web analytics

Opinión: Segovia en marcha

Artículo de opinión de Guilermo San Juan, secretario municipal de Podemos Segovia.

Actualmente se puede decir, sin temor a equivocarse, que hay más segovianas y segovianos en Madrid (59.242) que en toda nuestra ciudad (51.818), la despoblación es una realidad que hace daño a la vista. La desindustrialización y la pérdida de tejido productivo es una evidencia, desde el 2012 han desaparecido más de 400 empresas en la capital y hemos perdido el 50% de la población activa joven. Nuestro modelo productivo cada vez es más dependiente del turismo que a pesar de mejorar sus cifras de visitantes un 13% permanece estancado en los bajos salarios -sufrimos el tercer salario más bajo de Castilla y León- y la estacionalidad en el empleo – 90% contratos temporales y el 34% a tiempo parcial-. Si no fuera poco, además si eres mujer cobras un 19,5% menos en un contexto en el que el precio medio del alquiler supone casi el salario mínimo. La falta de expectativas y de oportunidades laborales se traspira en las generaciones más jóvenes: el 43% de adolescentes y más de un 33% de la juventud mayor de 18 años se plantea su vida y su futuro fuera de nuestra ciudad.

Éste es el día a día de miles de segovianas y segovianos, aunque no forme parte del rifi rafe en el que, a menudo, se convierte la política local. “La crisis de los autobuses”, el desgaste del equipo de gobierno y las ultimas renuncias y dimisiones indican que nos encontramos ante un final de ciclo en el gobierno municipal de Clara Luquero. Hoy más que nunca, necesitamos un impulso, un programa transformador para una nueva etapa, un proyecto valiente, audaz y ambicioso, que no se conforme. Que no haga tabula rasa, que aprenda de los errores ajenos y que desde la humildad y la convicción pueda suponer un punto de inflexión y un impulso para nuestra ciudad. El afrontar nuestros problemas de cara, no es una opción, es una necesidad.

Necesitamos recuperar el Ayuntamiento como agente de desarrollo económico. Un ayuntamiento emprendedor que impulse la modernización de la estructura productiva y la transición energética. Es necesario hacer de la contratación pública un elemento de modernización del tejido empresarial de nuestra ciudad, a través de clausulas ambientales y sociales que premien a las empresas socialmente más responsables, más innovadoras y más eficientes. Planificar y aprobar inversiones estratégicas y multiplicadoras en la ciudad. Aquí es fundamental dar la batalla política para recuperar la capacidad inversora de los ayuntamientos y dejar atrás toda la política económica que nos impuso el PP a golpe de decreto. La crisis y las políticas de recorte y austeridad han supuesto para Segovia una reducción del presupuesto municipal de un 20% en apenas 8 años de etapa PSOE: en el 2010 superaba ligeramente los 85 millones y ahora apenas llega de a los 65 millones de euros con apenas un 10% dedicado a inversiones, todo ello mientras el PP recortaba un 74,8% de las trasferencias de capital al Ayuntamiento de Segovia por parte de la Junta de Castilla y león y del gobierno central.

Necesitamos poner orden en unas cuentas mejorando la planificación y revisando todas las ordenanzas municipales para avanzar en su progresividad. Hay que poner en valor nuestros servicios públicos mejorando la atención a la ciudadanía. Articular una Auditoria municipal y social de los servicios públicos subcontratados y estudiar remunicipalizaciones en función de criterios de eficacia y eficiencia económica en la prestación del servicio. Reorientación estratégica de los planes de empleo; un plan ambicioso de acompañamiento y modernización del pequeño comercio. Además de la puesta en marcha de nuevas herramientas para maximizar el impacto fiscal y económico del turismo en la ciudad. Tenemos que poner en orden la planificación urbanística que permita una gestión integral del patrimonio público para hacer una política pública de vivienda y obtener los recursos que necesita Segovia para ejecutar las inversiones necesarias y avanzar hacia la modernización social, urbanística, ambiental y energética de nuestra ciudad.

En definitiva, un modelo de desarrollo centrado en los segovianas y segovianos, en nuestras empresas y nuestras familias. Una ciudad que cuide mejor de sus vecinas y vecinos, que desarrolle apoyos para conciliar, que proteja y dé seguridad articulando un modelo de garantía de derechos sociales. Segovia es una ciudad activa y necesita un mayor compromiso público con el deporte de base. Segovia no es un parque temático, Segovia es una ciudad viva y tiene que seguir siéndolo, por ello se requieren actuaciones integrales para prevenir la turistificación. Segovia es mucho más que el centro y necesita una política cultural por y para los barrios. Segovia es una ciudad participativa y necesita una ordenanza y un reglamento que hagan de la participación ciudadana uno de los ejes de gobernanza, de eficacia y eficiencia de las políticas públicas para que no quede en un slogan de campaña electoral.

Hay quien dirá que esto es insuficiente, y tiene razón, esto es solo el principio, un aperitivo de lo que tiene que ser un proyecto de cambio y de transformación para Segovia, un proyecto por y para la ciudad, un proyecto por y para nuestra gente, un proyecto para poner, de nuevo, a Segovia en Marcha.

Artículo de opinión de Guillermo San Juan. Secretaría municipal de Podemos Segovia.

Author: Opinion

Share This Post On

4 Comentario

  1. Dejando de lado la postura ideológica que no comparto, creo que es un excelente artículo de opinión sobre la situacion actual de Segovia capital. Aunque en lugar de “Segovia en marcha”, habría quedado mejor “Segovia se marcha”. Porque de Segovia se marchan los estudiantes, los profesionales con talento, e incluso se marchan los concejales a ocupar cargos en ministerios, cuando quien debería marcharse sería la corporación municipal al completo y dejar sitio a personas más capacitadas y que amen la ciudad en la que viven (recordemos que hay concejales, que ni siquiera viven en Segovia). Esperemos que haya relevo el año que viene. Si no es así, me temo que Segovia será “el barrio monumental de Madrid” (si es que ya no lo es). Un saludo.

    Post a Reply
  2. Ja, ja, ja,….. y por fin, con la llegada entre nosotros de los podemitas, se fundó,….. CAMELOT.
    Anda, que te habrás quedado a gusto, Guillermito, majo.
    Cualquier día de estos, entre tú y la Sra. Del Barrio, me matáis de risa. Que “jartada” a reir,….. Pero si eres tu mucho mas cursi.
    Ten fé, amigo, que es posible que lo consigas. Fé y paciencia.
    Los Segovianos estamos ansiosos de que un podemita con “ideas frescas” como las tuyas nos “gobierne”, y seguir la estela de ciudades como Madrid, Barcelona, Cadiz, Santiago, Zaragoza, etc, que han llegado a los mas altos estándares de calidad, pero que los sufridos ciudadanos no han llegado a percibir, y que les mandarán a hacer puñetas en las próximas elecciones.
    Te felicito, de verdad. Los podemitas segovianos no se han equivocado al elegir a su mini-sumo-podemita. Cumples con todos los “clichés” podemíticos con calificación “cum laude” (como el Dostorcito). Menos la coleta y el casoplón, tienes todos los “extras”. Llegarás lejos en el “universo” podemita.
    Y ya, si me dices que a ti también te gustaría “azotar hasta que sangre” a alguna mujer, hasta te podrías presentar a “primarias”.

    Post a Reply
  3. Si, un buen artículo, aunque algunos lo lean con anteojeras de animal de cuatro patas y beodo.

    Sí, renace ilusión observar que todavía hay gente, grupos que crean en Segovia , apuesten por ella, desde una visio progresista y de izquierdas. Para proyectos carcas ya hay muchas siglas y todas de derechas.

    Me ha recordado este artículo la etapa del ayuntamiento a principio de siglo, donde existía una corporación anquilosada, ridícula y los nuevos aires que impulso Pedro Arahuetes con un puñado de gente afín o no al PSOE.

    Hoy ocurre algo parecido, el psoe de entonces pese a sus esfuerzos es un proyecto poco ilusionante, desgastado aunque nos pese. Han sido muchos años, han realizado cosas muy buenas pero no da más de sí, otros proyectos y otras personas progresistas tienen que abrirse paso y coger el relevo de la ilusión de un proyecto de izquierdas. No lo van a tener fácil, van a tener enfrente a todos los calimochos caciques enfrente que pululan por Segovia, esos que se consideran vacas sagradas, e “izquierdas divinas” que todos conocemos y harán todo lo imposible para que no esten en el ayuntamiento. No lo van a conseguir.

    Post a Reply
    • Por supuesto que si, Rufi, siempre estaré enfrente de tanto iluminado podemita y “progresista” (ja, ja, ja). Pocas palabras encarnan la iluminación, el camelo, y el engaño a tontos, como lade “progresista”, ja, ja, ja. Progresista, ja, ja, ja.
      ¿Pero qué “progresista” ni que cojones?, ¿pero que “progreso” puede crear esta panda de vendedores de humo?, ¿pero que “progreso” ha creado estos “proyectos de izquierdas” que ha arruinado España dos veces (y vamos a por la tercera para bingo)?
      Sois una panda de moñas, Rufi, y con más peligro que un mono con dos pistolas. Pero la culpa no es vuestra (del todo), la culpa es la de cantidad de idiotas que se cree las patrañas de estos vende-humo gerracivilistas. Así de sencillo.
      Hay que ser muy estúpido y cerril, para demonizar hoy día a la derecha de España, después de haber gobernado varias veces, y con bastante éxito, por cierto. Y no ha pasado nada, Rufi. España no se convirtió en una dictadura porque gobernaba una opción política de derechas o centro-derecha. Eso pasa en todos los países civilizados. Si no fuera así, ya me dirás en Alemania el lio que tendrían, ya que allí hace 80 años si que la liaron bien liada. No es mi especialidad la prensa alemana, pero no creo que allí estén preocupados de tirarse los trastos acusando un partido a otro de “heredero de los nacionalsocialistas”. A esta buena gente, les preocupan más los temas “terrenales” y las cosas “del comer”, y así les va de bien, claro.
      Es muy posible, que no hayas entendido nada de lo que te cuento, Rufi.

      Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *