web analytics

Punto final

La disolución de las Cortes Generales el día 5 de marzo de 2019 pone fin a la XII Legislatura y a mi ciclo parlamentario que inicie en 2008, en la IX Legislatura, como senador, y concluyo ahora como diputado por Segovia, después de estar vinculado las tres últimas legislaturas al Congreso. Con ello pongo fin también a la publicación reglada de los artículos semanales que vengo publicando en mi blog o cuaderno, y algunos diarios locales. En total, desde mayo de 2008 hasta hoy he publicado 639 artículos. Constituyen mi posición y pensamiento político sobre los diferentes temas de interés que he considerado más relevantes en la agenda política de estos años y sobre otras cuestiones relacionadas con mis aficiones fuera del mundo de la política.

El Cuaderno de Juan Luis Gordo” surgió como una oportunidad de analizar y profundizar en las cuestiones más relevantes que estaban en la agenda del Parlamento o en el debate político, ante la oportunidad que allá por mayo de 2008, recién iniciada mi actividad como senador, nos brindó la “blogosfera progresista”. Fuimos muchos los parlamentarios que en aquel momento comenzamos a escribir. Hoy sólo lo hacemos mi amigo José Andrés Torres Mora y un servidor. En este tiempo jamás he fallado a la cita semanal, y he venido publicando una media de 60 artículos anuales. Siempre he intentado elegir el tema que yo consideraba más de relevante de actualidad del momento, por comprometido y difícil que fuera.

El proceso de selección de la cuestión a tratar lo iba perfilando día a día a lo largo de la semana y, por lo general, cristalizaba los viernes o los sábados. Una vez elegido el tema comenzaba una labor ingente: Recopilaba textos y opiniones y contrastaba posiciones. Los enlaces de cada artículo recogen gran parte de ese trabajo de campo. A partir de ahí iba componiendo mi criterio para finalmente redactar el artículo. La práctica me llevó progresivamente a escribir muchos de ellos con gran agilidad. Una vez escritos siempre he tenido la oportunidad de contrastar su contenido con dos personas de confianza que siempre han estado en el anonimato. Una de ellas incluso me ha ayudado a editarlos y publicarlos en la plataforma. En muchas ocasiones admití su criterio, e incluso me libraron de algún que otro error. Mil gracias. El artículo semanal me ha permitido consolidar mi posición e independencia sobre los temas de actualidad política. Hasta tal punto en que me resulta difícil entender a aquellas personas que dedicándose a la vida pública su máxima expresión política se limitan a cantar el argumentario que se les distribuye sin más.

Los temas que se recogen en los 639 artículos son muy diversos. Muchos de ellos se ciñen a la problemática de mi provincia, pero otros muchos son de carácter general. Su variedad se corresponde con los bloques temáticos en los que se suelen catalogar las secciones de un periódico. He desarrollado artículos sobre temas internacionales, nacionales, justicia, social, cultura, deportes, libros, música… El debate legislativo me ha permitido, en muchos casos, comentar y valorar las diferentes iniciativas que estaban en tramitación y cristalizaban más tarde en leyes. Mi formación en ingeniería y economía me ha llevado, en muchas ocasiones, a dar preferencia a cuestiones con relevancia económica y presupuestaria, al igual que las relacionadas con el ámbito funcional de las portavocías que he ejercido, Fomento y RTVE. He de confesarles que las cuestiones estrictamente jurídicas o procesales me han requerido mucho tiempo en su preparación. Para mí la publicación del blog semanal ha sido una obligación y un compromiso asociado a mi puesto de representación. Un acto obligado de trasparencia, pero también de información a quienes representaba.

Dificultades

El blog no ha estado exento de dificultades. El primer artículo fue un homenaje a “Juan Muñoz”, mi maestro, que murió en los días previos al inicio de esta publicación. Otro de mis primeros artículos en este blog, “Otra forma distinta de hacer política”, que a su vez remití a El Adelantado, fue vetado en este medio por el editor, lo cual me reafirmó en la necesidad de abrir esta ventana en el ejercicio de mi acción política. Lo mismo ocurrió en la Cope con algunos extractos de los artículos semanales que se difundían con mi voz en antena los lunes. Uno de ellos, que valoraba de una forma indirecta una cuestión relacionada sobre el aborto, dio pie a que el obispo diese instrucciones para vetar mi participación. Creo que desde entonces no he vuelto a participar en esa emisora en ningún programa radiofónico. Pero ahí no terminaron los problemas. Algunos de mis artículos no fueron del agrado de de la cúpula de mi partido. El portavoz del grupo me manifestó su malestar por lo publicado. Le aclaré que era mi pensamiento, no el del partido. Esto también me ha permitido descubrir la importancia de ser un “verso libre” a la hora de pensar y exponer lo que uno cree. Esta circunstancia ha llevado a algunos de mis lectores, especialmente a los predispuestos a “darme caña” por el hecho de situarse en un bloque ideológico opuesto al mío, a incurrir en palmarias contradicciones en sus comentarios; lo mismo que algún compañero de partido al que ha podido más su vena emocional que racional. También han existido otros artículos polémicos.

Quiero destacar los que se centraban en dos temas. Uno, el más leído, con 17.400 entradas, titulado “Toros sí, toros no”, levantó una gran polémica a pesar de su corrección y respeto institucional hacia esa figura tan arraigada en la cultura popular española que es la fiesta de los toros. Hubo quien llegó a insultarme personalmente; y otro, sobre el caso Gürtell y su proyección en Segovia. Algún diputado nacional en aquel momento no tuvo ningún rubor en remitirme sms amenazantes a raíz de las publicaciones del blog.

EL blog ha tenido 250.000 entradas registradas en este tiempo, casi una media de 400 visitas por entrada. Tengo que confesar que incluso en algún momento lo he frenado. Mi posición en la Mesa del Congreso hizo que muchos de los temas que publicaba tuviesen alcance nacional, lo cual me alejaba del objetivo inicial, que no era otro que la reflexión y la interacción en mi ámbito de representación y acción política. Las entradas del blog se han venido publicando hasta 2015 en El Adelantado, si bien sólo me permitían publicar un artículo al mes, posiblemente porque en ese momento era el único político segoviano que escribía regularmente. A medida que entraron otros en liza me intentaron en varias ocasiones condicionar su publicación, lo que me llevó a renunciar a ella. Algunos, muy pocos, se han publicado en El Norte de Castilla. Segoviaaldia ha hecho un copia y pega semanal de mi publicación en su sección de artículos de opinión. Y en los últimos tres años en acueducto2.com ha publicado todas las semanas mis artículos. Quiero agradecerles la plataforma que me han dispensan para difundir mis post semanales con pleno respeto a su contenido, a la vez que fomentando la participación de sus seguidores con sus comentarios.

Y, por último, quiero agradecer a todos los lectores y sobre todo a aquellos que han valorado su contenido y remitido comentarios, aunque haya sido bajo el paraguas de un pseudónimo. Tengo que deciros que los leo todos y en muchas ocasiones estoy de acuerdo con vuestra posición. Si algo he aprendido escribiendo uno o dos artículos semanales durante casi 12 años es que a veces basta insinuar o perfilar lo que no quieres explicitar sobre un tema  para que otros lo hagan por ti. Continuaré opinando a través de este medio sobre los temas o cuestiones más relevantes de la actualidad política, si bien lo haré de forma puntual. Quiero alejarme de la actividad política. Y la generación de opinión de forma regular a través de diversos artículos o ensayos hace muy difícil separase de esta noble función. He tenido el enorme honor de ser representante de los segovianos durante más de 11 años. Ahora sólo me queda dar las gracias a todos los que me habéis seguido estos años.

Author: Juan Luis Gordo

Diputado del PSOE en el Congreso por Segovia.

Share This Post On

4 Comments

  1. Le agradezco personalmente sus artículos semanales, Sr. Gordo. Algunos de ellos muy divertidos.
    Pero ya que se retira, podía Usted decir la verdad, y no contarnos la última milonga.
    Nos dice,….. «Algunos de mis artículos no fueron del agrado de de la cúpula de mi partido. El portavoz del grupo me manifestó su malestar por lo publicado. Le aclaré que era mi pensamiento, no el del partido. Esto también me ha permitido descubrir la importancia de ser un “verso libre” a la hora de pensar y exponer lo que uno cree»…… ja, ja, ja,…. ¿a que artículo se refiere, Sr. Gordo?
    Y eso de «verso libre»,….. ja, ja, ja,…. no nos engañe,…… que todos sabemos que el «doctor-falconetti» le quiso dar «boleto» por su traición, pero que al ser parte de la Mesa del Congreso, no le fue posible.
    No estaría de más una última epístola, contando lo que realmente piensa de tan incompetente personaje.
    Buena suerte, Sr. Gordo, y saludos cordiales.

    Post a Reply
  2. Señor Gordo, le he leído siempre que he podido y aunque con frecuencia le he criticado le reconozco su trabajo y su ánimo de difusión. Creo que ha ido adaptando su discurso a las circunstancias, pero al menos se ha molestado en escribir, lo que no se puede decir de gente de otros partidos, sobre todo del PP, muchos de los cuales no son capaces de enlazar tres párrafos. Hoy, al ser su despedida, me abstengo de hacer más comentarios. Que le vaya bien. Saludos.

    Post a Reply
  3. Señor Gordo, le agradezco que aunque no comulgue con sus ideas haya estado durante estos años escribiendo a través de este y otros medios de comunicación para darnos sus diferentes opiniones. Ya podían tomar ejemplo
    otros acomodados, por ejemplo, Francisco Vázquez, Paloma Sanz, Merino y demás asentados al sillón ya que sólamente se dedican a dejar el camino de huellas y figurar al más estilo de pasarela de pacotilla.
    Suerte en su próxima etapa y espero seguir leyendo sus artículos desde la perspectiva de estar fuera de la primera línea.
    Salud.

    Post a Reply
  4. Sr. Gordo: como «builder» que soy y aunque usted se haya empeñado en llamarme despectivamente «destroyer» (sólo conseguía en mí una gran carcajada), le voy a desear lo mejor en su nueva andadura personal y profesional. Me consta que es usted un buen gestor, que seguirá siéndolo en el puesto que le asignen en su reincorporación funcionarial, cual Fray Luis de León -que no San Juan de la Cruz- en las aulas salmantinas.
    Creo francamente que usted ha sido víctima de esa «alta política» que nos trataba de vender en sus artículos, y que lamentablemente no es más que la más baja de las cunas, a tenor de las maniobras propagandísticas y oportunistas de su -hasta ahora y si no sigue usted los pasos de Soraya Rodríguez- jefe de partido.
    Sólo espero que no se convierta en otro «Arahuetes en el Día de Segovia», soltando peroratas contradictorias y auto-panegíricas que no interesen a nadie, y que, una vez en puerto seguro, nos cuente LA VERDAD de la trastienda socialista, muy especialmente la segoviana, que usted conoce muy muy bien.
    Salud y suerte, ingeniero.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *