web analytics

San Millán comienza su operación verano

La parroquia de San Millán está pasando por un proceso de puesta a punto  de la Iglesia que necesitaba un profundo repaso. El gestor del patrimonio de la parroquia, Emilio Montero, ha comentado a acueducto2 que de momento la actuación se está centrando en la limpieza del ábside principal, donde se encuentra el Altar Mayor, que contaba con unos “manchones” en la parte de la cúpula y tenía muy sucios los ventanales.

Estos problemas vienen de hace muchos años, cuando en ese punto hubo un retablo barroco de José Ferreras, que se eliminó en los años veinte del pasado siglo para permitir ver el espacio en ese punto del Templo. Al ser retirado el retablo se observó que los anclajes habían hecho un gran daño a la piedra pero ahí quedó la cosa;  tan solo se cubrió con unas pátinas para que igualaran los tonos que, con el tiempo, se han convertido en los responsables de las manchas que se veían en esa cúpula del ábside.

Para unificar y mejorar este lugar, se va a “rascar” esas zonas impregnadas de la pátina vieja, se quitará la suciedad y, cuando esté completamente limpio y con un color uniforme se le dará una pátina nueva que mejore el aspecto de la piedra. A la vez se limpiaran otras zonas del ábside como el suelo, el altar…

Aprovechando esta intervención se pretende mejorar otros puntos de la Iglesia que, igualmente, lo necesitan pues, hace años, cuando quitaban un retablo o hacían cualquier intervención “no eran tan sensibles como lo somos hoy, si quedaba algún agujero en un muro, lo rellenaban con un pegote de lo que sea y ahí se quedaba con ese color y, eso queda muy feo. Como se hará pátina en cantidad aprovecharemos y extenderemos la intervención a otros puntos”, explica Montero.

Cerrada al culto

Pero los retoques no se limitarán a aspectos arquitectónicos sino también, a una grieta que se ha observado en el pecho del Cristo de la Última Palabra de Marinas, que se quiere consolidar y arreglar antes de que llegue la Semana Santa, asimismo la puerta ubicada en la parte trasera del Templo que se encuentra en un estado lamentable a causa del gamberrismo o los cambios de temperatura. Esta puerta se limpiará, se restaurará y se tratará hasta recuperar su imagen de siempre y hasta que quede protegida de futuras erosiones. Además, se tratarán contra insectos xilófagos las maderas de los artesonados originales de la iglesia que se encuentran en la Cripta, una joya de talla en madera con estilo musulmán.

Estos trabajos se realizarán durante las próximas seis semanazas. En este mes y medio, los Servicios religiosos habituales en San Millán se realizarán en la Iglesia de San Clemente, perteneciente a esta Parroquia, reservándose el Templo grande para las ceremonias en las que se espere una alta participación de fieles.

De momento el Altar Mayor de la Parroquia ya ha sido desmontado y se pasará a hacer una revisión de la imagen del Cristo que siempre la preside para observar posibles intervenciones. El presupuesto total de esta obra asciende a 11.000 euros asumidos exclusivamente por la Parroquia. Mientras, siguen esperando ayudas de la Comunidad, para completar la recuperación de las cubiertas, paso imprescindible para completar las actuaciones que este Templo, construido entre los siglos XI y XII, necesita para mantener su indiscutible belleza.

En definitiva, el arte se embellece, se prepara para un restyling, cuando ya huele a primavera, una esperada “operación…verano”.

Autor: Pilar De Miguel

Pilar de Miguel. Periodista segoviana.

Compartir en

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *