web analytics

Pedro Vicente: O alternancia o continuismo, C’s decide


Los resultados del 26-M en Castilla y León han respondido, en sus grandes trazos, a las expectativas que a priori posibilitaban una alternancia política en el gobierno de la comunidad. La drástica caída del Partido Popular que, tras perder 13 de sus 42 procuradores, deja de ser la primera fuerza política a manos de un PSOE, que, con 35 escaños, obtiene su mejor resultado desde 1983, propician un nuevo escenario en el que el tercer partido en liza, Ciudadanos, dispone, con sus 13 procuradores (ocho más de los que tenía), de la llave política que franquea la Junta de Castilla y León.

Estamos pues en la encrucijada que auguraban todos los sondeos, con el factor añadido de que el supuesto empate técnico entre PP y PSOE se ha resuelto muy a favor de los socialistas, que han superado en más de 3 puntos y 6 escaños al partido hegemónico y gobernante en esta comunidad durante los últimos 32 años. El PSOE de Luis Tudanca no solo ha revalidado la pasada victoria socialista en las generales del 28-A, sino que lo ha hecho mejorando en 5 puntos el porcentaje y cosechando, pese a un menor índice de participación, 27.000 votos más. Y como ya ocurriera cuatro semanas antes, ha vuelto a ser la fuerza mas votada en todas las provincias, excepto en Salamanca y Ávila, únicos bastiones que conservan los populares, si bien en el segundo han sufrido un monumental revés en la capital.

Fernández Mañueco.

El PP de Fernández Mañueco también ha mejorado de forma significativa sus resultados con respecto a las pasadas elecciones generales. Al igual que el PSOE, ha recuperado más de 5 puntos y 38.000 votos, pero ello no le ha librado del importante batacazo que supone la pérdida de 13 escaños en un hemiciclo en el que ha impuesto su hegemonía durante más de tres décadas.

Este avance tanto del PSOE como del PP en las elecciones autonómicas con respecto a las generales del 28-A guarda relación directa con el descalabro sufrido por Podemos, el súbito desinfle de Vox y el relativo pinchazo de Ciudadanos.

A diferencia de socialistas y populares, el partido naranja no ha conseguido mantener en Castilla y León sus resultados de las pasadas generales, en las que rozó el 19% de los votos. Ha perdido casi 4 puntos y más de 80.000 votos respecto al 28-A, lo que resulta especialmente sorprendente al coincidir con el fuerte desinfle de Vox, que tan solo ha conservado en las autonómicas 75.000 de los 186.000 votos que sumó en las generales. Por ello, pese a pasar de 5 a 13 procuradores, en Ciudadanos el resultado ha dejado cierto regusto agridulce, habida cuenta de que algunos sondeos ampliaban sus expectativas hasta 15 o más escaños

Pablo Fernández.

El que no admite paliativos es el descalabro de Podemos: Ha bajado por debajo del 5 por ciento perdiendo 9 de sus 10 procuradores y el único superviviente no ha sido su secretario autonómico, Pablo Fernández, que queda fuera del hemiciclo. Si el hasta ahora máximo dirigente de IU, José Sarrión, anunciaba su dimisión fulminante tras no conseguir renovar su escaño de procurador, Fernández está abocado a algo más que a poner su cargo, solo faltaría, a disposición de su maltrecho partido.

Llegados a este punto, que era el previsible, Ciudadanos tiene la sartén por el mango y el mango también. En otras comunidades, empezando por la de Madrid, se da por hecho el pacto tripartito PP-Ciudadanos-Vox (ya veremos si a la andaluza o con la extrema derecha dentro del gobierno). En Castilla y León, PP y Ciudadanos ni siquiera necesitan al único procurador de Vox para alcanzar la mayoría absoluta, fijada ahora en 41 procuradores.

Sin embargo, el mensaje que en todo momento ha transmitido Ciudadanos y con especial énfasis su candidato, Francisco Igea, ha sido el de apostar por el “cambio” y la “regeneración”, conceptos difícilmente compatibles con una eventual alianza con el PP de Fernández Mañueco, inequívoco representante del más absoluto continuismo del régimen “clientelar” imperante durante los últimos 32 años en la comunidad. Por poner un solo ejemplo, Igea tendría muy difícil de explicar su alianza con un partido al que Ciudadanos acaba de denunciar ante la Fiscalía por presuntos ilícitos penales en relación con los multimillonarios sobrecostes del Hospital de Burgos.

Igea, la hora de la verdad

Igea,

De ser consecuente con sus propios postulados, el partido naranja tendrá que propiciar la alternancia política permitiendo que el candidato del partido más votado y con más escaños, Luis Tudanca se convierta en el nuevo presidente socialista de la Junta. Bien sea al frente de un gobierno de coalición compartido con Ciudadanos, bien sea presidiendo un gobierno en minoría tras ser investido por mayoría simple en segunda votación con la abstención del partido naranja. En el desenlace seguramente tendrán mucho que ver dos factores: la posición que adopten desde Madrid Albert Rivera y Luis Garicano y el tablero de pactos en torno a Ayuntamientos y Diputaciones en los que el voto naranja resulta decisorio. (Es el caso a priori, entre otros, de los ayuntamientos de Burgos, León, Palencia y Salamanca).

Los escarceos que se vayan produciendo en el ámbito municipal -el 15 de junio serán proclamados los nuevos alcaldes- ofrecerán una primera pista sobre lo que pueda suceder en las Cortes, que se constituyen seis días después. Y el primer dato concluyente lo tendremos ese día a la vista de cómo quede formada la nueva Mesa de la Cámara y en particular quien pasa a ocupar su presidencia. Al nuevo presidente o presidenta le corresponde establecer las consultas con los portavoces de los distintos grupos y en función de ellas proponer un candidato a la investidura como presidente de la Junta, lo que no ocurrirá como pronto hasta finales de junio. Aunque hasta entonces asistiremos a todo un alarde de fintas y regates, los resultados no ofrecen demasiado margen.

Redifusión autorizada por el autor del blog Abriendo el compás, del periodista Pedro Vicente. Análisis de la actualidad política en Castilla y León.

Author: Pedro Vicente

Periodista. Analista de la actualidad política de Castilla y León.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *