web analytics

Palmira en la Catedral de Segovia

Reportaje elaborado por la Catedral de Segovia

Los once tapices de la serie sobre la Reina de Palmira llevan adornando, desde al menos el año 1684, los muros de la Catedral de Segovia. Encargados por el comerciante Franco Méndez de Castro al maestro tapicero belga Geeraert Peemans, estos tapices fueron bordados según los cartones dibujados por el pintor flamenco Justus Van Egmont.

La historia de la Reina Zenobia se popularizó durante el siglo XVII, época de predilección por los personajes femeninos y por los temas mitológicos sobre los religiosos. El maestro Peemans confeccionó estos once tapices, que alcanzan unidos 43,53 metros de longitud, en su taller de Bruselas en 1676 utilizando la seda y lana más cara del mercado y jugando con colores vivos y relucientes. Los tapices fueron realizados abordando los momentos clave en la vida de la Reina Zenobia durante el siglo III d.C, desde el primer tapiz que representa el matrimonio de la Reina con su marido Odonato, hasta el paño que muestra a Zenobia hecha prisionera por el emperador romano Aureliano.

Estos tapices llegaron a la Catedral de Segovia alrededor del año 1684 gracias al canónigo Antonio Ayala y Berganza, que dejó al Cabildo como heredero de todos sus bienes, entre los que se encontraba esta serie. Poco habituales en los templos por su temática mitológica pero codiciados en la época barroca, también se unieron a la colección de tapices de la Catedral la serie de ocho paños de Pompeyo Magno, tejida en los talles de Bruselas y expuesta en la torre, la serie de siete tapices denominados “Verduras” de los talleres de Audernarde visible en la Sala de Exposiciones de Santa Catalina y, por último, los tapices que forman la serie “Representación de los Planetas”, ubicada en la Sala de Tapices y Ornamentos Litúrgicos del templo, recientemente inaugurada.

La Sala Capitular se convierte de esta forma en una simbiosis de arte religioso y el barroco más mitológico con la exposición en sus paredes de siete de los once tapices que forman la serie sobre Zenobia. Este conjunto de tapices, único en España sobre la historia de la Reina Zenobia, se puede observar en la actualidad, dispuestos sin orden cronológico, con la visita al templo en un horario de 09:00 hasta las 21:30 de lunes a domingo.

En el marco de las labores de conservación y mantenimiento del patrimonio del templo, el Cabildo puso en marcha el pasado 2016 un plan de restauración de las cuatro series de tapices con la colaboración de la Real Fábrica de Tapices. La primera fase, ya en marcha, es la recuperación de la serie de tapices “Representación de los Planetas” que ha hecho posible acondicionar la Antigua Librería como Sala de Tapices y Ornamentos Litúrgicos. En los próximos meses, y tras la total restauración de la serie mencionada, se procederá a continuar la intervención en las restantes colecciones de tapices.

Desarrollo temático de los tapices sobre Zenobia

Protagonistas de los tres primeros tapices expuestos en la Sala Capitular, antiguo lugar de reunión del Cabildo, son la reina Zenobia y su marido, el rey Odonato. En el primero de ellos, siguiendo un orden cronológico sobre la historia, es “Matrimonio de Zenobia y Odonato”. Este tapiz recoge el matrimonio de la Reina con Odonato con la entrega de un ramo de flores blancas para dar paso, en el segundo tapiz “Banquete nupcial de Zenobia y Odonato”, a la representación del banquete nupcial en un escenario natural. El tercero de los tapices “Zenobia dirige a su ejército”, y último en el que aparece Odonato, dibuja al matrimonio dirigiéndose a una de las batallas para expandir su imperio.

La serie se desarrolla atendiendo al choque entre el cada vez más poderoso Reino de Palmira y el Imperio Romano. El cuarto tapiz, “Zenobia cazando”, sirve como antesala del desenlace más trágico de Zenobia, y muestra a la Reina cazando, en una silueta desproporcionada frente al resto de personajes y adornos, lo que refleja la grandiosidad que se le pretende dar en toda la serie al personaje femenino.

Del quinto tapiz, “Aureliano manda matar a los perros”, hasta el octavo ,“Zenobia participa en el triunfo de Arueliano”, no expuesto en la Sala, muestran a la perfección la caída del Reino de Palmira ante el poder supremo de la época del Imperio Romano, fechado con la destrucción de la denominada perla del desierto en el año 273 d.C. El tapiz número seis escenifica a un Aureliano herido y en el séptimo a Zenobia hecha prisionera.

En los tapices no se recogen escenarios arquitectónicos de la ciudad de Palmira ya que no se descubrió esta importante urbe hasta el s. XVII, cuando mercaderes ingleses pasaban por la zona. Únicamente, en el tapiz “Aureliano manda matar a los perros”, se tejió en el fondo la entrada de la ciudad de Tiana en la región de Capadocia –Turquía-, en el camino de Aureliano para conquistar Palmira.

La colección se completa con tres paños de pequeñas dimensiones que servían para cubrir los espacios entre el techo y las puertas, y a estas. Otra característica visible de estos tapices son las borduras que alcanzan los 54 cm en la parte superior y lateral y los 24 cm en la parte inferior en los paños de mayor longitud.

Actualmente, se pueden ver siete de los once tapices mencionadas, dispuestos sin orden cronológico, sobre las paredes de la Sala Capitular.

Autor: Opinion

Compartir en

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *