web analytics

Más de 400 años dando gracias a San Roque

La alcaldesa renueva el voto al santo.

En la iglesia de San Millán y desde lo alto, la pequeña figura de San Roque (del XVII) parecía mirar a la alcaldesa, Clara Luquero, arrodillada y renovando el voto perpetuo que el concejo de la ciudad acordó en 1599 cuando una rogativa desesperada al santo parece que incidió de forma decisiva en el final de la terrible peste que asolaba la Comunidad de Villa y Tierra de Segovia y que se había llevado por delante entre 4.000 y 10.000 segovianos, según refleja el Doctor en Historia, Javier Mosácula en su libro sobre el particular.

Un voto que se ha mantenido desde entonces por la cofradía de San Roque, cuyo mayordomo mayor es Alberto López, y que la regidora ha renovado este 16 de agosto acompañada por una docena de concejales y ante el numeroso público que abarrotaba la iglesia de San Millán.

“Señor San Roque, interceded ante Dios y su madre por esta ciudad de Segovia, interceded por este barrio de San Millán que hoy celebra solemnemente vuestra fiesta, interceded por los hombres y mujeres de este pueblo, por los niños y los adolescentes, por todos los vecinos de esta ciudad, interceded por todos los españoles, hasta que otra vez, en el año venidero, volvamos a postrarnos a ofrecerte este voto de fe y esperanza, en otra fiesta de San Roque”, recitó la alcaldesa.

La misma comitiva de autoridades y en torno a un centenar de fieles se sumaron después a la procesión de la figura recorriendo el barrio durante unos 40 minutos al son de la dulzaina y el tamboril y mientras las campanas reforzaban el carácter festivo del momento.

La regidora, bajo mazas, a su llegada a la iglesia de San Millán.

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Compartir en

1 Comment

  1. Como cada año. Manda cojones, sin disculpas. No cambiamos ni de coña. Quien te ha visto y quien te ve. Votos por convicciones. Y menos pampiroladas con argumentar que somos los representantes de todos. Que ahí está el quid de la cuestión.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *