web analytics

¿Qué hacer con Vox?

Vox por aquí, Vox por allá. Ahora todo es Vox. En lo que toca a Segovia, el partido celebrará su primer acto de precampaña el domingo, 13 de enero, a las 18 horas en el hotel Cándido, con una conferencia del secretario general del partido, Javier Ortega Smith. Cuenta el coordinador de la formación en Segovia, Nazario Merino, que probablemente presenten ahí a la cabeza de lista para Segovia, una mujer…

Vox es dos cosas: una escisión del ala más conservadora del PP criada a los pechos de medios como 13TV y los digitales anti-Podemos y que quedó marginada en las luchas internas de la derecha;  dos, la cara española de un fenómeno europeo que recoge una desafección hacia los partidos moderados a través de un retorno a posiciones hipernacionalistas. Es el nacionalismo populista europeo del siglo XXI que, en España, se nutre además de temas que los partidos grandes no han sabido cerrar como el independentismo catalán. Cosechando votos también entre quienes sienten su identidad en peligro por lo que suponen ataques de las «feminazis», los «antitaurinos» y «podemitas» en general. Resumiendo, anti-catalanes y anti-podemos que consideran al PP un «blandengue traidor»

Soy internacionalista, hablo catalán, Podemos, Falange, el Partido Carlista o la CNT me parecen opciones legitimas en democracia…  Hasta Bildu lo es siempre que no juegue con la violencia, que no siempre es el caso… Pero hasta ahí. Yo no creo en el centralismo, menos en la xenofobia y menos aún en el machismo. Por más que las mujeres ganen terreno en todos los ámbitos sociales, este cincuentón criado en una escuela pública adjetivada de «masculina», no ve su identidad -caso de tenerla- en peligro por ningún lado y más creo que es terrible que no pasen dos día sin que algún animal no mate o agreda a una mujer. No entiendo a Vox, educadamente, no son mi taza de te. ¿Cómo pueden decir que el que está en peligro soy yo y no ella?

Pero están ahí, y todo apunta a que entrarán en las administraciones en las próximas elecciones. Probablemente no con la fuerza con que quisieran pero, dada la fragmentación del mapa político, con la suficiente como para forzar mayorías. Barrunto que Francisco Vázquez lo tiene bastante claro y por eso se manifestaba resignado a, de cara a retener la Junta, pactar con dos (PP y C’s) o tres (PP+CDS+Vox) partidos. Y que en su fuero interno Vázquez casi prefiere que sean tres, porque que Ciudadanos pacte con el PSOE no se puede descartar, pero que lo haga Vox sí. Justamente lo que acaba de pasar en Andalucía.

A mi Vox como fuerza política me da igual. Una vez lleguen al poder, que ojalá no porque detesto los extremismos, serán como todos los demás y practicarán la mismo que todos los demás porque la política hace años que ha dejado de ser un mecanismo de cambio de absolutamente nada, superada por la moda, la tecnología y el mercado, que son los reales motores de transformación.

Lo que me parece mal de Vox es como juega las cartas de la política moderna. La infoxicación, la batalla por las redes, la polarización del electorado con noticias falsas, sesgadas, cuya única finalidad es sembrar prejuicios, demagogia y confusión que polaricen al electorado. Ahí está el peligro. No en si eres más o menos patriota o si te caen bien o mal las «feminazis». En su descarada instrumentalización de lo emocional. En la sustitución de la racionalidad por el sentimentalismo.

Piensen en los memes viralizados tantas veces en Facebook. Los cuatro violadores ecuatorianos de Alicante. El inmigrante que cobra en ayudas públicas más que usted y que yo trabajando. La profesora que prohíbe el chorizo para «integrar» a los niños árabes ¿Que hay detrás? Pautas de manipulación de masas. Se insufla miedo sobre el cuerpo electoral a partir de hechos peregrinos (cuando no inventos). Así se cargan argumentos para el sostén de los prejuicios, se abona de victimismo la vida pública, se apela a lo visceral para llegar a la conclusión; esto no puede ser, necesitamos el hombre del puño sobre la mesa. Y se hace a través de una tecnología barata, eficiente e incontrolable desde la racionalidad: las redes.

Ortega Smith y Nazario Merino.

¿Qué podemos hacer? Vox está calcando los instrumentos de manipulación que utilizó y utiliza el nacionalismo catalán. El error allí fue dejar que los sesgos -el derecho a la autodeterminación, el España nos roba, la voluntad popular como mantra, el catalán en peligro- se elevaran a la categoría de verdades absolutas aventados por las redes y los medios afines. El error fue dejar que la noticia anecdótica calara en la opinión pública como noticia caracterizadora del estado de cosas y deviniera verdad inconstestable.

Esto es lo que hay que combatir. No ningunearlos, no demonizarlos, no hacer como que no existen para estar de continuo hablando de ellos en la radio presentándolos como los malos que no son. Ir al desmontaje de su marketing emocional de masas porque allí está realmente el peligro: en la generación de estados de opinión autodestructivos.

Y así ocurre que no, no es cierto que la inmigración apareje problemas de seguridad. Los índices de delincuencia bajan cada año. No es verdad que los emigrantes solo parasiten el estado del bienestar, al contrario, se necesitan. No es cierto que un hombre pueda ir al talego solo porque lo acuse una mujer. Estos son prejuicios, generalizaciones desarrolladas a partir de casos concretos que los de Vox intentan hacer colar como realidades totalizadoras.

Si, hay en el pueblo cierto árabe que todos conocemos que lleva 10 años pillado del salario social (¿y cuántos cristianos? ¿y cuantos jubilados que han movida Roma con Santiago para obtener la baja indefinida?) Si, hay en el pueblo un ecuatoriano muy borracho de jueves a lunes (pero los índices de consumo no paran de bajar).  Si, hay clanes de rumanos que viven de la mendicidad y que mejor estarían en su país (¿y cuántos rumanos trabajando honradamente?). Las soluciones generales son mentira. Existen arreglos parciales a problemas concretos. No extrapolar, no exagerar, no mentir. Y nunca hacerlo impunemente.

 

 

 

 

 

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

5 Comments

  1. Le lloverán los ‘calimochos’ en botellón, pero, personalmente, quítome el sombrero don Luis. ¡es la economía, estúpido! y las redes. El mercado y la Red mandan, qué razón.

    Post a Reply
  2. «Vox es, en puridad, un ruido. Un ruido hondo que viene de la profundidad rocosa de España, de la crueldad y la incultura.»

    Es una pena que el pp trate de blanquear su discurso xenofobo, machista y lo más grave del asunto es porque quiere mostrar la verdadera cara de este partido , en cuanto a los periodistas si hacen bien su trabajo sería muy fácil desmontar sus falacias sus «desideratum», sus bulos pero ya sabemos que el ruido mediatico es lo que se lleva en muchos medios, tertulias

    Post a Reply
  3. Leído su artículo planteo la siguiente reflexión, acaso 400000 andaluces son machistas, xenofogos, etc. Mire usted, nada más lejos de la realidad. Si bien muchos de ellos están hartos de ver como en una comunidad autónoma se persigue y hostiga a quienes cumplen la legalidad, como narcotraficantes campan a sus anchas, frente a unos cuerpos policiales carentes de medios y faltos de respaldo político y legal para luchar con contundencia, de ver como abogados sin escrúpulos utilizan la ley de violencia de género para conseguir divorcios más rápidos y económicamente beneficiosos para sus clientas, de ver como inmigrantes a los que se acoge y dan prestaciones en la mayoría de las ocasiones más cuantiosas que las pensiones de nuestros mayores, delinquen sin que a nadie se le ocurra cambiar la ley para que sean inmediatamente expulsados de la tierra que les acogió. 400000 personas no son menos valiosas que usted. Quizás, sólo quizás los partidos democráticos y legalistas, deberían reflexionar sobre el xq están 400000 personas ya no confían en sus soluciones, y de no hacerlo esto no ha hecha más que empezar.

    Post a Reply
  4. Dejemos que empiecen a trabajar en Andalucía y saquemos conclusiones!!! No pongamos el grito en el cielo por la etiqueta de ultra derecha que la realidad es que no lo son. Solo hay que leer su programa. Es un partido nuevo que habla de temas que el resto de partidos no se Atreben ni autocar por miedo a lo políticamente correcto. Ósea que estos son de ultra derecha y los podemos son solo de izquierdita moderada….. vamos ya!

    Post a Reply
  5. Lo que me parece mal de Vox es como juega las cartas de la política moderna. (ES COPIA Y PEGA DEL ARTICULO ANTERIOR)

    Que ocurre a los demás partidos que no juegan las cartas de la política moderna, según tus principios.-

    Por que no propones una política conjunta de todos los partidos, dejando al margen la separación de poderes.

    -Ante la duda que presentas al decir que Vox JUEGA LAS CARTAS DE LA POLITICA MODERNA, te puedo decir que para contrarrectar esas cartas y encontrar los ases, bien sean de copas, bastos o espadas, lo mejor que puedes hacer a tenor de tu comentario sería salir a la arena política y montar un partido y va a ser desde ese conocimiento cuando vas a encontrar hasta posiblemente la dirección apropiada A TUS PRINCIPIOS y eso se dice por empirismo después de pasar cuatro año por un parlamento municipal en soledad absoluta y va a ser desde ese conocimiento desde donde puedes llegar a no escribir el artículo motivo de lo actuado y si en otra dirección MÁS APROPIADAS A LA ACTUALIDAD, tal es nuestro conocimiento de la política desde la base en toda la extensión de la palabra que propongo algo que hasta posiblemente tan poco lo veas acertado por decir que aprovecho la política moderna, no, me voy a la política antigua, muy antigua, que no sería otra que la supresión de la democracia (partidos políticos), y llegar al CONSEJO DE ANCIANOS.-

    Observa que no sería un descalabro porque como bien conoces a fechas de hoy seguimos utilizando la filosofía del Derecho Romano, de la misma forma que los impuestos y tasas los seguimos utilizando de los franceses donde tienen su origen; luego ese CONSEJO DE ANCIANOS sería una prolongación de nuestras propias leyes, que sostienen nuestro Estado de Derecho por lo que seguimos creyendo que había que plantearlo, de ahí que en este comentario lo proponga.- Te puedo anticipar que en nuestro cuatro años de concejal (solitario), nuestro partido interior o reflexión a la hora de la defensa no era otro que EL DERECHO NATURAL O DE GENTE, que es comer vestir y tener un lugar donde refugiarse; tal esa es reflexión que incluso vote en contra de un presupuesto a ejecutar por un empresa de 400.000 millones de Euros, es defícil verdad llegar a votar en contra, así es la política EXTRAMDADMENTE DIFICIL.-

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *