web analytics

Madrid despuebla su entorno

En estas últimas semanas se han conocido los datos que facilita el INE sobre el padrón. La Comunidad de Madrid siguió creciendo en población por tercer año consecutivo. Ya cuenta con seis millones y medio de habitantes; la mitad de ellos reside en la propia ciudad. Aumenta, con diferencia, más que el resto de las provincias, en especial las de su entorno más próximo. Madrid sumó en 2018 casi 71.000 vecinos más. El interior se despuebla mientras que Madrid crece. Es como si ejerciese un campo magnético que atrae inversiones, dinamiza la actividad económica y, con ello, asienta población. Los nuevos vecinos proceden de provincias de toda España. Las provincias limítrofes como Toledo, Guadalajara, Ávila o Segovia aportan capital humano que, en muchas ocasiones, entra y sale de la Comunidad de Madrid todos los días para trabajar, gracias a la mejora del sistema de movilidad. Antes o después un porcentaje muy grande de ellos se acaba asentando en la capital o alguna de las localidades de la Comunidad, siempre que el precio de la vivienda se lo permita. Los inmigrantes de otras zonas de España como Sevilla, Ciudad Real y Cáceres también han enriquecido en el último año el padrón de Madrid, a lo que hay que añadir a los inmigrantes del exterior de nuestro país.

La buena marcha de la economía explica ese poder de atracción de Madrid. Ofrece oportunidades laborales que no ofrecen otras zonas o países de origen. La cuestión es si es necesario seguir apostando por un desarrollo industrial concentrado en Madrid y alguna otra zona de España que genera un crecimiento exponencial de las necesidades de servicios y de población, mientras otras zonas del país, en especial las más próximas, se despueblan día a día como consecuencia del decrecimiento vegetativo y de la falta de dinamismo económico orientado hacia la megápoli. El fenómeno tiene efectos colaterales muy negativos. En Madrid la vivienda es cada vez más inasequible y los servicios públicos dejan mucho que desear. Ir y venir al trabajo tiene unos costes en tiempo muy elevados, e incluso un gasto económico muy alto en algunos desplazamientos. La calidad de vida es mucho peor que la que pueda tener un abulense o un segoviano para acceder al trabajo.

¿Cuál es la solución? Compleja, desde mi punto de vista. El mercado impone sus leyes crueles y allí donde no hay mercado no hay vida a corto plazo, salvo que las instituciones públicas desplieguen programas de actuación para incorporar esas zonas al mercado, lo que no es fácil y menos con la actual estructura territorial y administrativa de nuestro país. Para cualquier empresario la localización de su empresa en San Fernando, Collado o Fuenlabrada presenta mayores ventajas comerciales y de explotación que su localización en Cebreros, Cantalejo o Burgo de Osma. A ello se une el déficit de infraestructuras industriales, de transporte y comunicación en estas provincias fuera de las capitales de provincia. En muchos casos se cuenta con polígonos industriales que no responden a ningún plan estratégico ni línea de desarrollo, pero  cargados de mucho voluntarismo, ilusiones a la vez que frustraciones. Polígonos que, en algún caso, han proliferado como setas pero que incluso pueden llegar a carecer de la potencia eléctrica necesaria o banda ancha. Un gran dislate. Las comunidades autónomas y los ayuntamientos muchas veces han comprado el collar antes que el galgo. Ha faltado una planificación rigurosa, coordinada y con unos objetivos claros, a la vez que la falta de herramientas eficaces para hacer frente al problema.

Lo cierto es que donde no hay mercado no hay posibilidad de desarrollo. Esta es la situación del 80 por ciento del territorio de las provincias que limitan con Madrid. La actuación política debe ir precedida de un desarrollo industrial integral para el conjunto de estos territorios con un plan de actuación jerarquizado y acompasado en el tiempo. Una cuestión técnica que debieran abordar las diferentes comunidades autónomas en un marco de cooperación entre ellas, las administraciones públicas y la superior dirección o supervisión del Estado. Para crear mercado y evitar el flujo de ciudadanos hacía Madrid u otros poderosos focos industriales, el Estado ha de tomar una decisión política: incentivar el establecimiento de empresas e impulsar el desarrollo industrial en estas zonas deprimidas para fijar población. Para ello es necesario una decisión política que algunos venimos planteando desde hace tiempo, tanto en sede parlamentaria como en diferentes foros políticos: asimetría fiscal en el impuesto de sociedades en función de la catalogación de las áreas territoriales en las que operen, así como la intensidad de su aplicación. De la misma manera que es necesario otorgar beneficios fiscales a los pobladores. Sólo así se podrán salvar la ventaja competitiva que ofrecen ciudades como Madrid o su zona periurbana.

El equilibrio territorial en materia de población es una cuestión de Estado. Las zonas despobladas están condenadas al ostracismo, al deterioro patrimonial, medioambiental y a la pérdida de las costumbres y del legado histórico, tangibles e intangibles, de valor incalculable. Regular el mercado con la mínima actuación es necesario para evitar este problema y dotar de vida  estas zonas. Pensemos que los 71.000 nuevos vecinos que sumó Madrid en 2018 es la mitad de toda la provincia de Segovia, por ejemplo. Si no se hace nada Madrid y otras grandes zonas de desarrollo despoblarán su entorno.

Author: Juan Luis Gordo

Diputado del PSOE en el Congreso por Segovia.

Share This Post On

4 Comentario

  1. Madrid no despuebla al entorno por si mismo… Ya que la falta de oportunidades en las provincias aledañas, muchas veces viene ocasionada por la falta de capacidad de los que gobiernan.

    En el caso de Segovia, los caciques que gobiernan solo ven TURISMO-HOSTELERÍA, TURISMO-HOSTELERÍA, TURISMO-HOSTELERÍA…

    Post a Reply
    • No Aprendiz, además de Turismo-Hostelería (lógico en una capital y provincia eminentemente histórico artística y monumental) también hay otros puestos de trabajo, algunos sin cubrir, en distintos servicios de limpieza, recogida de productos agrarios… empresas de porcino… pero para esas ya están los inmigrantes extranjeros (esos que no quieren algunos que vengan). Hay muchos que prefieren una ayuda al pico y la pala.
      Haga de nuevo su estudio y piense. Pero efectivamente los gobernantes son unos negados.

      Post a Reply
      • Creo que no ha leido usted con detenimiento mi comentario. Le hago un resumen: denuncio que hay falta de oportunidades y que los caciques solo viven por y para el TURISMO-HOSTELERIA, los demás no les importa en absoluto.

        Si que hay trabajos, principalmente del sector primario (a los que usted se refiere), que nadie suele demandar ni querer, porque en el 99% de los casos, el esfuerzo (físico, en la mayoría de los casos) que se realiza, no se ve correspondido con una buena retribución.

        Espero VER DUGO, que esto le deje claro el enfoque que quería haber dado a mi comentario, quizá no lo expuse correctamente.

        Post a Reply
  2. Sr. Gordo :he leído muy atentamente su artículo y,da en un punto muy sensible, como el la despoblación rural en la Provincia de Segovia. Motivos , hay muchos, sería largo, pero le pondré un ejemplo :Ochando, pedanias de Santa María la Real de Nieva. Casas rehabilitadas por no nacidos en el pueblo y otras restauradas por los habitantes que han nacido, se dedican a la agricultura, o trabajan en los alrededores. Quién va a repoblar este pueblo y otros que no tienen agua potable en domicilio?? Derecho fundamental de todos @s?Ni poniendo mucha imaginación se puede saber el calvario, incomodidad, etc.. que supone algo básico en los tiempos actuales. Solución :fuentecilla en un lugar inaccesible, dada la media de edad de la gran mayoría de habitantes. Promesas, varias, pero ponerse a solucionar, nada. Alcalde, Presidente de la Diputación, Delegado Territorial de la Junta de Castilla y León, palabras y solamente palabras. Medida importante para empezar a paliar el problema :dotar a los pequeños núcleos de población de infraestructuras imprescindibles para la vida, favoreciendo que se queden, que vayan de vacaciones, que se escuchen las risas de los niños, etcétera, etcétera.

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *