web analytics

Previsiones Segovia 2019: economía y sociedad

2019 no se agota en lo político. En lo tocante a obras y estructuras, todos pendientes de la reapertura de la SG-20, cuyas obras han dejado patas arriba a la ciudad. El otro proyecto de postín es el campus de la UVa, que entrará en servicio gradualmente, y queda la incógnita de cuán de potente será el desembarco de Indra en el CAT, que debería empezar a acoger empresas este año. Y hasta ahí. Las obras de los nuevos juzgados siguen paralizadas, al igual que el CAT de la Diputación, el palacio de Congresos de Palazuelos, que abre su tercer año de parón a falta de luz verde de la Confederación Hidrográfica por falta de abastecimiento de agua y con la vista puesta de abrirse en 2021… como pronto.

En 2019 debería iniciarse la primera fase del instituto de San Lorenzo, si bien definido como centro de Formación Profesional que venga a desaturar a partir de 2020 algunos centros segovianos. Más inconcreta es la situación en el también equipamiento icónico de la capital, el CAP de Nueva Segovia, cuyas obras al ralentí deberían empezar también en 2019. Temas sin duda carne de programas electorales. Lamentablemente, el tan necesario centro de día para enfermos de Alzheimer sigue en el limbo de las promesas, instalado en la fase ida y vuelta entre administración autónomica y local.

En lo económico 2019, pese a un cierto freno en el crecimiento que ha caracterizado 2017-18, promete ser un año bueno para Segovia. Al menos en lo industrial. Arranca un nuevo polígono industrial en Villacastín, con una empresa de loncheados, y muy cerca, con el Centro Integral Cárnico de Copese. También 2019 supondrá la consolidación de la nueva empresa de derivados de celulosa, Drylock. Son cientos de puestos de trabajo en juego.

Lo que por cierto, también preocupa. Porque si bien la provincia cerró el año con unos 7.000 parados, lo cierto es que las empresas se las ven y se las desean para incorporar mano de obra. Especialmente en el sector servicios y hostelería, muy precarizados, y que en 2019 verán un nuevo centro comercial frente al Luz de Castilla, así como el inicio de las obras de ampliación del Pórtico Real. También está prevista la inauguración como residencia universitaria y hotel del Palacio de la Floresta, y una nueva residencia universitaria para IE University. Inversiones que no han esperado al guadianesco PEAHIS, que este año sí… debería entrar en vigor… eso dicen.

La entidad universitaria privada, junto con la UVa, es la llave del sector inmobiliario de alquiler de Segovia, que siendo optimistas, crece en mínimos. Nuevamente la despoblación y la falta de atractivo de Segovia como plaza empresarial lastan el crecimiento. Aunque también pesan deficiencias estructurales como el abastecimiento de agua (en el alfoz), de energía (en toda la provincia) o de 4G, que en 2019 ha de recibir un importante empujón de cobertura.

En lo cultural, el Obispado de Segovia se ha convertido en el principal motor museístico de la provincia, y muy especialmente de la capital. El obispado planea abrir en primavera el antiguo palacio episcopal, continuando con su labor recuperadora del patrimonio, gracias en gran medida a los ingresos que genera la Catedral de Segovia. Un buen ejemplo del que deberían tomar nota otros agentes provinciales, que siguen con los mismos esquemas que hace diez años. ¿Algún cambio en el Alcázar de Segovia? ¿Alguna idea en Prodestur, Patrimonio Nacional, o Turismo de Segovia? Desde el Ayuntamiento capitalino, 2019 va a ser el año de la Constelación Machado, ya hay en marcha varias ediciones a propósito del poeta, y otra red en fase de lanzamiento, la de ciudades machadianas. Fuera de eso, pocas novedades, por no decir ninguna.

PRUG Guadarrama. Clicar para ampliar.

La idea es que el turismo «va solo». 2018 ha marcado años récord –Catedral y Alcázar– y en 2019 Segovia, entendida como extensión matritense para pasear, comer y ver, va a seguir funcionando a todo pistón. Y eso que, con la entrada en vigor del PRUG del Parque Nacional de Guadarrama en las próxima semanas, toda la «valorización» turística del entorno va a registrar una suerte de tsunami. Más reglamentación, más regulación en los usos, más organización en suma que depara tantas amenazas como oportunidades. Se pretende ahondar hacia una visita de la sierra mucho más organizada, «ecológica», y de pago. Restricciones aparcamentales, de acceso, de itinerarios y usos… Eso puede restar masa pero también ofrece buenas oportunidades empresariales para quien venga con ideas frescas y las sepa implementar.

En definitiva, y cómo ven, los retos no acaban sino de empezar.

 

 

 

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *