web analytics

¿Por qué camino hoy?

cajaruralsalida

Por el Banco de Alimentos. Apadrinada por el atleta segoviano Javier Guerra, y organizada por Caja Rural, la quinta edición de la Carrera Popular y Marcha Solidaria a beneficio del Banco de Alimentos congregó el domingo 16 de octubre a 1.500 segovianos, entre corredores (que siguieron la ruta de La Granja a Segovia) y marchadores (7 km de recorrido urbano por Segovia ciudad).

Con la del Banco de Alimentos, concluye el “mes de las caminatas”. Si la memoria no nos falla, tal día como este hace siete tocaba pedalada (160 ciclistas, sin contar con lo que iban a pie) contra el Alzheimer. Que siguió en el tiempo la de solidaridad con Apadefim (la decana, 2.500) y hace un mes la de la AECC (sobre 3.000). El récord participativo del año lo tendrá la Marcha de Mujeres, 3.300, aunque eso siempre según los datos de los organizadores. Por caminar que no quede, en Palazuelos de Eresma hasta caminan para recordar que tienen un señor puente (el mejor de la provincia).

cajaruralmarcha¿Por quién andamos? Para articular una causa noble nada mejor que visualizarla como un algo popular, a poder ser, multitudinario. Bien que lo sabía la iglesia, que en sus buenos tiempos organizaba este tipo de saraos con el santo de guardia desfilando en andas. Que si San Blas para la garganta, la peste para San Roque, burros y caballería por San Antonio, Santa Lucia por la vista y Santa Agueda contra los males femeninos.

Pero llegó el laicismo y con él un vacío social. Habia que marchar al alimón por algo.

Hubo un tiempo en que la marcha político-reivindicativa apuntaba maneras de alternativa. Pero lo cierto es que en España (y en el mundo, que en esto no creo que seamos diferentes) marchar por ideología como que cansa el triple. Y eso que los organizadores ya lo ponen fácil, con saliditas calle Real arriba y ni aún así. Está claro que los valores movilizadores del post-cristianismo son los solidario-sanitarios.

Y al igual que ayer, las procesiones contemporáneas preconizan una cierta uniformidad del marchante. Ayer, escapularios, velas y medallas. Hoy chándal y camiseta alusiva al fin por el que muevo las patas. Y al igual que ayer suele haber colación en la meta, aunque antes imperaba el reparto de vino y hoy el de bocatas. Y lo más importante, un poso de satisfacción en los participantes que completan la senda. Salen así como confortados, absueltos de sus domésticos pecados. Andar nos redime.

Pues si las marchas cumplen la función de las procesiones, ¿qué pintan las carreras de runners? Que esta es otra. Si el común de los paisanos hemos andado como para llegar a Rusia y vuelta, los corredores van, como es lógico, por delante. En septiembre hubo carreras en El Espinar, Trescasas, Vallelado, Riaza, la Farinato Race Segovia, por la Senda de los Fraile. De la Benemérita en octubre.  Y el calendario aún deja margen para dos más, el 6 de noviembre, con Entre Viñedos por Polendos y -esta de Mountain Bike- de Segovia a San Frutos. Ahí es nada.

Digo yo que si las marchas purgan los pecados veniales, las carreras de runners harán lo propio con los mortales. Así, la comparación sería ahora con aquellas marchas expiatorias de flagelantes, donde el personal se zurraba con ahínco para aliviarse la conciencia. Y algo de eso habrá. ¿No se han fijado que los más de los runners son cuarentones casados? Ahí lo dejo.

cajaruralmarcha2

Fotos. Salida de lV Marcha Solidaria de Caja Rural. Llegada de los corredores a San Millán. Vista general de la Avenida del Acueducto. Fotos Caja Rural.

Autor: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Compartir en

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *