web analytics

PP: «Si no sale el titular, sale el suplente»

Cierto que Miguel Ángel de Vicente, ahora en funciones de jefe de campaña del PP de Segovia, no aclaró quién era el titular y quién el suplente, pero para mí la cosa está clara. Titular era Beatriz Escudero, un mandato de senadora y tres de diputada; suplente Postigo (un solo mandato y dejado a medias). Dicho de otra manera, Escudero es Griezmamn, Postigo, un Ansufati sesentón.

El PP convocó rueda de prensa para presentar a sus candidatos al 10N. El único dato más o menos real fue el objetivo electoral: hacerse con un 33-35% del electorado lo que permitiría repetir los «resultados históricos del PP, dos diputados y tres senadores», dijo De Vicente. Les ahorro las preceptivas alusiones a la «ilusión», «trabajar por Segovia», lo malo que es Pedro Sánchez, que si el «único culpable del bloqueo», que si el Pablo Casado el único desbloqueador… A ciertas edades, uno se niega en redondo a ser altavoz de redundancias. Para más información, les remito a la web del PP. La única razón seria para estar allí era para preguntar ¿por qué? Por qué tras cepillarse a Postigo en abril, ahora la cepillada es Escudero y Postigo asciende al primer puesto en el escalafón

En realidad, la pregunta habría que hacerla en Madrid, donde realmente han tomado la decisión. Porque lo que es en Segovia la única duda es qué milonga nos iban a contar. Cualquier cosa menos lo que de verdad piensan. Vean, vean, la impresionante respuesta de Miguel Ángel de Vicente: «Ni antes eran peores ni ahora mejores, unas veces va uno y otras va otro, importa el carácter sumativo, y que nadie busque tres pies al gato». Pero a uno le pagan por algo, e insiste. Es entonces que De Vicente tira del símil futbolístico. «Es como el fútbol, un día juegan los titulares y la otro los reservas. Le pasa a cualquiera» (curiosamente, mismo simil usado por Casado en la prensa nacional). Y es que, vino a decir, hay tanta gente formidable en el PP, pero tanta, treinta o más, dijo, que el problema es quedarse solo con tres, «así que un día juegan unos y un día juegan otros». No hay más. Sean sumativos, no busquen tres pies al gato. En el PP de Segovia las cosas simplemente pasan.

Siguiente cuestión. ¿Seguirá Pablo Perez en el grupo municipal del Ayuntamiento de Segovia? Aquí Paloma Sanz fue inequívoca. «Sí, es compatible con el Senado».

De Vicente departe con Escudero. Abajo, Postigo se presenta.

Pues nada, empecemos con Pérez. El flamante candidato al Senado está en Vietnam, de luna de miel. La que le debía a su mujer porque, recuerden, se casó en vísperas de elecciones. Y llegados aquí, y dado que el nombre de Pérez sonaba con insistencia  desde hace días para puestos de tronío en unas hipotéticas generales,  uno se pregunta con qué cara le diría a su joven mujer Pérez, que ojo, que lo mismo, nos adelantan las elecciones otra vez y nos vuelve a pasar, que nos tiramos la luna de miel peinando mercadillos entre Turégano y Casla. Esta vez ha ido por los pelos.

Siguiente parada Escudero. Bastante seria y sin decir ni palabra. Fue la última en llegar a la sede y la pusieron en un extremo de la ristra de candidatos. Eso porque no tenían banquillo, que sino ahí la sientan con chándal y custodiando la caja del Aquarius. Mal rollo. Doblemente penalizada por perdedora y Cospedalista, Escudero se ha debido mover a fondo hasta para mantener la opción de seguir en el Congreso de dos. Casado sabe que le espera la oposición, a poco en una situación mejorada respecto al superpincahzo de abril, pero oposición. Y cuando no tienes poder es de prever que habrá rifirrafes internos. Desactivar esas facciones es de primero de PP.

Y está el dato objetivo. El PP precisa pugnar por la extrema derecha en las plazas pequeñas sin que lo note mucho Ciudadanos, y contra Ciudadanos en las grandes sin que se entere Vox. Es la receta. Así que en Génova se dijeron, Segovia, necesitamos 2.000 votos naranjas y 4.000 de Vox. Beatriz no, ¿pues quién? Y aquí entra Postigo en liza. Es un hombre cordial, que sabe hacer amigos (y sobre todo, no hacerse enemigos), no se calcinó en las guerras cospedalistas, tiene una impecable hoja de servicios y ha manifestado una notable lealtad al partido encajando impasible el ademán el feo de verse descabalgado de la lista por una novata. A otros, en situación similar no se les ha vuelto a ver el pelo (la lista es amplia, miren entre los ex-senadores), pero Postigo, que tampoco es especialmente amigo de Pablo Pérez, ahí estaba, codo con codo en las municipales. PP Semper Fidelis.

Debió tomar nota Teodoro y debió rubricarlo el sotosalbeño Maroto. Hace tres semanas y como tantos otros Postigo se puso a disposición del partido y bingo. Ya que Beatriz no, ¿qué tal el otro de Segovia?, parece un tipo majo. Así que al final va a ser lo que dice Miguel Ángel de Vicente, si no el titular, sale el suplente. Quiero pensar que al menos alguien debió comentar el trabajo de Postigo como vocal en la comisión de Defensa y su cercanía con los militares. Ese es un dato interesante.

Los uniformes tienen un peso específico en Segovia. A ojo le echo más de 600 familias (entre Guardia Civil, militares y policías) viviendo del sector en la capital, más los de la reserva y establecidos en la capital, El Espinar o La Granja que tienen su destino en Madrid. Habrá votantes de todo entre los que lucen galones, pero mucho de Vox. Y ese fue uno de los aciertos del partido de Abascal en Segovia, poner a un militar, Carlos Hugo Fernández, que otra cosa no, pero de ardor patriótico andaba desatado. Algo que gusta en la profesión. Y entre ese subsegmento Postigo tiene tirón. Diría que conoce por el nombre de pila a capitán para arriba. No hay acto de polis y artilleros que no vaya. Jura bandera siempre que le dejan. Controla el percal y te habla con conocimiento  tanto de tanques como de la estrategia de la OTAN en el Báltico.  Total +1.

Y luego es hombre de misa. Católico, apostólico y casado canónicamente con la legítima. Cristiano viejo. Tal vez, no pintando ya nada Fernández Díaz, el lobby del Opus Dei no es ya el que fue, pero las abuelitas (y en Segovia hay a montones) se fijan en estas cosas. ¿Este chico, el Postigo, ya va a misa o es un cosa rara de esos que si gay, o peor, divorciado y re-casado con una treintañera rubia de bote? Va a misa y es formal. Pues otro +1.

Ser hombre de misa, pro militar, y tener más que trillado el submundo empresarial segoviano y de las buenas familias de San Millán y Santo Tomás, puede ser un handicap si vas de alcalde y te tienes que ganar el voto de Nueva Segovia (que es donde se vino abajo Postigo en las municipales, y aún así -no lo olvidemos- ganó a Arahuetes), pero desde luego son buenas referencias si lo que se impone es una OPA hostil a Vox. No hace falta ni sobreactuar, Postigo es «uno de los nuestros».

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

5 Comments

  1. Anonadado estoy de tanta cara nueva, unos y otros.

    Post a Reply
  2. ¿Se puede compatibilizar el Senado con el ayuntamiento? Parece lógico pensando que al Senado se va a dar un botón cuando te lo mandan y a poco más, ahí está el ejemplo de Paloma Sanz, senadora y presidenta del partido, pensadora ilustre y de una integridad que envidiaría Santa Teresa. Lo que está clara es la respuesta de otro gran pensador, De Vicente, al hablar de los reservas, claro que según la trayectoria todos se han convertido en «gran reserva». Si al final el segoviano más digno de estos va a ser el sotosalbeño Maroto. Don Luis, por más que pregunte va a oir los mismos cuentos de siempre, hacen lo que sea para mantenerse y que Madrid le deje ganarse su merecida jubilación en política a costa del contribuyente.

    Post a Reply
  3. Qué manía con etiquetar a los cristianos. Sabemos el credo del resto de candidatos? Acaso importa?

    Imagino que si sacaran a relucir otras creencias religiosas de otros se armaría un gran revuelo.

    Cada uno con su vida privada y sus creencias puede hacer lo que considere. O no?

    Post a Reply
  4. A todos y todas las progresistas de boquilla, o mejor dicho, bocaza que tuvieron la gran oportunidad de formar un tan necesario gobierno de progreso pero que les importó más su ego y los sillones azules del congreso abocándonos a unas nuevas elecciones, decirles que si no van a aportar que por favor dejen que alguien, con el que discrepo ideológicamente pero que se ha dejado la piel por esta ciudad, trabaje por todos los segovianos y segovianas, como ha demostrado en el pasado.

    Menos hablar y más trabajar por este país y su gente. Aporta o aparta !

    Post a Reply
  5. Menudas declaraciones más ridículas por parte de Miguel Ángel de Vicente. Patético

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *