web analytics

Muchas chispas sueltas para ser Navidad

El espacio peatonal en el lado oriental del Acueducto casi llega ahora a 2.000 metros cuadrados.

Si ve que algún renglón se tuerce no me lo tenga en cuenta, que vengo de la sobremesa familiar nochebuenera y hoy me he despachado con el pacharán (qué champagnes, ni cavas, ni espumosos habiendo licor de endrina) mientras dialogaba bajo cauces democráticos y civilizados con el kfenviiucds de mi cuñado. Noche de paz en familia, ya sabe.

Coña, si es que llegaba a la mesa de perdedor, que resulta que lo de acabar con el “problema” catalán no era cosa de unas elecciones precisamente porque hay una sociedad polarizada a partes iguales allí arriba. A pensar. Por si eso fuera poco, ni con el fútbol me he podido desquitar que ya vio el papelón de mi Atlético y de los del Real (¡para una vez que voy con ellos!) y encima la última de la Guerra de las Galaxias me ha parecido horrible —¡a mi, que he jugado con los fluorescentes a ser un Jedi!— y claro, chupito nervioso a chupito nervioso he ido perdiendo lucidez…

Acorralado, lo he intentado por la política local que es mi fuerte y parece que hay ganas de pelea que ha bastado que se suscitara un debate largo y abierto en la Diputación —nada parecido, por cierto, a los constantes cortes de cualquier discurso interesante en los plenos municipales que se ejercen reloj en mano, da igual que se hable de un adoquín suelto que de un gran proyecto— en el que los socialistas de Alberto Serna trataban de criticar el Gobierno de Francisco Vázquez justo después de votar “si” a sus presupuestos y este giró la cabeza hacia el Ayuntamiento para hacer las pobres cuentas de los proyectos desarrollados en la ciudad…

Varios operarios junto a uno de los primeros bolardos que se cambió de lugar.

¡Chico! La que se ha liado. Vázquez critica y le responde el PSOE en fila india, aunque respetando la jerarquía, como debe ser: primero el portavoz provincial socialista, Serna, que replica en el pleno, pero poco, luego la alcaldesa Luquero, que “sólo” se mete con el Palacio de Congresos y para rematar, el secretario provincial, Aceves, en una crítica de bombardeo a cuantos asuntos escabrosos se le han ocurrido. Vale, pues me faltan Paloma Sanz y Luis Tudanca, por ese orden. Bueno, y García, la de Ciudadanos en el Ayuntamiento, que seguro que tiene algo que decir.

A otra cosa. Ha sido el décimo aniversario de la puesta en marcha de la línea de Alta Velocidad Madrid-Segovia-Valladolid y hay una conclusión unánime y sesuda: el maná que prometieron no llegó por la vía. Eso sí, ningún político ni partido asume responsabilidades de la falta de capacidad de aprovechamiento de la infraestructura. Ya sabe, la maldita crisis, que si no… Ardo en deseos de conocer el pretexto de la próxima década.

 

En plena crisis estalló el asunto de las prejubilaciones millonarias de la Caja y hace unos días se dio un paso más hacia la apertura del juicio oral a los directivos que tomaron aquellas decisiones. Me ha hecho pensar la reflexión del presidente de Centrados en Segovia, Juan Ángel Ruiz, —precisamente, representante de una fuerza de la “nueva política”— que dice que los partidos con allegados implicados, PP y PSOE, no presionarán mucho más para impedir que el juicio se celebre porque los políticos implicados “están amortizados”. ¡Chico! Qué cruel es la política. Con lo que fueron el de los latinajos y sus compañeros de viaje.

Hombre, este fue el que hizo los acuerdos aquellos para que la SEK de entonces y ahora el Ie Universidad dispusieran de las instalaciones del convento de Santa Cruz la Real como Campus. La última petición de la institución educativa es la de usar sus patios como canchas deportivas y construir instalaciones anejas como vestuarios y Patrimonio lo ha concedido. Lo cierto es que nunca he visto que se le rechazara una sola petición a la universidad privada…

No he oído decir nada a Patrimonio sobre las “pintadas” a base de fieltro y engrudo de arroz que la ONG Aida ha esparcido de la mano de una artista británica por todos los elementos del Patrimonio de la calle Real para llamar la atención de los campos de refugiados de Jordania. Mmmm. Tengo grandes —y solidarias, muy solidarias— reivindicaciones que se me ocurren para instalar (artísticamente, no crea) usando el Alcázar, la Catedral o el Acueducto como lienzo. A ver si consigo que me acompañen el delegado de la Junta y la concejala de Cultura y así no tendré problemas, digo yo. ¡Otra para pensar con la resaca navideña!

Un policía local identifica a los autores de la “acción solidaria”.

Bueno, le voy dejando que me entra el sopor ese del cochinillo revolviéndose en mi estómago junto a gambas, peladillas, polvorones y esa compota “de todo” que prepara mi suegra… Iba a hacer algo de ejercicio esta mañana pero a mi, ya sabe, me gustan las cadenas y en la carrera del Pavo las han quitado todas…

Feliz Navidad (esta para agradar a los del Obispo) o feliz solsticio de invierno (para felicitar a los de Luis Peñalosa). A los del año nuevo chino, ya si eso, en febrero.

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

1 Comentario

  1. Los de la “ONG” Aida han tenido “bemoles” para desgraciar edificios históricos de todos por el centro de Segovia, pero el Sr. Gila no se ha atrevido a colocárselos a sus suegros en la casa palacio de plaza de Conde Chéster, no fuera a ser que le dejaran sin cenar en Nochebuena.

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *