temas mayores, como ven. Pero las leyes del gremio obligan, en estos casos, a preguntar a la VIP visitante por las cosas menores de carácter local. «¿Cómo va el parón (ya acercándose al año de paralización) de las obras de los nuevos juzgados?», preguntó una compañera, y aquí la cosa todavía fue más surrealista, si cabe. «Estamos intentando solucionarlo con el horizonte puesto en que en 2021 lo podamos cumplir. Hay que reactivar los contratos», acertó a decir. Con lo que ahora no sabemos si es que las obras no se reanudarán hasta 2021, si se acabarán para entonces (que no parece). Interprétenlo como quieran, que estamos en campaña. Uno se queda con que el parón de las obras va para largo larguísimo. O sea que lo mismo sí, que la ministra quiso decir que los trabajos se retomarán en 2021, pues para este año no hay presupuestos y Gobierno a saber cuándo, en 2020 (Dios mediante) sí los habrá, así que lo mismo si que quiso decir que hasta aquí dos años nada, o lo mismo quiso decir, que no, que se acabarán en dos años. O es que no habría entendido bien las explicaciones de los técnicos y salió por donde pudo, que parece lo más plausible.

Dejamos la surrealista recepción para adentrarnos, de nuevo, en los sanfermines del chino. Donde los extras ensayan la jota -con más voluntad que arte y a la dulzaina- el 1 de enero, 2 de febrero…  Hay un grupo de asiáticos tomando fotos de la Catedral y a uno que parece el jefe le preguntamos, así en plan España Directo, que si está contento de haberse topado con las mega estrellas chinas de rodaje, así tan lejos de la China. «A mi los chinos me la pelan (sic), yo soy coreano«, espeta con jactancia y en perfecto y literal castellano… ¡También es mala suerte!… 1.400 millones de chinos y vamos a dar con el coreano, y encima malhablao

Total, día surrealista. Inauguración de dos exposiciones que no se han inaugurado, Segovia devenida Pamplona con chinos pegando tiros en pleno San Fermín, ministra un tanto desubicada, y de remate coreano resentido. Y todo gratis en acueducto2.com.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

2 Comments

  1. Mira que no distinguir un coreano de un chino, je, je…

    Post a Reply
  2. «»pues lo típico, codazos de los más ansiosos por salir en la foto en una contienda que ganó, y de calle, el concejal Andrés Torquemada, así como la subdelegada del Gobierno Lirio Martín, imbatibles en el cuerpo a cuerpo (en ausencia del verdadero Conor McGregor local del tema, José Luis Vázquez).»»

    La mejor descripción de Jose luis Vazquez que he leido nunca. Enhorabuena al redactor

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *