web analytics

Modelos de gestión municipal, los casos de San Cristóbal y Cantalejo

Si hay algo que aborrezco de mi profesión son las ruedas de prensa sobre presupuestos. Son un tedio, para el que defiende el documento es todo fabuloso, mágico, sideral. Para el partido de la oposición lo contrario, fuente de todo mal, clarín de mil catástrofes en ciernes.  Y tanto da como sucede con los actuales presupuestos generales del Estado, que en lo tocante a Segovia, duro arriba duro abajo, los de Sánchez son un calco de los de Rajoy. Eso carece de la menor importancia; para nuestros políticos lo relevante es el color de la tapa.

La única verdad en un presupuesto es el capítulo de ingresos por impuestos directos (eso en los locales, en los generales ni eso). Luego los gastos de personal y corrientes. Los pasivos financieros (el pago de intereses y amortización de deuda). Estos cuadros capitulares que nos arrojan cuán diferente puede ser la gestión de dos municipios.

Cotejemos por ejemplo los presupuestos de La Granja y Palazuelos, con diferente signo político en la alcaldía y similar población, o los de Cantalejo y San Cristóbal, idem de idem.

Cantalejo tiene 3.500 vecinos por 3.100 San Cristóbal, pero los briqueros manejan más del doble de presupuesto, 4,5M€ por 2M€. Cantalejo ingresa por impuestos directos 1.3M€ por 0.6M€ San Cristóbal. Esto tiene una clara explicación, los del alfoz han doblado vecindario en menos de 20 años, los de Cantalejo han perdido mil. Cantalejo es un municipio horizontal y San Cristóbal tiene una alta densidad habitante por kilómetro cuadrado. Quiere decirse que el padrón del IBI de Cantalejo es mucho más potente porque llenas o vacías las casas pagan igual (o más, por ser habitual la vivienda unifamiliar grande). Por lo mismo los ingresos y gastos por tasas (basuras y agua) son igualmente desproporcionados: no llegan a 200.000€ en el alfoz por unos alucinantes 1,8M€ (más que El Espinar).

En gran medida, el principal factor explicativo pasa por la gestión municipal directa de la residencia de ancianos de Cantalejo. Son 55 plazas de ingresados precisados de asistencia total los más, y que suponen unos 800.000€ tanto del capítulo de tasas como el de gasto corriente, con el consecuente impacto en lo tocante a personal (2M€ en Cantalejo, 0.5M€ en San Cristóbal). Eso y otras particularidades (mayor parque de vehículos en Cantalejo, más patrimonio municipal, Cantalejo amortiza instalaciones deportivas y San Cristóbal las está construyendo aún) explican las notables diferencias entre uno y otro.

También la deuda claro. La de Cantalejo es de las más gordas de la provincia, arrastra varios mandatos de servicios añadidos e inversión acometida en diferentes periodos. A fecha de hoy los briqueros deben 4.2M€ por 0,4M€ los de San Cristóbal. Y lo que pasa, el gasto financiero en el alfoz es de 100.000€, por cuatro veces más en el Vilorio. Y lo que pasa, la capacidad inversora de San Cristóbal, con menos de la mitad de ingresos por impuestos, es notablemente superior, 400.000€ por 600.000€.

Parecido análisis se puede hacer de La Granja versus Palazuelos. Los granjeños sacan un millón de euros en ingresos a los del alfoz. Pero también gastan un montón en los llamados servicios impropios que no son competencia municipal. Los pasivos financieros a pagar heredados de anteriores mandatos son en ambos casos brutales. Con una salvedad, las políticas conservadoras impulsadas por Jesús Nieto han conllevado un vertiginoso descenso de la deuda municipal, de 10M€ a 2,2M€. En idéntico periodo, la deuda de La Granja ha pasado de unos 9  millones a 4,6€ (sin contar otros dos millones endosados en los últimos meses por el caso Larcovi, que si lo contamos queda en 6M€, y sin contar, además, los dos años de «indulto» en el pago de la deuda que «disfrutan» en el Real Sitio).

La moraleja es que Cantalejo y La Granja han optado por mantener servicios (residencias de mayores, escuelas municipales, plantillas de personal extensas y no siempre justificadas, piscinas cubiertas y fiestas de tronío) mermando capacidad inversora. Palazuelos y San Cristóbal han primado en cambio plantillas cortas y  sanearse financieramente para tener margen inversor de futuro. Es en parte lógico, pues como localidades «nuevas», Palazuelos y San Cristóbal precisan invertir aún en infraestructura y equipamientos que, en buena medida, los otros dos municipios de la comparación ya tienen.

Lo cual dibuja dos modelos de gestión. El del PP, equilibrio financiero a cambio de capacidad inversora, frente al desequilibrio financiero y amplitud de servicios del PSOE. Ambos modelos con sus luces y sombras.

No quiero tomar partido aunque los lectores habituales saben de sobras que tiendo a cargar por la derecha y por la contención del erario público. Advierto sin embargo que la prestación de servicios públicos impropios debe asumirse con prudencia. Hay que considerar que un servicio público que funciona bien genera aumento de demanda. A mejor servicio público más caro mantenerlo. La contrapartida política es que más servicios públicos suponen más nóminas dependiendo del consistorio y más beneficiarios, por tanto, un cierto aumento del «voto cautivo«. Menos servicios públicos, en cambio, suscitan un efecto comparativo adverso para el alcalde «ahorrador». Es el «los vecinos tienen esto y nosotros no». Cuestiones, en el fondo de calado ideológico y de tesitura social (no es lo mismo estar en posición de desdeñar servicios públicos que ser un beneficiario obligado), que hay que sopesar de cara a las elecciones. En cualquier caso, la bacalada gorda que no pesa sigue sin existir.

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

1 Comment

  1. Los presupuestos son situaciones que nada tienen que ver con la realidad que no es otra que la cuenta general de ese año en concreto, pero como referencia a no saber los concejales lo que aprueban damos una referencia o botón para decir que en mi época de Concejal esa corta y pega llega a tal situación que no se elimino la fecha del ese corte y pega, es decir, que era tal la copia de otros años que incluso no hacía referencia al año que se querían aprobar esos presupuestos, pero hay más situaciones extrañas, en el ayuntamiento de Segovia por parte alguna hemos podido ver la inclusión en ese presupuesto general de los Organismos Autonomos o Empresas Mercantiles, ya que todas ellas deben figurar en la matriz.- En fin que ese voto cautivo se hacer de forma generalizada, amen que para que un presupuesto este bien confeccionado no haría falta ampliaciones o bajas de partidas, debiendo coincidir todos sus gastos e ingresos con la cuenta general del año que corresponda, luego volvemos a decir, que se aprueban sin el menor conocimiento por parte de los concejales que dan su voto a favor.-

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *