web analytics

No, la tecnología 5G no es mala para la salud (que se sepa)

Mejor nos iría si el personal saliera de la escuela con unos conocimientos científicos asentados. Más historia de la ciencia y menos “likes” en las redes. De otro modo pasa que viene un charlatán y larga que la tecnología 5G  “es cancerosa”, y hasta consigue que algún partido haga una moción en el consistorio.

La plana mayor del Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS), con su presidente al frente, Francisco Javier Lafuente, recaló en Segovia para informar en la repleta sala de conferencia de la Alhóndiga lo que se sabe y lo que no de la incidencia sanitaria de los campos electro magnéticos (CEM), en evento organizado por el consistorio segoviano y presentado por el concejal de Promoción Económica, José Bayón.

Campos inherentes a la vida. CEM es el cinturón magnético que rodea la tierra y nos libra de achicharrarnos por las radiaciones ionizantes del espacio: rayos X, ultravioletas, rayos Gamma… todos ellos son susceptibles de alterar los enlaces atómicos y generar mutaciones.

La física ha descartado que los CEM puede operar a ese nivel. Sin embargo, ha constatado que un CEM calienta, y sigue investigando su inteacción con otras corrientes inducidas.

No, el 5G no calienta más

Arriba ponentes. Público asistente.

Sobre lo primero, el físico Miguel Ángel Garcia, secretario del CCCARS e investigador del CSIC, explicó como operan los reglamentos internacionales trasladados al marco legal. Se considera nocivo para la salud un incremento de  dos grados en la temperatura humana. Sabiendo que se precisan acumular 40W por kilogramo para llegar a ese umbral, las directrices disponen que, como mucho, un CEM homologado no puede superar la cicuentésima parte de esa cantidad.

Llegados aquí, los ¿sistemas 5G superan esa cantidad?. García explicó, en primer lugar, que a diferencia de las tecnologías 4G, que usan una sola banda de radiofrecuencia, el 5G usa tres. A priori por tanto podría pensarse que un sistema 5G triplica la capacidad térmica de un Samsung 4G. Pues no. Según la ley, si se opera conjuntamente con tres bandas, la suma total de calor inducido de las bandas no puede superar  al dispositivo que opera con solo una, tiene que distribuir el porcentaje de calor por cada frecuencia.

Pero es que, además, el 5G se basa en una mayor concentración de antenas. Se precisa multiplicar el número de antenas para reducir el espacio de cobertura de la señal. En consecuencia, la energía que se utiliza en cada antena 5G es sensiblemente menor que en el 4G. El 5G no calienta ni más ni menos, si acaso menos.

Ahora bien, hasta ahí la física.

Demonizar lo que se desconoce

Como explicó García, el problema es que en biología hay aún muchas lagunas, muchas piezas del puzle por integrar. De hecho, probablemente no se agoten nunca. No se sabe exactamente como funciona el cerebro y tantas otras cosas relacionadas con la vida, y lógicamente, desconocemos cómo puede afectar a la salud aquello  que se desconoce o de lo cual no existe una evidencia científica… todavía.

La física ahí poco puede hacer, por ejemplo, en saber que alteraciones biológicas pueden derivarse de un proceso  que no es aún bien conocido por los biólgos. Es donde entra, el principio de prudencia,  la medicina y los estudios epidemiológicos. Complejas investigaciones sobre grandes grupos que miden las variaciones sanitarias de grupos expuestos a más o menos campos electromagnéticos. De momento, todos los estudios avalados por la comunidad científica no encuentran nexos causales entre enfermedad y CEM. Y eso que en 20 años los niveles iniciales se han retocado al alta hasta en dos ocasiones.

“En ciencia nunca existe la certeza absoluta”, explicaban los científicos. No existe porque es inherente al hecho científico que lo que se afirma sea refutable, que no sea un dogma imposible de revisar. Pero esa incertidumbre necesaria del conocimiento humano no puede tampoco  abrir la puerta a cualquier teoría. Si alguien opina que existe el Monstruo del Spagheti Volador o  una energía vital de carácter telúrico cuyos chacras se alteran para mal con la Wifi de la Nintendo, debe probarlo científicamente, cuando menos, si piensa oponerlo a una afirmación científica.

Stop 5G en el Mariano Quintanilla

En este sentido, el Mariano Quintanilla acogerá el 25 de mayo (18:30 horas) la “II Jornada 5G Segovia: Por una tecnología segura”, que está llevando a cabo la Plataforma STOP 5G Segovia. En esta ocasión, se podrán escuchar las siguientes ponencias: “Soy electrohipersensible. Todos somos electrosensibles. Mi fragilidad es vuestra fortaleza.”, por Blanca Salinas Álvarez (afectada de electrohipersensibilidad); y “Campos electromagnéticos en Biomedicina.”, por Darío Acuña Castroviejo (catedrático de Fisiología en la Universidad de Granada y director del grupo de investigación CTS-101 del Parque Tecnológico de Granada).

 

 

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.