web analytics

Ni Enredadera ni enredadores

El pasado pleno, el primero de este penúltimo período de sesiones (sí, ya han pasado cuatro años, quién lo iba a decir), se nos ocurrió preguntarle al consejero de Presidencia sobre la publicidad institucional de la Junta de Castilla y León. Y lo hicimos porque la publicidad en los medios está directamente relacionada con la trama “Enredadera”. Está relacionada, porque todos los implicados e implicadas (investigados/ imputados o no) demostraron que vendieron su alma al diablo, por el simple hecho de no desaparecer de los medios de José Luis Ulibarri.

Y es que más de 180 millones de euros en los últimos siete años para los medios de comunicación bien merecen algún tipo de explicación, y lo mínimo que se puede pedir es que se haga transparente el destino de tanto dinero. El consejero (con la última palabra, para que vean el control que se puede hacer) quiso hacer un totum revolutum, para seguir despistando a la gente.

La contestación de la Junta de Castilla y León no sorprende, teniendo en cuenta que el concepto de transparencia no coincide para nada con el nuestro, porque para nosotros informar de manera privilegiada a un empresario no es transparencia.  Para variar, los argumentos, que rozaron el insulto, fueron los que protagonizaron la intervención del consejero de Presidencia, cuando pusimos sobre la mesa la revisión de casi 3.000 contratos de publicidad institucional. Buscamos uno a uno, pasando por siete páginas hasta encontrar uno, y así hasta tres mil, a pesar de que el Comisionado de Transparencia ya le había obligado a publicarlo de manera más accesible, y la respuesta fue que para tener poca transparencia “sí que encontramos cosas”. Bien, pues después de revisados las tres mil adjudicaciones a medios de comunicación nos encontramos con contratos que se habían formalizado después de la inserción del anuncio, con radios con más oyentes que reciben menos que las más escuchadas en Castilla y León, con más dinero para periódicos con menor tirada, con diferentes cantidades asignadas a los medios dependiendo de la Consejería de la que salga, y un largo etcétera que el consejero no podía ni quería responder.

También en un ataque de estos que le caracteriza, José Antonio De Santiago Juárez, empezó a mezclar la publicidad institucional con la subvención de RTVCYL, y no dudó en poner el ventilador cuando dijo que aquel dinero que salía para RTVCYL, también era publicidad institucional aprobada por todos los grupos. Y nada más lejos de la realidad, ya que el contrato de la televisión es un contrato que fue asignado en 2009 por el entonces consejero de Fomento, que no era ni más ni menos, como ya hemos dicho en alguna ocasión, que el alcalde de León, si ese, el que sale en las escuchas de “Enredadera” informando a Ulibarri sobre un contrato.

Salió el consejero con tono chulesco, ya que nos retó a pedir su comparecencia para hablar de transparencia, sin recordar que desde Podemos ya la habíamos pedido, y que nadie de la Consejería se dignó a aparecer en seis meses por ahí para valorar la transparencia de la Junta de Castilla y León y quizá temerosos de los varios varapalos, que el comisionado de transparencia ya le había dado

Y siguió bajando al barro, de hecho lo está haciendo todo el Gobierno del Partido Popular, diciendo que todos los grupos son los que deciden la subvención de la televisión a través de la Comisión de Seguimiento de la TDT, donde la única verdad que dijo es que están todos los grupos parlamentarios. Le faltó decir que, en realidad, son el Partido Popular y Ciudadanos quienes aprueban esa subvención. Ellos permiten que salgan adelante los presupuestos de la Comunidad, y es es ahí donde está el dinero ya estipulado.

De la Consejería de Fomento es de donde sale anualmente lo prometido en 2009. La Comisión de Seguimiento simplemente decide sobre hechos consumados. Es decir, tiene poca capacidad de decisión. Aun así, nosotros siempre hemos llevado propuestas, hemos reivindicado las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras, como así nos lo han pedido, después de rechazarse por parte del Partido Popular en esta Comisión su presencia y siempre hemos recibido la callada por respuesta. Hemos denunciado los programas con falta de perspectiva de género, y también la poca presencia de mujeres en muchos de los programas de debate. Siempre bajo la premisa de una televisión por y para nuestra Comunidad, al servicio de la ciudadanía y no al servicio del poder.

En el Pleno se habló de la “denigración de la política” y es obvio que mucho tiene que cambiar en torno a mucha cosas, pero también a la publicidad institucional y RTVCYL para no avergonzarnos de nuevo con cuestiones como la “Enredadera”. Y pongo el foco en la publicidad institucional, porque si algo ha caracterizado la “Operación Enredadera” ha sido el ego manifestado por los cargos públicos para no ser vetados en los medios de comunicación.

Queremos una comunidad digna, que no siga manchada, que no siga siendo impune a estas corruptelas y que no vuelva a existir ni Enredadera ni enredadores.

Autor: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Compartir en

1 Comentario

  1. Soy de los que pienso que la “publicidad institucional” debería desaparecer. Me parece absurdo e innecesario que una institución de sobra conocida tenga que darse publicidad. Pero reconozco que es un tema farragoso. Al fin y al cabo, son “pseudo-subvenciones” a medios de comunicación, que les ayuda a “ir tirando”.
    Pero claro, llegan ahora los “vendehumo” podemitas, los que van a llenar España de “Camelots” con almenas de oro, a “descubrirnos” que el tema de la publicidad institucional no se hace con “transparencia”. Ja, ja, ja. Para eso están los tribunales, y para eso se les paga a Ustedes, Sra. Del Barrio.
    Pero no les veo por la labor de quitarla, no. Es, mas bien, un decir de que cuando ellos lleguen entre nosotros, esa publicidad va a estar “niquelada”, porque van a dar pasta solo a sus medios afines, pero con mucha “transparencia”, como no hacen en las instituciones donde mandan (Ayuntamientos “del cambio” ja, ja, y Comunidades “del Cambio” ja, ja).
    Es muy curioso, que los que sostienen eso de que “la existencia de medios privados va contra la libertad de expresión”, tal como decía el Marquésito de Galapagar, quieran dar lecciones sobre la publicidad en medios.
    Yo también quiero una Comunidad digna, Sra. Del Barrio, y por eso espero que no tengan Ustedes nunca ninguna responsabilidad en ella. Y las “corruptelas” de las que habla, las deciden los jueces, no Ustedes los podemitas.

    Editar respuesta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *