web analytics

¿Qué fue de la paridad en el PSOE?

Me extrañó —no sin cierta satisfacción personal, lo reconozco, el lema no me gusta— que Clara Luquero no soltara en su discurso de presentación como alcaldesa la coletilla esa de “palabra de mujer” con la que se adornó en el comienzo de sus dos primeros mandatos (uno y medio, en realidad) aunque sí hizo una rotunda referencia al importante papel de las mujeres en su Gobierno, donde son mayoría, y la necesidad de seguir avanzando hacia la igualdad. Perfectamente lógico en la forma de pensar expresada reiteradamente por la regidora a lo largo de su carrera política.

Por eso sorprende que a la que también es presidenta provincial del partido —el cargo no es ejecutivo pero se concede a personalidades con autoridad moral y política en la organización cuya opinión, por eso, adquiere enorme peso— ni siquiera se la haya escuchado decir una palabra, aunque fuera de contrariedad, ante la lista de diputados provinciales que refrendaron sin oposición los comités ejecutivo y de listas del partido el pasado viernes. La nómina está formada por 8 hombres y 2 mujeres, una diferencia muy alejada de la cacareada paridad en las listas para cualquier cosa que se elaboran en el PSOE. Quizá se consuele por el hecho de que entre los 12 suplentes sí ganan las mujeres (8), pero aparte de servir de poco, ni siquiera así se logra el acercamiento, que de los 22 de la lista completa entre titulares y suplentes, 12 son hombres y 10 son mujeres.

“No hay mujeres suficientes para estos cargos” parece que es el argumento que utilizan como pretexto en el entorno del secretario provincial, José Luis Aceves, pero mire, en el tintero se han quedado alcaldesas, como la de la Losa, Mercedes Otero, por ejemplo, que sonaba mucho antes de la reunión del viernes, o concejalas de Gobierno como Raquel de Frutos, de Segovia, mientras que sí han entrado ediles que este mandato estarán en la oposición, es decir, que han fallado en su intento de ser alcaldes, incluso por segunda vez.

El apoyo casi unánime de los participantes en los comités que aprobaron la propuesta resulta igualmente llamativo ante la total ausencia de representantes de la Agrupación de Segovia, la más grande de la provincia, o si lo prefiere, del Ayuntamiento capitalino, el buque insignia del socialismo segoviano, pese a que desde la sede de Arquitecto Escobedo había varios de ellos que ya habían levantado la mano y otros de los que se pensaba que “ya les tocaba”, el caso de Miguel Merino, o la mencionada Raquel de Frutos, por ejemplo.

Mirándolo fríamente y si se quiere otorgar a los grupos de la Diputación el papel de representar fielmente lo que pasa en la provincia, en el caso del PSOE parece que lo cumple al dedillo y, una vez más, el aparato parece haber premiado el peso de las agrupaciones que ganaron posiciones tras las primarias que auparon a José Luis Aceves y su equipo frente al secretario de la agrupación de Segovia, José Bayón, aunque para eso se hayan obviado “principios inamovibles” —¿quién dijo que eso exista en política?— como el de equilibrar la representación a la procedencia de los votos, premiar a los ganadores de alcaldías y Gobiernos o mantener la famosa paridad de hombres y mujeres. También lo de la renovación parece haberse quedado corto: un 40 por ciento.

Y como sé que el comentario siguiente será el de “pues anda que los del PP…” pues ya le voy dando la razón sin discusiones. Ni renovación, ni paridad, que habrá 9 diputados y sólo tres diputadas. También aquí la cuota mayoritaria de mujeres se queda sólo en el listado de suplentes. Pero también conozco los argumentos que llegarán desde esa formación. Por un lado, el listado es —salvo que el TSJ diga otra cosa por aquello del diputado fantasma de IU— el de un equipo creado para formar Gobierno con evidentes deseos de continuar la línea de anteriores mandatos en ausencia de su último presidente, Francisco Vázquez, por lo que cambiar también los pesos pesados, además de alterar esa continuidad podría parecer un castigo a quienes han gobernado, sobre el papel al menos, con suficiente solvencia como para repetir mandato.

Por otra parte, entre los populares, aunque a veces se producen tímidos guiños, lo de la paridad nunca ha sido una máxima y jamas han hecho gala de ello ni aleccionado a otros partidos con esa cuestión, aunque ciertamente sería deseable que adquirieran compromisos firmes en este sentido. La realidad es que en ese grupo también, el equilibrio es inexistente y hasta la lucha por la Presidencia que se avecina tiene en las quinielas sólo nombres masculinos.

Libres de esta polémica están, claro, en Ciudadanos. De ninguno a dos diputados, así que, renovación total en la lista que llevarán este lunes a la Junta Electoral de Zona, que es, además, puramente paritaria. Bien fácil lo han tenido.

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Qué fue de la paridad en el PSOE? – Que pasa en - […] Me extrañó —no sin cierta satisfacción personal, lo reconozco, el lema no me gusta— que Clara Luquero no soltara…

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *