¿Quién cultiva los mejores judiones?

En 2017 los mejores judiones de La Granja han crecido en la huerta de los Corral. “Enfrente el Yoyito, empezó mi suegro hace más de cuarenta años y luego mi marido, que es el que sabe más pero estaba malo hoy. Yo los vendía por kilos a particulares pero ahora me los compra todos el restaurante La Reina”, explica María Luisa Tordesillas. Hace una semanas desde el Real Sitio de San Ildefonso se enviaron al ITACyL una muestra de judiones de las diferentes huertas integradas en la marca de garantía Judión de La Granja. En el laboratorio ITACyL seleccionó los siete tipos que más se ajustan a las propiedades organolépticas exigidas. Que no tenga ni rastro de hollejo (la típica piel de judías y garbanzos), que sea gordo y combado y que mantenga esa untuosidad casi de mantequilla. Posteriormente, el pasado viernes, un jurado de cocineros, productores, comercializadores y restauradores los degustó guisados y en cata a ciegas.

Ganó la familia Corral, que ya el pasado año (primera edición del concurso), metió sus judiones en la final, aunque no consiguió el premio. Solventemente cocinados para la cata de exhibición del 26 de marzo servida por el Restaurante Madrid, sin demasiado aliño, dejando que el judión impere, el resultado que pudieron degustar una veintena de implicados en el concurso y un puñado de periodistas era ciertamente espectacular. Mantequilla pura, algo que solo aportan los judiones del lugar.

Un activo muy importante para el viceconsejero de Desarrollo Rural y Director del ITACyL, Jorge Llorente Cachorro. “En Castilla y León tenemos 7 marcas de garantía de legumbres. Los Judiones de la Granja tienen dos activos muy importantes, el nombre, algo que no todos tienen y que permite un enganche con el mercado, y una suavidad mantecosa para que sigan conquistando los paladares de los consumidores”, dijo en modo publicista el vicencosejero.

De momento, la temporada 2018 de judiones mira al cielo. “Hace malo, y con este tiempo esperemos que en mayo no vengan las heladas”, sostiene María Luisa. La verdad que las últimas cosechas no han sido buenas. En 2016 una helada tardía mermó la cosecha. En 2017, la sequía se llevó la primera floración, aunque lo prolongado del buen tiempo permitió cerrar la cosecha en noviembre (lo nunca visto).  El judión es un cultivo complejo, no todo hortelano aficionado saca adelante una mata. Hay que saber plantar los brotes, desinsectar, entutorar, y tener suerte con el clima. No todos valen.

 

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.