web analytics

Palacios sin reyes, montes pelaos y una parcela vacía

Una imagen de los actos oficiales del día del Pilar en Segovia.

Me he pasado una semana gritando vivas al paso de banderas y eso que ya me canso de tanto peloteo entre unos y otros. Que si, que una ración de espíritu patrio —escoja usted la patria que más le convenga— está bien pero mire, me pasa como con el caviar iraní. En cuanto me ventilo tres latas acabo harto.

Hombre, tengo que hacer mención a la fiesta del Pilar en la que la Guardia Civil ha vivido su baño de vítores y cariño ciudadano. ¿Ve? Llevo unos días que paso por delante de una comisaría y me sale un “espontáneo aplauso” y al guardia que me multó el otro día por hacer un cedaelpasostop le agradecí el servicio y el único juramento que solté fue de fidelidad al de Ahumada. Algo está pasando.

Dígame si no que hacían los de Centrados en Segovia vistiendo de rojo y gualda el quiosco de la plaza mientras reclamaban que el balcón consistorial colgara el repostero de las grandes fiestas —me perdonará, pero feo, feo, feo— que no estaba allí por culpa de un descuido de protocolo, que por otra parte es poco rígido en ese ayuntamiento.

Aranguren coloca banderas en la plaza.

El departamento de Gobierno Interior, que lleva esas cosas va unido al de Personal, aunque no sé si los continuos batacazos judiciales en los que acaban las oposiciones de empleo público se pueden llamar fallos o qué. Bomberos, Policías, puestos de alto nivel…Hombre, me tranquiliza que la alcaldesa, Clara Luquero, responda a tanto tirón de orejas de los jueces —bueno, en realidad casi siempre es el mismo, Raúl Martín— explicando que el equipo de Gobierno no participa en los tribunales. ¿A usted no?

Un palacio les ponía yo a los gobernantes en general y en Segovia no me va a ser difícil encontrar uno vacío. Ahí está el de la Floresta —si hombre, el que fue restaurante puntero y quiso comprar la Diputación pero Bankia le dio el teléfono de Cofidis en vez de dejarles la pasta— recién comprado por “un grupo inversor” que tiene pensado para el inmueble… no hacer nada.

El palacio de la Floresta tiene dueños nuevos pero no uso a corto plazo.

Tampoco parece que nadie quiera “hacer nada” con el palacio de Mansilla, otrora orgullosa sede universitaria y que la Fundación Caja Segovia lleva meses contemplando venderlo aunque no parece haber comprador a la vista. Y es que la oferta es amplia para los inversores. Mire, si quiere una ruina bien ubicada, a por el antiguo Hotel Victoria que también está barato. No busque, que el Cat no está en la lista… Sigue vacío pero no es palacio aunque se hiciera en un delirio faraónico.

Bueno, esto se está pareciendo peligrosamente a un portal inmobiliario y no es mi ramo, que yo soy más de analizar sesudamente los datos económicos, como los derivados del superpuente (otro) del Pilar con los ayuntamientos más grandes y algunos pequeños reportando llenos totales de hoteles y restaurantes. Y un montón de extras para camareros que ya verá qué bien quedan en los datos del paro del mes. Vamos bien. Eso sí, nadie de los que conozco con más de 45 años a los que arrasó la crisis ha encontrado trabajo aún. Ni lo esperan.

Mientras los turistas comían y bebían, al menos no estaban en los montes rastrillando en busca de setas aunque advierten los micólogos que como no llueva esta semana las 51.000 hectáreas controladas por la Junta para ejercer la micología no van a tener muchos frutos…

Hombre, el agua. Se formó la Mesa del Agua en el Ayuntamiento de la capital y la primera charla que largaron a los asistentes con profusión de datos fue sobre ¡la recrecida de Puente Alta! que es el proyecto favorito del Gobierno socialista y del que hay informes (no los de parte) que dicen que es muy caro. No coló lo de conseguir que todos los grupos apoyaran la defensa de esta idea y a los técnicos les toca explicar en la próxima el del Ciguiñuela que tanto gusta a la CHD

Más agua, que hay lío en la mancomunidad de Navalcaz, que los de Palazuelos y Quitapesares quieren beber de lo que tradicionalmente es para el ganado y el resto de los mancomunados dicen que no. No se retire del aparato que esto va a dar para más.

Y es que hay tradiciones que cuesta variar, que en Carbonero han mencionado la idea de cambiar unos adoquines por asfalto y se ha liado la polémica, con el grupo socialista de aquella localidad clamando por mantener el pavimento de toda la vida. Y en la capital, la flamante presidenta del PSOE y regidora pensando en tapar con bituminosa la mitad de Padre Claret… ¡Qué lío!

De rancia e inveterada costumbre es también lo de prolongar los proyectos décadas y cuando ya toca hacerlos… prolongarlos más. Mire el Centro de Salud Segovia IV, ahora en pleno “redimensionamiento” antes de nacer, que ahora se piensa en un complejo más grande al que pueda venir medio alfoz por sus recetas de paracetamol. La cosa está “en estudio” (¡Ay, dios!) y de momento para el año que viene van en los presupuestos… ¡200.000 euros para hacer el proyecto! Toda una novedad. El consejero Sáez Aguado dice que “lo importante es la voluntad

¿Sabe? Hoy voy a ser malo y no voy a acabar con una gracieta. ¿Sabe que esta semana le toca a buena parte de los segovianos pagar impuestos municipales como el IBI, entre otros? No se haga mala sangre, que viendo como tiene las cortinas en las salas más nobles no vendrá mal el dinerito…

Ventana de la sala de la biblioteca del Ayuntamiento, en la que se celebran las ruedas de prensa.

Autor: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Compartir en

1 Comment

  1. Otra vez con tu audacia lo has logrado. Que siga asi que nos hace falta un periodismo mas directo y verdadero que lo de las redes sociales se esta convirtiendo en un tongo.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *