Maldito cotilla

Lamentaba la alcaldesa, Clara Luquero, tras la emisión el pasado 26 de marzo del programa “En el punto de mira” en el que su gestión del Cat quedaba por los suelos y ella misma había perdido los papeles ante el entrevistador que su mayor error había sido recibir al equipo televisivo en aquel descanso de una sesión de pleno. Curiosa manera de entender sus obligaciones de comunicar y el derecho de los segovianos a recibir comunicación.

Luquero reconocía que el periodista había logrado ponerla nerviosa y hacerla decir “lo que querían escuchar”, de lo que se deduce que si la alcaldesa está tranquila es capaz de adaptar la realidad de modo distinto a como lo hace si está nerviosa.

Y eso pasa —lo dijo en un canutazo con periodistas locales que preguntaban por aquella emisión— porque ese entrevistador, al parecer, “no es profesional”. Hace un periodismo que dista mucho de los conceptos de la noble profesión de la que al parecer la regidora es catedrática —zapatero a tus zapatos, que hace unos meses le dijo a un “experto en sellos” que quién era él para hablar de Patrimonio— y ese tipo de programas no son nada de fiar. ¿Sabe lo que más me dolió? Pues que al final de la grabación se oyen las exclamaciones de aprobación entregada de una de las periodistas locales del corrillo. “Muy bien, muy bien” creo recordar que dice la compañera.

Es esta la segunda vez en unos meses —ya ocurrió cuando Tele5 compró el alarmista mensaje de que el Acueducto se deshacía— que Luquero se defiende de lo que sale en la tele nacional concluyendo que esos periodistas son gente de fuera, que vienen a hacer daño y que para profesionales, profesionales, los de casa, una forma de adulación que sin duda busca generar complicidad entre nosotros, los de provincias y que, al menos en mi caso, sólo logra el efecto contrario. Hay formas de periodismo que me gustan más que otras. Algunas incluso me repugnan. Pero lo que no me gusta nada es que un político que reconoce que dice lo que no quiere decir pero que al parecer es la verdad sólo “cuando logran ponerle nervioso” se defienda matando al mensajero que le ha puesto en esa tesitura y que tanto daño gratuito viene a hacer a la ciudad de Segovia cuya representación antropomórfica resulta que es ella y su Gobierno.

Mire, lo que yo veo en aquella intervención televisiva es una cadena de fallos de comunicación de libro en un Gobierno que parece improvisar cada uno de sus pasos y que, pese a temer los titulares de prensa más que a la tormenta de nieve de Reyes, improvisa lo que cuenta cada día a los periodistas, carece de un mensaje común —ejemplo reciente, el del asunto de los policías locales en versión Luquero o su segundo, Alfonso Reguera— y mucho menos planificado y va saliendo al paso de los titulares día a día.

La escena en la sala de la Chimenea es la de la regidora dando la cara, poniéndose nerviosa, diciendo lo que no quiere decir, y un metro detrás, sin decir una palabra, el concejal responsable directamente del edificio de marras, José Bayón, con cara de póker. El escudero detrás del caballero. Sancho viendo como apalean a Quijote.

Y ahí es cuando entra mi vena de “mal profesional”, “retorcido” y “buscón”. Y me viene a la cabeza que Bayón conoce muy de cerca de personas que trabajan en la esfera de las productoras televisivas propiedad de Ana Rosa Quintana como Cuarzo, la que hace el programa en cuestión, y que quien más, quien menos, ha oído hablar del secretario de la agrupación local del PSOE como posible sustituto si Luquero un día deja la cabeza de la lista socialista, y que se sabía dos semanas antes que los de Cuatro vendrían a Segovia a hacer este reportaje… ¿Sabe lo que me llevé como respuesta cuando pregunté por este asunto ? Pues palabras gruesas. Otro caso de nerviosismo por preguntas de periodista poco profesional, supongo. Luego, cierto, me pidieron disculpas.

A lo que iba, el Cat. Mire, decir que a fecha de hoy esa es la versión segoviana del aeropuerto de Castellón es decir una obviedad. Que Clara Luquero se justifique diciendo que es un problema que se ha encontrado, una falacia enorme porque ella trabajó codo con codo con su antecesor, Pedro Arahuetes desde el inicio de sus gobiernos, allá por 2003 y con el agravante que parece que se quiere olvidar, de que fue diputada nacional y vocal de la comisión de Vivienda del Congreso entre 2008 y 2011 cuando sustituyó al siempre recordado por su segovianismo, su intervención directa en el Cat y otras cosas, Óscar López, cuando gobernaba el PSOE de Zapatero e Industria ofrecía con soltura cheques firmados y en blanco para el megaproyecto. Otra cosa es que agotadas las posibilidades de culpar a alcaldes anteriores, a los actuales gobernantes municipales ya les venga bien empezar a echar tierra —ya estaban tardando, que “el mejor alcalde de Segovia” como les gustaba llamarle dejó esto hecho un solar— al que en otros momentos paseaban sobre una peana en las fiestas mayores y menores.

Última conclusión. El Cat tendrá que tener algún día una utilidad, posiblemente beneficiosa para la ciudad, aunque a los gobernantes municipales se les vea, a fecha de hoy, como un burro en un garaje. Ardo en deseos de escribir ese titular pero no espere que la información incluya reparto de medallas. Manías de periodista de medio pelo.

Autor: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

5 Comentarios

  1. Entre el CAT y su proyecto hermano La Faisanera, que llevaba un huevo de empresas punteras también, esta tropa se ha llevado por delante 25 ó 30 kilos de los de ahora. Hubiesen podido apoyar la creación de 600 pymes con subvenciones de a 50.000 euros cada una..y sin duda nos habría ido mejor. No nos extrañe la despoblación y mucho menos que aquí no quiera venir ninguna empresa de fuera, aunque hace poco he leido que el objetivo es el de atraer a 250 de estas en siete años… me quedo más tranquilo entonces (es lo que tienen los objetivos…,que deben ser reales y alcanzables) aunque…ya deberían haber venido 3…

    Editar respuesta
  2. ¡Ahí la dao!: Zapatero a tus zapatos. De matrícula en Master legal. Pese a algunos-algunas periodistas-peridistos locales de sopa boba que criticaran su labor informadora. Por lo demás hay zapateros o zapateras que dan lo que dan y para lo que dan. Para alcaldías poco o nada.

    Editar respuesta
  3. que barbaridad….600 pymes con 50.000 € de subvención, ¿imaginan cuantos puestos de trabajo? Inútiles…que son unos inútiles. Han demostrado que cobran barbaridades en sus sueldos por nada, como los ejecutivos de banca. Les da igual lapidar recursos, porque son recursos ajenos, pólvora ajena. Sus sueldos asegurados. INÚTILES!!!!!!!!!!!! (los psoes y los pps).
    Propongo que hablen con el ministerio de defensa y prueben alguna bomba en esa horrible caja de cerillas que es el CAT. Y en la faisanera igual, después plantamos árboles, y soltamos gamos (los que mataron de quitapesares).Así ya no se pierde más dinero en estupideces.
    Y a ésta panda de inútiles…no votarles más ¡¡¡por diossssssssss!!!!

    Editar respuesta
  4. Bravo Fer. Ay si yo te contase … Pero tampoco puedo revelar mis fuentes aunque ambos conozcamos a nas fuentes.

    Editar respuesta

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.