web analytics

Para ser concejal de primera…

Admiro a la gente que se presenta para alcalde.

El perfil ideal es «el majo/la maja» del pueblo. «Es un tío majo«, te informan los vecinos. A sabiendas que con «ser majo» en Segovia está dicho todo. ¿Cómo cultivar la majedad? sería la pregunta clave. Es más sencillo replantearlo como que cosas son «no majas«. Una muy marcada es la altanería, en Segovia y Castilla en general no se perdona al altanero por eficiente y útil que sea. Naturalmente estamos hablando de pueblos en los que «todos se conocen»; para «no ser altanero» no vale con sacar a bailar aguederas y ser dicharachero. Ser plano en el trato es algo que has demostrado como un rasgo de carácter desde que con siete años entraste en el bar del pueblo saludando a toda la caterva de tíos por el nombre de pila e inclinando la coronilla para con el tío Natalio, el tío Melitón y -el más difícil- tío José Luis (los «joseluises» son especialmente rencorosos cuando se les menta por «joseantonios»). Eso es ser majo.

Ser majo es pillarla bien gorda pero dentro de un orden en las fiestas del pueblo, y solo en las fiestas del pueblo (como excepción, en la boda de un hermano). Ya que tocamos el tema, no calentar mucho la cabeza con novios y novias, dos lo más, tres ya…. Entender de tractores pero sin dárselas de listillo. Ser majo es rendir tributo al manjar local ni que este sea la indigerible paella con chicharrones de tal tía o el torto de molinero, con 27 sacramentos todos vetados por la OMS por su imposible grado de colesterol (es un ejemplo). Ser majo es disponibilidad, empatía pero también claridad de ideas. Cuando el tío Amancio te entre para legalizar ese secadero de jamones que construyó sin más licencia que un «lo mismo se puede» que le dijo un día un alguacil, hay que señalarle que la cosa está difícil y a la vez dar alternativas. Ser majo es ser currante a machacamartillo. Si eres de la oposición, de los que semanalmente miran el registro de entrada de escritos, leerse toda la documentación que manda el secretario. No firmar en barbecho y hablar con los del bar antes de pedir un aumento en la tasa de ocupación de vía pública.

Ser majo es todo lo contrario a ser «el nota del pueblo» y también es todo lo contrario a ser «el pesado del pueblo», el que el día de la hacendera va diciendo lo que hay que hacer y a qué ritmo, el que en las procesiones da la matraca sobre cómo llevar el santo, el que sabe que dimensiones exactas y qué fincas debe anegar el pantano (siempre ubicado a tres términos municipales aguas arriba o abajo del propio). Aunque sea muy trabajador y eficiente, ser el «nota» es ser el nota. No vale para alcalde.

Bien, como se ve, ser majo es una forma de Ser en el Mundo que no se improvisa. Así que no todos los alcaldes o concejales son majos. Otro perfil de candidato prototipo es el representante de pool empresario-familiar. En toda alcaldía hay intereses en juego, así que sueles encontrarte candidatos sectoriales que a menudo coinciden con clanes familiares. Tal clan se hizo fuerte con lo del marrano, o la construcción, o el turismo rural. Así que se pacta el cargo entre  clanes afines. Es muy típico en Segovia encontrarte el clan de los marranos contra el clan del sector servicios. En una de malas, y nada infrecuente, esto termina derivando en una suerte de cabildeo. Hay cuatro familias que cortan el bacalao, a falta de un líder claro, se van pasando la vara.

Otro perfil es el de Fuencisla la gestora. Diligente funcionario de la Junta en Segovia que acumula «Know how» sobre los entresijos de administración autonómica. De los que entran en donde la plaza Reina doña Juana y se plantan en el despacho donde está el responsable de servicio sin preguntar en recepción. Lustros de pagar cafés. Este es un paradigma cada día más frecuente en los ayuntamiento segovianos, y especialmente en los pueblos menos habitados. El envejecimiento de los más, y los muchos intereses de los dos o tres que mantienen una cierta actividad del pueblo, hace que un «hijo del pueblo», sin residencia en el pueblo pero con casa, puesto en asuntos administrativos, se erija como el más imparcial para el cargo. Variante de este es el «inducido» por el partido. Tipos que trabajan en la administración cerca de los jefes. Cuando se establece una afinidad entre jefe y funcionario, el jefe, tras un somero informe según el cual el candidato carece de antecedentes por pederestia, le «induce» a presentarse por el pueblo, después de todo, raro es el segoviano que no tiene pueblo. Y estar a buenas con el poder suele compensar. Siempre hay hijos que colocar, concursos internos que sortear, compañeros funcionarios que te hacen la vida imposible…

Siempre hay gente hiperactiva. Especialmente los que tienen mucho tiempo libre y son de ciudad. Estamos ante otro filón de alcaldes, le llamaré «Juan-se-mueve-mucho». Empiezan montando la asociación cultural, recuperando tradiciones perdidas, organizando las fiestas y los viajes al Teatro Juan Bravo de las señoras. Un día Juan-se-mueve-mucho termina de alcalde por conspiración vecinal.

En general, los candidatos de los pueblos mezclan un poco de todo de cada perfil. Son majos, gustan de estar a buenas con el poder, tienen una cierta inquietud política, están puestos en cuestiones administrativas y no carecen de intereses (legítimos o ilegítimos) en sus respectivos pueblos. Los más de ellos, no cobran en Segovia ni cien euros al mes por el desempeño del cargo. Trabajan por la cara, y en eso se les distingue de sus compañeros de las categorías superiores; estos nunca dan palo al agua si no hay retribución mediante.

 

 

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

6 Comments

  1. Sinceramente no sé a que viene este artículo sobre los Concejales, Alcalde, etcétera. Me parece descalificar a personas que el autor ignora su trabajo, labor e inquietudes. Del lado de quién está??? Porque hay por ahí mucho Alcalde y Concejal que no hacen nada de nada por los pequeños núcleos de población.

    Post a Reply
  2. Y por ultimo estaría el caso Arranz, que ha transitado mas partidos que legislaturas para tratar de vivir como un concejal de primera… y los de Centrados haciendo poco honor a su nombre admitiendolo…

    Post a Reply
    • Pako pako pako, se te ve el plumero. Arranz ha estado navegando hasta que ha encontrado su sitio, un partido luchador, como el, mi voto esta en Centrados, mas Arranz que sabe que lo tiene jodido para salir, y menos paracaidistas que no saben ni donde esta la veracruz

      Post a Reply
      • Fe, Fe, Fe, mucha fe tiene usted en las peonzas. Qué duro es querer vivir de la política 😉

        Post a Reply
        • ¿Lo sabe usted por experiencia lo duro que es vivir de la política?, porque que yo sepa Arranz tiene trabajo fuera de la política, no sé si será su situación…

          Post a Reply
  3. Solo voy ha decir algo de los marranos. En lo que no pongamos remedio a la contaminación de acuíferos, aguas subterráneas y calidad del aire, una gran cantidad de nuestros pueblos, son inhabitables e irrecuperables.

    Post a Reply

Responder a Fe Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *