web analytics

Postales de Segovia: Monasterio de Sta. Mª del Parral -1-

Postales de Segovia: Monasterio de Sta. Mª del Parral -1-

01-POSTALES-wEscribe, acertadamente, el catedrático y poeta Luis García Montero en referencia a la postal, que su objetivo es:

“encontrar la perspectiva justa que dé sentido a lo que la cámara tuvo delante, ya que cuando se pasea por una fotografía antigua, la imaginación debe tantear con prudencia los puntos cardinales. La memoria del viajero, dice el poeta, recuerda postales, siendo los recuerdos como un río embovedado que fluye bajo los pies del presente”

.

 Monasterio del Parral (Segovia), Wunderlich circa 1920-1930.

Monasterio del Parral (Segovia), Wunderlich circa 1920-1930.

Tras el tridente monumental del patrimonio histórico artístico segoviano, acueducto-catedral-alcázar, podríamos decir que el monasterio jerónimo de Santa María del ParralVer Nota 1– es uno de los monumentos que suscita una importante atención por parte de expertos y turistas en general.
Su situación, en el encantador y paradisiaco valle del río Eresma, y su impresionante volumen, hacen que no pase desapercibido al paseante.

Monasterio del Parral y valle del río Eresma, Segovia.

Monasterio del Parral y valle del río Eresma, Segovia.

Viajeros y profesionales de la imagen han dejado constancia de ello: Laurent, Julio Duque, Tirso y Jesús Unturbe, Otto Wunderlich, Roisin, Antònio PassaporteLoty’…
Del mismo modo, han editado imágenes, en tarjeta postal ilustrada, casi todas las editoras nacionales desde Hauser y Menet a edic. Garrabella.

Nota 1: Sobre el monasterio del Parral y su fundación.

Lapida evocando la leyenda.de la fundación del Monasterio del Parral, Segovia.

Lapida evocando la leyenda.de la fundación del Monasterio del Parral, Segovia.

Por una pina y corta cuesta se llega al Monasterio de Santa María del Parral. En una lápida a mitad de la subida leemos: Traidor no te valdrá tu traición pues si uno de los que te acompañan me cumple lo prometido quedaremos iguales, en clara alusión a su fundación y un comprometido lance, acaecido en el lugar, en el que se ve implicado el valido de Enrique IV, Juan Pacheco, marqués de Villena.

(Historia que trata Juan Manuel Santamaría en su último libro Leyendas de las Tierras de Segovia, del que informó este digital).

Aunque su fundación, si atendemos al estudio y reseña histórica que del monumento hacen María del Pilar López Dominguez y Maximiliano Barrio Gozalo, es un tanto compleja. Juan Pacheco compra en el año1447, terrenos de la ermita llamada del Parral, donde se venera una imagen de la Virgen, por 10.000 maravedíes de juro, aunque no está claro que se llegaran a cobrar. El Papa Nicolás V dio permiso para construir el monasterio y dotó con 15.000 más para sostenimiento de los monjes. Igualmente el príncipe Enrique (IV) dotó 20.000 de las rentas de la ciudad…

Grabado de 1838, ‘Semanario Pintoresco’.

Grabado de 1838, ‘Semanario Pintoresco’.

Los monjes se sostienen pero echan de menos dependencias más espaciosas como en Guadalupe. Debido al abandono o cierto desinterés de Pacheco, la familia de la Hoz se hace cargo e incluso construye una capilla que sustenta su escudo… En 1455 es el ya rey, Enrique IV, edificador de iglesias y conventos, quien impulsa la obra inaugurando el monasterio en 1459. En un principio el rey deseaba ser enterrado en él, pero finalmente cedió el espacio a su favorito Juan Pacheco. No es de extrañar que el rey fuese conocido por el de las dádivas.

El Monasterio del Parral de Segovia, posee cuatro claustros.

El Monasterio del Parral de Segovia, posee cuatro claustros.

Lo primero que llama la atención del monasterio, aparte de la grandiosidad del edificio gótico-plateresco, es la fachada inacabada en la que campean los blasones de Villena. En el edificio se intuye la mano de Juan Guas, Martín Sánchez Bonifacio y del escultor Sebastián de Almonacid. La traza de la iglesia de una sola nave es característica de la Orden de Jerónimos, mientras que la torre plateresca, obra de Juan Campero, es más tardía.

El convento, enorme, posee cuatro claustros, uno de ellos mudéjar, de sobria estructura, contando el refectorio con rico artesonado. El retablo plateresco de la capilla mayor está presidido por la imagen de la Virgen del Parral, y en los laterales los enterramientos con esculturas de alabastro de los marqueses de Villena, don Juan Pacheco y doña María de Portocarrero. La sillería del coro, obra del entallador segoviano Bartolomé Fernández, se encuentra parte de ella en el Museo Arqueológico Nacional, y el resto en San Francisco el Grande de Madrid 

 

Monje jerónimo acompañando una visita en el Mº del Parral, Segovia.

Monje con una visita.

Ahora que podemos contar, con los dedos de las manos, los monjes de la orden jerónima que quedan en el mundo, concentrados en el monasterio segoviano, dedicamos esta entrada a algunas de las tarjetas postales recopiladas sobre este entrañable monumento de la capital que, a lo largo de vida, ha soportado considerables vicisitudes –Ver Nota 2-.

 

Nota 2: Vicisitudes de un monasterio.

Misa dominical en el Mº del Parral (12 h., canto gregoriano).

Misa dominical en el Mº del Parral (12 h., canto gregoriano).

Si el año 2015 fue importante para los jerónimos, Mauro Carullo, ingeniero electrónico italiano, fray Mauro, fue ordenado diácono, la última primavera de 2016 se llevó la vida del monje Pablo Klein (en 2014 había fallecido fray Julián). En la actualidad 9 monjes moran en el monumental edificio monástico.

A principios del siglo XIX, con la invasión francesa y la exclaustración, monjes y edificio vivieron momentos de incertidumbre, peligro y saqueo. Posteriormente vuelven los monjes al monasterio pero la desamortización de 1835 inicia el peligro de deterioro del monumento. Bien es verdad que a lo largo del tiempo y hasta nuestros días se ha tratado, a veces al menos en el papel, de mantener el edificio.

En la actualidad el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha adjudicado obras por más de un millón de euros para consolidar cubiertas.

Grabado de un claustro del Mº del Parral (Segovia), 1890.

Grabado de un claustro del Mº del Parral (Segovia), 1890.

Siguiendo los escritos de Joaquín Tello Giménez, a lo largo de los años encontramos acuerdos y algunas partidas presupuestarias que intentan parar el deterioro del Parral. Como el acuerdo de la Comisión Central de Monumentos histórico artístico de la provincia de Segovia que, en 1844, dice: debía conservarse el claustro y la iglesia, y que bajo ningún concepto debía autorizarse la venta de ningún objeto artístico… Hasta 1847 no consignan presupuesto, 3.300 reales, partida con la que el Superintendente de la Casa de la Moneda cuidará de la conservación.

Trabajos de carpintería en el Mº del Parral (Segovia), 1958.

Trabajos de carpintería en el Mº del Parral (Segovia), 1958.

En 1853 se consignan 5.000 reales para desescombro de la parte que mediaba entre el foso y el edificio en la parte que miraba al norte. Las obras, al parecer, no bastaban para contener el poder destructor del tiempo y el abandono, por ello en 1867 se otorgan 59.036 reales para proseguir la consolidación. En 1875 se cede a las Religiosas de la Concepción quienes se comprometen a realizar obra en la parte que se las destina.

Y así llegamos al año 1914, hito importantísimo para el monasterio. Tras años abogando por su valor una Real Orden declara el conjunto Monumento Nacional. En 1925 regresan los monjes y en 1927 se restaura la Orden de San Jerónimo en el Monasterio de Santa María del Parral. El Ministerio de Instrucción Pública consigna 300.000 pesetas, a pagar en tres anualidades, para el mantenimiento.

Horarios de los monjes y normas que rigen para los huéspedes.

Horarios de los monjes y normas que rigen para los huéspedes.

El arquitecto Luis Sainz de los Terreros irá haciendo surgir de las ruinas el famoso Monasterio, orgullo y gala de Segovia, como el claustro y algunas dependencias. En los años 1940-43 el arquitecto Cabello y Dodero llevará a cabo trabajos de consolidación del Monumento, como en el claustro principal o la sala capitular, entre otros. Posteriormente se siguen realizando obras, con alguna desafortunada intervención en los años sesenta, en sacristía e iglesia. Desde mediados del siglo XX, los monjes han mantenido, en una zona del monasterio, un importante taller de carpintería que ha dotado y suministrado de elementos a muchos templos de la geografía española. El Monasterio admite huéspedes temporales que se rigen por unas estrictas normas de convivencia

Lapida de gratitud por los trabajos de reconstrucción del Mº del Parral, 1929.

Lapida de gratitud por los trabajos de reconstrucción del Mº del Parral, 1929.

El Monasterio del Parral en las primeras tarjetas postales ilustradas (hasta 1905, dorso sin dividir).

Como hemos comentado, y sabemos por otras entradas, el interés de los editores de tarjetas postales ilustradas por Segovia ha sido siempre grande.
Desde que comenzaron las tiradas masivas de cartulinas a finales del siglo XIX y principios del XX, en las distintas colecciones ha estado presente la ciudad.
Dentro de estos retratos segovianos ha ocupado un lugar importante el monasterio del Parral.

La Serie General impresa por Hauser y Menet entre 1897 y 1905, contiene una de las primeras imágenes, en tarjeta postal, en la que aparece al fondo de la misma el monasterio. En este caso bajo el verso “Río Eresma y Casa de la Moneda“.

Como vemos el editor centra su interés en el río Eresma, al que acompañan las formidables huertas de su ribera y otro de los edificios singulares de Segovia, el Real Ingenio de Felipe II, por entonces sin un reconocimiento explícito de su valor.

La tarjeta tiene el nº 1465 de una serie de 2078 postales de toda España. Hemos de tener en cuenta, como siempre indicamos, que fecha de impresión no obsta para que la imagen representada pueda ser anterior, como lo es en muchos casos.

Tarjeta postal de Hauser y Menet (ca.1903-5), al fondo el Mº del Parral, Segovia.

Tarjeta postal de Hauser y Menet (ca.1903-5), al fondo el Mº del Parral, Segovia.

Si atendemos al trabajo del experto postal Martín Carrasco, sobre esta casa editorial (HyM), los dorsos que se conocen sitúan la impresión de esta tarjeta en tiradas de los años 1903 y 1905.
Dorsos aún sin dividir (hasta 1905 se escribía sobre la imagen, la parte trasera estaba dedicada a la dirección únicamente).

De estas mismas fechas data la cartulina de la colección editada bajo las siglas de Fot. Laurent, Madrid. En este caso se trata del nº 21 de un conjunto de 28 postales, su título: “La fábrica de moneda y el Parral“.
Posteriormente aparece bajo el epígrafe Fotocopia Lacoste, Madrid, con la misma numeración.
Tengamos en cuenta que fue José Lacoste, quien compró a la hijastra de Laurent, Catalina Melida, el negocio fotográfico en 1901, el que imprime postales como Casa Laurent.

Tarjetas postales nº 21 ‘La fábrica de Moneda y el Parral’, de Laurent y Lacoste (ca. 1903).

Tarjetas postales nº 21 ‘La fábrica de Moneda y el Parral’, de Laurent y Lacoste (ca. 1903).

También de los primeros años del siglo XX -1902- encontramos una tarjeta, de la serie lanzada por Gregorio Barba Cañas, Real del Carmen, 23 Segovia, que nos atreveríamos a indicar como la primera tarjeta postal con imagen del Parral (una cartulina de esta colección figura circulada en este año).
Su verso dice: “Parral y Casa de Moneda“, tiene el nº 7 de una colección de 10 imágenes.
Retrato que, con las dudas lógicas al no estar firmadas, puede ser del fotógrafo J. Moya, autor de otra interesante colección de postales segoviana, en la que se duplican algunas de las imágenes de la serie de Gregorio Barba.
Tenemos constancia de alguna cartulina postal en la que podemos leer: ‘J. Moya, Fot. [y] G. Barba. Edit.’.

Tarjeta postal ‘Parral y Casa de Moneda’, de Gregorio Barba Cañas (ca.1902).

Tarjeta postal ‘Parral y Casa de Moneda’, de Gregorio Barba Cañas (circulada en 1902).

2ª parte: tarjetas postales ilustradas del Parral posteriores a 1905 (ya con el dorso dividido, para texto y dirección del destinatario).

Autor: Juan Pedro Velasco Sayago

Blog de montañismo y excursionismo sobre el Guadarrama, a cargo de Juan Pedro Velasco Sayago

Compartir en

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *