web analytics

Minimalismo para el nuevo altar de la Catedral de Segovia

César Franco, obispo de Segovia, consagrará este domingo 16 de julio el nuevo altar de la Catedral, en ceremonia que tendrá lugar a las 12:30.

Una de las primeras decisiones del obispo al incorporarse a la diócesis segoviana fue la de homogeneizar y renovar el antiguo altar, hasta entonces una improvisada mezcolanza de elementos resultante de los cambios litúrgicos operados tras el Congreso Vaticano II (cuando se pasó de oficiar tras la reja y de espaldas a los devotos a una liturgia de cara y abierta a la comunidad) así como de la implantación de cambios tecnológicos como megafonía o iluminación. Con el paso de las décadas se fueron añadiendo los elementos generando un batiburrillo poco coherente con el espacio litúrgico y patrimonial.

Con un coste de 102.000€, financiados por el Cabildo, las obras se iniciaron el pasado enero tras un proceso de estudio sobre el proyecto del arquitecto Antonio José Mas-Guindal Lafarga. El nuevo altar, de 95 cm de altura y 2 metros de largo, se eleva sobre una plataforma blanca, que le da realce, y el borde de la mesa se mimetiza con el remate de la balaustrada de Sabatini existente en la parte superior del presbiterio.

Otro de los elementos renovados del nuevo presbiterio es la Cátedra o sede presidencial del obispo. El asiento se confecciona en madera que encaja en una estructura sencilla de mármol de blancura extrema. Los sitiales del Cabildo se han conformado en forma de “u” invertida, hechos en madera, en una pieza única y diseñados con respaldo, reposabrazos y un ancho de asiento de 40 cm cada uno. Otro es el ambón (o atril para el lector) para el que se ha creado una estructura de mármol blanco de 140 cm y con un peldaño del mismo material para dar visibilidad a los lectores. Los leccionarios y el evangelio se apoyan sobre una chapa de acero oxidado. Por último, el crucifijo, de imaginería clásica, se sitúa sobre un bastidor ligero junto al altar.

Efeméride de la dedicación a la Virgen y San Frutos

La consagración del nuevo altar del templo catedralicio gozará de un alto simbolismo ya que se ha hecho coincidir con la dedicación de la Catedral, que tuvo lugar un 16 de julio de 1768, tras 243 años desde la colocación de la primera piedra -8 de junio de 1525-. Durante los actos de la dedicación del templo, en honor de la Asunción de la Virgen al cielo y de San Frutos, el pueblo de Segovia, el Cabildo y su entonces obispo José Martínez Escalzo, se volcaron con la celebración litúrgica que comenzó a las cuatro y treinta de la madrugada y que se extendió hasta el mediodía.

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Compartir en

1 Comment

  1. La Santa Misa se podría haber seguido celebrando “versus absidem” “coram Deo” vueltos al Señor. Y la Liturgia de la Palabra “coram populo”. Este es el pensamiento del Papa Benedicto XVI y del Teólogo Max Thurian. Así celebra el Sacrificio Eucarístico el Papa Francisco en la Capilla Sixtina en la Fiesta del Bautismo del Señor.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *