web analytics

Ni un paso atrás

Puede, que como dice Chomsky, caiga en la estrategia de Vox al haberlo situado como tema del post de esta semana, por la última barbaridad enunciada por este partido. Pero no puedo dejar pasar su última ocurrencia: hasta aquí hemos llegado. Nos han declarado la guerra a las mujeres, y aquí estamos, como hicieron nuestras madres, nuestras abuelas, como lo hicieron las que ya no están, y como lo hacen muchas mujeres alrededor del mundo, todos los días.

La última barbaridad ha sido poner en el centro del debate, para cuestionarla, no para mejorarla, la Ley contra la Violencia de Género, que no es más que un trocito más de su lucha contra lo que ellos llaman “feminazis” “ideología de género” o cualquier barbaridad que se les pase por la cabeza. Pero lo peor, es que lejos de desmarcarse de estos postulados, algunos partidos han decidido seguir la corriente por el rédito electoral, sin pensar en las consecuencias tan graves que puedan traer estos postulados. Lo que muestra una falta de empatía y negligencia por parte de los dirigentes y partidos que siguen estas corrientes.

La lucha feminista ha reivindicado y reivindica la carencia histórica de los derechos de las mujeres, y parece que algunos partidos políticos todavía no quieren asumir esta desigualdad existente. No es suficiente que las mujeres trabajen cerca de 54 días al año “gratis” por la brecha salarial. No es suficiente que haya más víctimas de violencia de género que víctimas del terrorismo desde que se publican datos oficiales, y no es suficiente que las violaciones en grupo sean consideradas agresiones sexuales porque la víctima en vez de resistirse y probablemente morir, prefirió vivir.

La Ley de Medidas de Protección Contra la Violencia de Género, con sus fallos y sus defectos, fue un gran avance para las mujeres españolas. Y un éxito de todas la predecesoras feministas que lucharon, incluso con sus vidas para sacar a la mujer del ámbito privado. El reconocimiento de una violencia estructural por el hecho de ser mujer, basado en la misoginia, sacó a lo público, algo que durante décadas, y siglos se considero privado, por eso no podemos dar ni un paso atrás, y por eso la violencia de género, no es violencia doméstica. No es violencia que se practica dentro de la “domus”. Aún recuerdo un recorte de periódico de los años 80, en el que un hombre de 40 años mataba a una niña de 16. La noticia relataba “un delito pasional” ocasionado por culpa de la joven que se vestía “provocativamente” y por tanto no había quedado más remedio. Se estaba justificando la dominación, la violencia y la agresión por una interpretación cultural donde las mujeres eran un objeto que dominar ¿Podemos imaginar volver a esto?

¿Pero qué es la Ley de Medidas Integrales contra la Violencia de Género? Lejos de los postulados machistas y mentirosos ya que la ley fue avalada por el Tribunal Constitucional en 2008, se trata de una Ley que habla de los derechos de las víctimas de violencia de género, de medidas de sensibilización, de prevención en la educación, de detección en la sanidad, de fomento de la igualdad, de formación, de como erradicar los estereotipos de los medios de comunicación públicos, de la protección, de los juzgados, de los recursos, y de muchas cosas más.

Las limitaciones de la Ley de Medidas Integrales contra la Violencia de Género son evidentes, como el incumplimiento de muchas de las cuestiones que se contemplan principalmente por la falta de recursos económicos. Fue el resultado de una batalla que ganaron que las mujeres, y que está apunto de recoger otro gran logro de la lucha feminista, que es el reconocimiento de la violencia machista fuera del ámbito de la pareja, algo que si se hubiese reconocido ya hubiera cerrado 2018 con el doble de mujeres muertas por el hecho de ser mujeres, como recogen algunas organizaciones como Femenicidio.

Después de la II Guerra Mundial, las naciones europeas entendieron la democracia como la lucha contra el fascismo, al igual que el paso de los años ha convertido la igualdad en uno de los principios fundamentales de la democracia, por eso no es de extrañar y no sorprende que el discurso actual de la extrema derecha haya buscado en las mujeres su enemigo.

Y frente aquellos que nos han declarado la guerra, aquí estamos las mujeres, para hacer frente y desmontar los discursos machistas, frenar la violencia estructural y acabar con la subordinación y la discriminación. Las mujeres no tenemos miedo, somos lo que somos porque otras fueron antes, y somos porque nuestras hijas serán y por eso no daremos ni un paso atrás.

Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On

8 Comments

  1. Ayer me enteré de una estadística escalofriante, Doña Natalia. Por favor, Usted que esta metida en esos mundillos feministoides, a ver si me lo puede confirmar, y dar su opinión al respecto.
    ¿Es cierto que el año pasado murieron 60 niños a manos de sus madres?

    Post a Reply
  2. no te enteras cali, es un bulo del tal Sánchez Dragó….. por cierto, ¿ sabes lo que es un bulo?

    Post a Reply
    • Si dices que es un bulo, Rufi, será porque no sean 60 los niños muertos a manos de sus madres, porque niños asesinados por sus madres, por desgracia los hay. Así que repasa los múltiples “chiringuitos” feministoides que hay, y nos das la cantidad, anda.

      Post a Reply
  3. En el estado de Alabama (EEUU)si un negro agrede a un blanco, es delito, pero si es el blanco el que agrede de la misma manera al negro es falta. En el estado de Alabama (EEUU) un negro no tiene presuncion de inocencia si es acusado por un blanco. En el estado de Alabama (EEUU) existen infinidad de asociaciones de blancos, pagadas con el dinero de negros y blancos que se dedican a perseguir a todos los negros culpando les de cualquier cosas solo por el echo de ser negros. ¿Que mal no? pobrecitos negros, pues cambia Alabama por España, blancos por mujeres y negros por hombres y tenemos que decir que bien, para estar dentro del discurso de la borregada y que muchas feminazis sigan viviendo a costa de subvenciones, iros a Iran, Iraq, Marruecos, Arabia saudi etc, a defender los derechos de las que de verdad no tiene derechos.

    Post a Reply
    • realidad es que el número de niños muertos por violencia machista fue de 27 en los últimos seis años. El dato también lo ignora Fernando Sánchez Dragó, declarado simpatizante de Vox, que usa su columna dominical para falsear los números y difundir que fueron 67 los “niños asesinados por sus mamaítas”. Y la mayoría de asesinos de estos niños fueron los padres, no las madres

      Post a Reply
  4. Como habitualmente hace, tengo la seguridad de que doña Natalia no contestará a esta otra cuestión que la planteo.
    En esta nueva epístola a los podemitas (de las mas absurdas que recuerdo), Doña Natalia nos cuenta al final lo siguiente…….. “Y frente aquellos que nos han declarado la guerra, aquí estamos las mujeres, para hacer frente y desmontar los discursos machistas, frenar la violencia estructural y acabar con la subordinación y la discriminación. Las mujeres no tenemos miedo, somos lo que somos porque otras fueron antes, y somos porque nuestras hijas serán y por eso no daremos ni un paso atrás.”…….
    Una sarta de tonterías y “clichés pseudofeminazis”, que como bien dice el amigo MISCO, da la sensación de que en vez de estar en una de las 19 democracias plenas del Mundo, estamos en Arabia Saudí, Marruecos, Irán o Afganistán. Que fácil y que cómoda es la “lucha” cuando las subvenciones “fluyen”.
    Si como es de suponer, Doña Natalia estará de acuerdo “a pies juntillas” de las sandeces que nos cuenta, tampoco le importará comentarnos una circunstancia que se ha producido hoy mismo, así como su relación con esa “subordinación y discriminación” de que nos habla.
    Promoción nº 68 de la Carrera Judicial: 40 mujeres y 23 hombres.

    Post a Reply
    • Sigues sin dar una calimoxo:

      Las juezas son mayoría, pero solo suponen el 21% de los nuevos altos cargos del Poder Judicial

      Según los datos del CGPJ, solo el 16% de las presidencias de las Audiencias Provinciales recaen en mujeres; y el 18% de las salas de los Tribunales Superiores de Justicia. Solo son juezas un 38% y 14% de los magistrados de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo, respectivamente. Y, aunque no forma parte del Poder Judicial, solo son mujeres 2 de los 12 componentes del pleno del Tribunal Constitucional.

      Tú obsesion con Natalia es digna de estudio..psiquiatrico

      Post a Reply
      • Y claro, tu si que “das una”, Carl.
        La “solución” para que las y los feministoides se queden agustito, según Carl es, que todo absolutamente todo, tiene que ser estrictamente al 50%.
        No sois mas absurdos, porque no entrenáis, amigo.
        Habrá que sustituir al 30 % de los hombres del CGPJ por mujeres, para que queden al 50%.
        También se tendrá que sustituir a 4 hombres del pleno del Tribunal Constitucional por 4 mujeres, para que se queden 6 y 6.
        Mira que fácil, ja, ja, ja, ….. que con estas dos sencillas operaciones, las y los feministoides estarán a gusto. Y así en todos los consejos, juntas, comités, etc, que se les ocurran.
        Pero entonces, en los promociones de carreras judiciales, médicas, etc, tambien deberán ser “con igualdad”, ¿verdad?, Carl.
        Para ello, cualquier lista de méritos y oposiciones, se tendrá que separar por sexos, para aplicar esos méritos al 50%. Bonito, ¿verdad, Carl?…… ¿o eso, no?
        Ya lo estoy viendo,……. oposiciones a Médico, carrera Judicial (por ejemplo)……. un “corte” para chicos y otro para chicas. Todo al 50%, que se nos enfadan las feministoides. A Policía, a Bomberos, Guardia Civil…… Administrativos, Ejercito,….. etc, etc,……
        De verdad, que no se puede ser más absurdo, Carl.
        La cantidad de energía “intelectual” que se pierde en este Pais por auténticas tonterías es alucinante.
        Y por otro lado, lo que tu calificas de “obsesión”, por Doña Natalia, es simple y llanamente, mi actitud crítica y contestaciones numerosas a la enorme cantidad de “chorradas” y “tontás”, que la susodicha podemita vierte en sus semanales epístolas. Nada más. Y además contestaciones a las que ella raramente responde.

        Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *