web analytics

Opinión: Sí, la ciudad está estancada y obsoleta

Artículo de opinión de Pablo Pérez Coronado. Candidato a la Alcaldía de Segovia (PP)

Desde que tomé la decisión de dar un paso al frente para transformar la ciudad y convertirla en la ciudad que quiero para mi familia y quiero para los segovianos, no he dejado de recorrer sus calles, hablar con sus gentes y reunirme con colectivos. Tenía y tengo claro que es fundamental escuchar. Escuchar a quienes más conocen sus trabajos, las necesidades del colectivo al que representan o los problemas y posibilidades de sus barrios. Y después de hacerlo tengo aún más claro que Segovia necesita ese cambio y de manera urgente.

No es normal que en pleno siglo XXI tengamos calles sin urbanizar, que haya farolas de polígonos industriales en barrios residenciales, que parte de las tuberías sean de fibrocemento o que no podamos hablar de una ciudad accesible porque hay obstáculos que impiden el paso o dificultan la movilidad en aceras, calles o para acceder a diferentes lugares, entre otras cosas.

Tampoco es lógico que los polígonos industriales estén tan abandonados y con una imagen que nos retrotrae a hace décadas o que tengan problemas con la fibra óptica cuando el acceso a internet y las nuevas tecnologías es básico hoy en día. No se ha invertido nada en mejorar su imagen y sus condiciones y eso, desde luego, no favorece la implantación de empresas ni la creación de empleo.

Como tampoco es normal que veamos cada vez más establecimientos cerrados en nuestras calles cuando el comercio tradicional, el de toda la vida, es el que ha mantenido la ciudad durante muchos años. No quiero una ciudad vacía, quiero una ciudad con vida y el pequeño comercio es fundamental para ello.

En este recorrido por Segovia me han hablado de dificultades y procesos farragosos para pedir licencias o justificar subvenciones, de decisiones que se toman de manera unilateral sin consultar a los sectores afectados o de problemas a los que se han dado buenas palabras, pero ninguna solución. Me he encontrado una ciudad con problemas de limpieza, basta pasear por algunas zonas para ver manchas en los suelos, pintadas en las paredes o las marquesinas de los autobuses tan sucias, que se han vuelto opacas en algunos casos.

Y precisamente hablando de los autobuses, me resulta difícil entender cómo puede empezar a funcionar un servicio nuevo sin que los responsables directos, es decir, quien gobierna, haya revisado su puesta en marcha. No es lógico que el primer día la información de los horarios en los postes no se vea, que haya errores en los datos, que no funcionen las máquinas para recargar las tarjetas o que hayan dado por buenos unos cambios en los horarios que no responden a las necesidades de los vecinos. Improvisación, dejadez o falta de interés, cualquiera de las tres cosas es mala para la ciudad.

Me he encontrado una ciudad con problemas de movilidad y de aparcamiento, como otras muchas, dirán ustedes. Pero en otros lugares no hay aparcamientos cerrados desde hace más de tres años, como es el caso del aparcamiento de José Zorrilla y tienen más alternativas que las que hay en Segovia. Y así pasa lo que pasa, llegan los puentes festivos o las temporadas de mayor afluencia de visitantes y la ciudad se colapsa. Colas interminables de coches en las principales vías y lo que en un día normal para llegar de un sitio a otro podrían ser 5 o 10 minutos, se triplica. Y al final, los que pagan las consecuencias son los segovianos a los que se apela constantemente a su paciencia con un “tiene que ser así porque el turismo es bueno para la ciudad”. Por supuesto que el turismo es bueno, pero tiene que ser compatible con el día a día de los segovianos ya que una cosa no tiene que estar reñida con la otra.

Y yo me pregunto ¿qué ha hecho en estos 16 años el partido socialista al frente del Ayuntamiento, además de dejar una ingente cantidad de dinero en el macroproyecto del CAT y en el pago de sentencias? ¿O de hacer que Segovia sea la tercera capital más pequeña de España, pero una de las que tiene una mayor presión fiscal? Está claro que muy poco. Se ha parcheado e improvisado, pero no se han dado soluciones. La ciudad no ha avanzado y se ha quedado obsoleta y eso no lo podemos permitir.

Creo que hay otra forma de hacer las cosas. Me he encontrado una ciudad anclada en los 90, por no irme más atrás, y tengo la intención de hacer de ella una ciudad del siglo XXI, pero, sobre todo, una ciudad de oportunidades para vivir.

Author: Opinion

Share This Post On

1 Comment

  1. Muy bien, piensas lo que todos Pablo. Exactamente lo mismo que la mayoría de los ciudadanos de Segovia.

    Ahora bien… No dices nada de las acciones que emprenderías para cambiar esta situación.

    ¿Cuando harán un artículo de opinión con propuestas/acciones realistas y que no esté vacío de contenido?

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *