web analytics

Mira a cámara que te hago una foto

Nada, vamos sin rodeos a la política que es lo que pita en estos días en los que el personal parece haber entrado en fase preelectoral, ese tiempo en el que vuelan los cuchillos a la mínima y todo acaba siendo culpa del cargo público de turno. Bueno, no les viene mal que suelen pasar tres años parapetados en sus tareas.

Por supuesto, anduve preocupado de lo que pasaba en esa reunión del “nuevo PP” en la que pudimos ver al candidato a la Alcaldía, Pablo Pérez, en lo que se puede considerar su mitín de debut, ante los suyos y en un minuto… Hay mucho que limar. El hombre saltó al escenario diciendo que necesitaba una hora para explicar lo mal que está Segovia pero, a la vista del vídeo, quizá le sobraron 30 segundos. Bueno, la experiencia se hace experimentando. Lo malo es que no tiene mucho tiempo para “hacerse candidato”. Veremos.

En lo que me he fijado es en las fotos —mirar los santos y las letras gordas es una costumbre muy nuestra— y después de tirar de lupa resulta que no encuentro en ninguna de las imágenes oficiales, ni la del grupo de Segovia, ni la de la Región, a la presidenta de las Cortes, la segoviana, Silvia Clemente. Dicen que no fue por la reunión del “todo PP” y mire que estos encuentros son buenos para saludar a los que luego toman decisiones de futuro… Estaría liada.

Hombre, más notable me pareció la ausencia en la imagen de alegres segovianos del diputado provincial, Jaime Pérez, justo en la semana de su polémica aparición en las fotos del acto mitinero de VOX, al que dice que acudió para “conocer al rival”. En este caso dicen que todo se debe a que llegó tarde (que luego sí estaba en la foto regional) pero hombre, lo que se dice oportuno, pues no es este retraso, la verdad.

Magdalena Rodríguez.

La que debe andar con la mosca detrás de la oreja es Magdalena Rodríguez, la diputada provincial de Turismo, que es la siguiente en comparecer en los balances sectoriales que hace el presidente ese la Diputación, Francisco Vázquez, de sus Gobiernos. Hasta ahora lleva dos: en la primera le acompañaba José Luis Sanz Merino, justo después del lío de su nombramiento de ida y vuelta como candidato a la Alcaldía, y en la segunda, era Jaime Pérez el que se ponía debajo de los focos, justo después de sus devaneos en mítines ultraderechistas… Ardo en deseos de ver que le espera a la alcaldesa de Abades.

Clara Luquero, en primer plano. Al fondo, asociados de contra la estatua.

Ardiendo está la polémica, internacional (ya nos vale), a cuenta del diablo ese de la cuesta de San Juan que el Ayuntamiento va a instalar esta misma semana después de que el juzgado decidiera no impedirlo pese a las 12.500 firmas presentadas por San Miguel y San Frutos. Por cierto, los de la asociación se cruzaron ese día con la alcaldesa, Clara Luquero, en la puerta del Ayuntamiento aunque ni se dirigieron la palabra y eso que dicen que tienen ganas de hablar con ella. Entre medias, en el colmo de la finura esperpéntica, las apreciaciones de Vox que dice que el “ciruelo” del diablo —un micropene si se compara con otras iconografías que he visto por ahí del maligno, será que este es asiático— “puede asustar a las niñas de las Concepcionistas”. Pues ya está: resumen completo de la forma de entender la vida de los verdes que antes sólo pensaban las cosas que piensan y ahora ya se sueltan la melena y hasta las dicen. ¿Por qué me viene ahora a la mente el desagradable gesto que imagino a algunos cuando citan en la misma frase “ciruelo”, “niña” y “demonio”?

Bueno, si la cosa se va de madre la Iglesia ya anda preparada que está aquí el párroco de San Frutos, Pedro Gabriel Prieto, con título de “exorcista provincial” Ad nutum episcopi (porque lo manda el obispo, vamos). Aclaro que no tiene que ver con la estatua, que le nombraron en junio y que tienen la intención de nombrar un espantador de demonios en cada diócesis.

Concentración feminista.

Sin siglas y demostrando fortaleza colectiva han salido a la calle esta semana montones de mujeres convocadas por el movimiento feminista a demostrar que está ahí y que si vienen gentes con ideas de retroceso en su lucha van a tener oposición. Se apuntaron muchos hombres a la protesta aunque no sé si con agrado de todo el colectivo que este sábado se celebraba una asamblea feminista abierta pero, ojo, “no mixta”. Pues hombre, mostrarse excluyente cuando se lucha contra la exclusión…

Con espíritu distinto y un tanto viejuno se celebra cada año en Zamarramala, con reflejo en todos los barrios y pueblos, la fiesta de Santa Águeda —ya sabe, ese día en el que “mandan las mujeres” vestidas con refajo y montera— que este año, para sorpresa del personal no trae como invitado principal a ningún comunicador del grupo Prisa y sus satélites, que le ha tocado a Luis del Olmo. Pues nada, que viva Santa Águeda y sus aguederas.

Venga, más mujeres de foto. Pues las participantes en el Campeonato del Mundo de esgrima celebrado estos días en Segovia. Ganó una rusa, Zuzana Sieslar, y la segoviana Sofía de Lucas no pudo llegar a los últimos peldaños pero fue todo un espectáculo muy de agradecer a los organizadores. Vamos, que en una de estas me apunto a hacer de tirador (para competir en senior, claro).

Y se acabó, que quiero acostarme pronto y estar fresquito para irme a la puerta de la Audiencia provincial —siempre me ha llamado la atención esa gente que monta guardia horas y horas ante un juzgado para chillar al acusado antes de que se le juzgue y voy a probar la experiencia— a ver el desfile de acusados del asunto de los sueldos de Caja Segovia que lo mismo este lunes es la última ocasión de verlos en este trago, que algo me dice que este juicio puede quedarse sin celebrar…

A ver qué dicen los jueces.

 

Author: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

7 Comments

  1. Parafraseando, que es gerundio. No se pueden pedir peras al… ciruelo. Los mismos inquisidores, añoradores de los ‘dos rombos’, y pacatos de siempre. ¿Y del ‘kukuschón’ qué decimos? Ese, sí asusta.

    Post a Reply
    • El «kukuschón» es del mismo «artista», igual que el pastor. Tiene buenos amigos y mecenas. Como el «pagafantas» que paga la última. Habrá que estar atento al «agradecimiento» municipal.

      Post a Reply
      • Los de vox se quedan más tranquilos cuando el » ciruelo» va debajo de las sotanas…con el peligro que tienen la sotanas

        Post a Reply
      • Segoviano, el capuchón de la calle San Agustín, no es del señor Abella. Es de otro escultor y ese no era su sitio. Fue un espacio forzado por no permitirse su colocación en el lugar originalmente pensado para él. Dentro de un recinto religioso. Como habla sin saber, no le cuento más.

        Post a Reply
        • Parroquiano, tiene usted razón. Estaba mal informado. Suya es sólo la del pastor. Gracias por la aclaración.

          Post a Reply
  2. A mí me asustan bastante más las estatuas esas graníticas del Valle, con esos espadones… que el diablillo mofletudo.

    Post a Reply
    • A mí no me gustan ni las estatuas del Valle como los presuntos tratos de favor.

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *