web analytics

¿Quo vadis Izquierda?

La Izquierda, desde sus orígenes, siempre ha presentado grandes convulsiones y transformaciones. El socialismo, como doctrina social y económica, ha ido cambiando con el transcurso del tiempo. Así, en el marxismo-leninismo es considerada como la fase previa al comunismo, mientras que en la socialdemocracia con el término socialismo se alude a la distribución de la riqueza mediante la aplicación de un sistema fiscal progresivo.

La caída del muro de Berlín, el declive del régimen cubano y el fracaso económico y social del régimen bolivariano en Venezuela parece que habían certificado de muerte el marxismo-leninismo. Sin embargo, todo parece indicar que algunas formaciones políticas en nuestro país lo tienen en su ideario político como base sustantiva de su acción política. Una izquierda revolucionaria con el motor gripado, que está dentro a la vez que fuera del sistema, y que promete cambiarlo todo, para al final no cambiar nada. Una autodenominada izquierda que busca tranquilizar su conciencia ante la falta de respuesta a quienes gritan contra la discriminación y la injusticia. Y que tiene como única solución el márketing político.

Hoy la izquierda real es más necesaria que nunca. Para dar repuesta a los excluidos del sistema económico y mejorar el bienestar de la gente, así como la cohesión social y territorial, es necesario crear riqueza y redistribuirla mediante sistemas fiscales progresivos y la garantía de derechos básicos. La ruptura con el régimen del 78 -como lo denominan algunos-, la búsqueda del conflicto, la agitación y la toma democrática del poder para una ruptura del sistema capitalista, como propugna la autodenominada nueva izquierda, sólo traerá frustración y desencanto. Y sobre todo condenará a los más desfavorecidos no sólo a no mejorar, sino a empeorar su nivel de bienestar. Esta izquierda virtual y recalcitrante sólo es un obstáculo para el avance del progreso.

Tras el brusco cambio del sistema representativo en nuestro país, con la aparición de la nueva formación populista aliada de la vieja izquierda marxista superviviente, se hace muy difícil a corto y medio plazo un Gobierno de izquierdas en nuestro país. En primer lugar, porque el nuevo partido maneja conceptos antisistema que no son coherentes con la línea medular de la socialdemocracia moderna y adaptada a los tiempos que representa el PSOE; y en segundo lugar, por su alta volatilidad política y su radicalidad social que merma y hace perder crédito a una oferta electoral de izquierdas llamada a una posible coalición de Gobierno, y cohesiona más a los votantes en torno a fuerzas de centro derecha. Sólo así se puede explicar el fuerte avance del PP en las últimas elecciones.

En el actual contexto político, económico y social la izquierda sólo avanzará y conseguirá alcanzar los fines a los que se orienta su proyecto, si la socialdemocracia es capaz de reforzar su proyecto, su organización y liderazgo. Para ello, se ha de centrar en los intereses de los ciudadanos y olvidarse de las estridencias de la izquierda utópica, virtual y recalcitrante.

Autor: Juan Luis Gordo

Secretario provincial del PSOE de Segovia. Diputado en el Congreso por Segovia.

Compartir en

6 Comments

  1. Hace usted bien en preguntar. Dudo que sepa contestar. Es usted el prototipo de funcionario estatalizado, lo mismo le da unos que otros. Su misión consolidar escala y ser un mandado de quien sea (con el régimen franquista habría sido un alto cargo igualmente). Nada que objetar. Pero no quiera dar lecciones. Por cierto no sé como no le han llamado a usted para las Jornadas de Montaña de Segovia, es usted un escalador nato.

    Responder
    • Anda que no sabe dónde van y dónde están los de derechas o los de izquierdas, para saber si puede ser diputado, senador o tiene que conformarse con otros cargos de designación ‘digital’ la dirección de algún centro. Otra cosa es que sepa lo que es la derecha y la izquierda políticamente 😉

      Responder
  2. No se preocupe por la dirección de la izquierda española, usted lo tiene claro, lo que le digan. Dentro de dos días los veo a ustedes, con carné doble, PPSOE, no les queda otra. Se reparten, como hasta ahora, las comunidades autónomas para hacer sus reinos de taifas (y reinas de taifos), los consejos de administración y demás puestos en empresas públicas, y a seguir viviendo que son dos días.

    Responder
  3. Parece, Don Juan Luis, que le da miedo escribir la palabra “Podemos”, o “Unidos Podemos”.
    En un artículo lleno de referencias a los podemitas, ni siquiera se atreve Ud. a decir su nombre. Patético. Nos toma Ud. el pelo, Don Juan Luis.
    No se queje tanto y actúe, que a esos que le da “yuyu” hasta decir su nombre, los tiene de “socios” en muchos Ayuntamientos y Comunidades Autónomas.
    En su próximo articulo, en vez de “darnos clases” como bien dice Anacleto, preséntenos el documento dirigido a la Gestora del PSOE, en el que solicita el fin de esos pactos con “esas formaciones populistas” como dice Ud.
    Y en los blogs, los autores contestan a los comentarios. Dígnese Ud. Don Juan Luis. Baje de su pedestal.

    Responder
  4. No sé, pero ha tenido que haber un cataclismo en el partido de Vd, con defenestración de secretario general incluido, para quese reconociese que había que mirar a de Podemos a los ojos, a considerar y reconocer a cataluña como nación. etc etc. Esto tiene mucha enjundia y sirve para demostrar cuánto, cuánto estábamos equivocados y los clichés de antaño no funcionan

    Los tiempos han cambiado, la socialdemocracia que conociamos ha cumplido su ciclo y las recetas de antaño no sirven, metánselo en la cabeza , y Felipe Gonzalez es un estupendo jarron chino…

    Responder
  5. Señor Gordo, su análisis es parte del estertor de la socialdemocracia practicada por esa tercera vía, que ha traicinado sin pudor a la clase trabajadora (que engloba a esa mal llamada “clase media” que finalmente ha resultado una parte subalterna más de este sistema capitalista). Ha sido su partido el que ha dejado huérfano a millones de personas que se autoconsideraban de izquierdas y que han visto con tristeza como su voto sólo ha servido para afianzar un perverso sistema neoliberal y en el caso español actual, para mantener en el poder a los corruptos que practican ese tipo de políticas.

    La izquierda y el socialismo es mucho más que ese simplista análisis que usted hace. Intentar hacer una análisis histórico del socialismo en 10 líneas y meter con calzador Cuba y Venezuela…es digno de las más torticeras de las manipulaciones. Pero claro, rápidamente se observa que su texto sólo tiene un fin: atacar a Podemos. Como redirija usted su punto de mira, cada día va a quedar más cerca de sentarse junto al señor Postigo en el parlamento.

    En fin,usted ya mostró el otro día en la radio quién es su compañero de viaje: el PP. Por lo tanto, su análisis de ¿dónde va la izquierda? lo hace desde una visión ajena a la misma. Usted no es progresista, mucho más lejos le queda la izquierda. Su análisis es propio de un absolutista en 1810, de un maurista en 1931 o del señor Alcántara en 1974.

    La socialdemocracia según la entiende usted está muerta, pero no por el sistema, sino porque ustedes mismos la mataron.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *