web analytics

Pedro Vicente: ¡Enhorabuena y disculpas, señor Silva!

Redifusión del blog “Abriendo el compas”, de Pedro Vicente. Contenido inicialmente publicado en el Blog de Pedro Vicente./

Antonio Silva.

Los encausados absueltos y demás directivos beneficiarios, sus abogados defensores y sus allegados y amigos no son los únicos con evidente motivo para estar satisfechos por la sentencia de la Audiencia Provincial que ha declarado perfectamente legales las módicas indemnizaciones percibidas por la cúpula dirigente de la extinta Caja Segovia. Tan satisfecho como ellos debe estar el fiscal-jefe de la Audiencia Provincial, Antonio Silva, cuya tenacidad en exonerarles de cualquier responsabilidad penal se ha visto finalmente refrendada por la máxima instancia judicial en el ámbito provincial.

Creo recordar que en dos ocasiones diferentes la Audiencia revocó los autos de archivo dictados por el Juzgado de Instrucción, atendiendo, pese a la razonada oposición de la fiscalía, los recursos interpuestos al efecto por las contumaces acusaciones. Sin embargo, tras celebrar la vista oral y entrar en el fondo del asunto, los magistrados de la Audiencia se han abonado a la tesis de la libre absolución.

Bien es verdad que tener al ministerio fiscal en contra constituye un gran hándicap para quienes ejercen la acusación en un proceso penal. Es más, no es fácil que se llegue a la apertura de juicio oral cuando la posición de la fiscalía está más alineada con las tesis de la defensa que con las de la acusación. Pero ocurre. Buen ejemplo de ello fue la actuación del fiscal Pedro Horrach en el caso Noos respecto a la Infanta Cristina, en el que de paso el Estado se quitó la venda y nos aclaró que eso de que “Hacienda somos todos” era un simple decir.

Doy por supuesto, faltaría más, que la sentencia de la Audiencia y la postura de la fiscalía se han ajustado plenamente a Derecho. Lo contrario sería una gratuita acusación de prevaricación que a un bienpensante como yo no se le puede pasar por la cabeza. Como tampoco doy pábulo a las habladurías sobre la posible influencia de determinado abogado del Estado de fracasado pasado político pero de exitoso despacho jurídico. ¡Pues menudo es usted de susceptible, señor Silva, que por una simple crítica a su impecable labor quiso empapelar nada menos que a todo un abogado defensor…!

Lo que sí digo como periodista que ha seguido el proceso de expolio y almoneda de las Cajas de Ahorro es que ningún directivo de ninguna de las desaparecidas entidades de ahorro españolas se ha ido ni por asomo con una indemnización de la cuantía asignada al que fuera director general de la caja segoviana, Manuel Escribano (un montante superior a los 15 millones de euros, 5,6 de ellos en efectivo y más de 9 aplazado a través del Plan de Pensiones suscrito con la aseguradora Caser).

Atilano Soto y Manuel Escribano.

Los últimos directores generales de las tres cajas más importantes de Castilla y León, Caja España, Caja Duero y Caja Burgos, las tres bastante más potentes en volumen de recursos que Caja Segovia, no percibieron ni siquiera la décima parte de lo asignado a Escribano. Ignacio Lagartos (Caja España), Lucas Hernández (Caja España) y Leoncio García (Caja Burgos) abandonaron sus respectivos puestos con indemnizaciones en los tres casos próximas a 1,3 millones de euros. ¿Cómo es posible que una caja que, por más que se maquillaran los balances, ya se encontraba arruinada, como no tardaría en demostrarse, indemnizara a su director general con 15 millones o a su efímero sustituto, Miguel Angel Plaza, con casi 7, distribuyendo entre ellos y otros siete directivos cerca de 35 millones de euros?

Ni siquiera las indemnizaciones que se agenciaron los directivos de la Caja de Ahorro del Mediterráneo (CAM) o de las cajas gallegas, paradigmas del mamoneo/mangoneo sufrido por las entidades de ahorro, alcanzaron ni de lejos la cuantía de la de Escribano, y eso que tuvo el detalle de renunciar a parte de lo que le correspondía, un rasgo de generosidad que nunca le hemos agradecido. Eso sí, a diferencia de los de Caja Segovia, la mayor parte de los ex directivos de la CAM, Caixa Galicia y Caixanova no se han ido de rositas en los Juzgados, siendo condenados incluso a penas de prisión. Se ve que no fueron tan respetuosos con la legalidad como los consejeros y directivos de la caja segoviana, cuya conducta, según la fiscalía y la Audiencia, fue irreprochable.

A tenor de la sentencia, no sé si alguna de las acusaciones -parece ser que IU no ha escarmentado- tendrá la temeridad de recurrir ante el Tribunal Supremo. Digo yo, y con esto acabo, que más les valdría hacer acto de contrición y proceder de inmediato al desagravio de los sufridos consejeros y directivos a los que han sentado en el banquillo, verdaderos mártires vilipendiados sin ningún fundamento. Y por supuesto ya deberían haber pedido disculpas al fiscal-jefe, o sea a usted, cuya ecuanimidad ha quedado fuera de toda duda. ¿O no?

El topillo

Author: Pedro Vicente

Periodista. Analista de la actualidad política de Castilla y León.

Share This Post On

2 Comments

  1. Gracias por su artículo. Leyendo algunos comentarios a la sentencia que decían que había mucho licenciado suelto y mucho con intenciones de Juez, resulta un tanto sorprendente leerles diciendo que se había hecho justicia. Qué es el término justicia, que unos señores en los consejos de administración o que se denominaran los asistentes, no asistían mentalmente, no actuaban y se limitaban a asentir sí bwuana y permitían lo permitido dando forma de ilegalidad a actuaciones que en situaciones normales se hubieran echado la mano a la cabeza. Es decir que permitieran unas indemnizaciones que lógicamente si tú asientes y no estás en contra estás legalizando una situación realmente alucinante. Pero como decía ayer, enhorabuena a aquellos que consideran que según ellos se había hecho justicia. La justicia ha significado permitirles que algo lunático como es que un consejo de administración de una Entidad Bancaria de Ahorro en situación terminal permita al Director General llevarse el dinero que se ha llevado como indemnización. Pero como todo se ha revestido con forma legal pues sin problemas. Repito Enhorabuena y como dije ayer si hubieran sido más listos deberían haber fijado como indemnización de 20 a 30 millones por cabeza, qué más da, todo está revestido con forma legal.

    Post a Reply
  2. En Segovia, don Pedro, eramos muy ahorradores y teníamos muchos ahorros para Obra Social, por eso han podido ‘pujar’ fuerte para sacar la mejor tajada de la almoneda de todas las Cajas de Ahorro. Tengan tiempo para disfrutarlo 😉 ya te digo. Salud

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *