Luces que caen del cielo

Nunca una semana de Fiestas mayores, habitualmente tiempo de relax y parón de actividad municipal, había tenido tantas convocatorias de prensa en el Ayuntamiento que en esta ocasión la alcaldesa, Clara Luquero, se ha pasado el día llamando a los periodistas en esa marcha gradual que ha terminado con la salida definitiva del ya exconcejal, Alfonso Reguera, como consecuencia de sus calentones amenazantes, el último, que no el único, a un policía y sindicalista.

Al final, tras el apagón de la luz del socialista, ya veremos si traumática o sanadora, se ha recompuesto el equipo de Gobierno: asciende a la derecha de la presidenta de la Corporación José Bayón y Claudia De Santos se queda con otro trozo de las atribuciones, las de Urbanismo, que acumulaba el que fue su más fiel criticón compañero. Estas cosas no se dicen, que la edil es muy discreta pero cuando se dan situaciones así satisfacen en lo íntimo ¿No? Además, Marta Gutiérrez —”la chica nueva” la terminología acuñada por el presidente de la Comisión europea, Junker— se queda con la mitad de las delegaciones de Álvaro Serrano al que le viene bien, que sus ocupaciones laborales fuera de Segovia le dejan poco tiempo para la gobernanta segoviana.

Marta Gutiérrez en su anterior paso por el Consistorio, en 2014.

Es curioso lo de Gutiérrez, el eterno recambio que por segundo mandato entra en el Ayuntamiento haciendo sustituciones de última hora de ediles salientes. Eso si, mirado fríamente va perdiendo fuerza, que en 2014 sustituyó a todo un número uno —acuérdese, la espantada a toda prisa del entonces alcalde Pedro Arahuetes— y cuatro años después cubre la plaza del que ha sido número dos. En el entorno de Luquero cruzan los dedos para que no se repita “el mal del último año”, que en el pasado mandato se fueron cuatro de sus concejales a última hora…

Bueno, la vida sigue y eso aquí pasa por los problemas que sigue generando —y lleva diez días— la obra de la cuesta de San Juan que de momento está provocando el desplazamiento de la carga de tráfico a las estrechas y poco preparadas calles del casco antiguo sobre las que ya surgen dudas de que puedan soportar varios meses de intensa circulación sin que antes se hubiera reforzado su firme. Claro, que eso habría sido un ejercicio de previsión y eso aquí no se estila.

La última, una tubería rota junto al arco de San Cebrián hace del arco del Socorro la entrada única al recinto amurallado. La conducción se rompió en sábado y la concejala, Paloma Maroto, la misma que anunció que “si hay que trabajar en sábado en San Juan, se pone en marcha en cualquier momento” reconocía que la calzada levantada por la avería no se podría empezar a recomponer hasta el lunes porque en fin de semana “no hay donde encontrar hormigón”… Nos espera un verano toledano.

Otros agujeros muy distintos son los que quieren abrir los de la recién creada Asociación en Segovia para la Memoria Histórica, dispuestos a encontrar casi 200 cadáveres de represaliados que calculan que hay en cunetas y descampados de la provincia. En esto, ya sabe, hay quien cree que mejor no mover la tierra y otros, lo contrario y claro, hay polémica.

Es mucho más fácil encontrar acuerdos en la rabia común que tiene el personal tras la eliminación de la selección nacional del Mundial de fútbol en el que, al margen de las expectativas deportivas, yo tenía la secreta esperanza de que ganara la copa y eso repercutiera, por aquello de las celebraciones al calor de julio, en un sensible aumento de la población, que buena falta nos hace.

Nos hemos quedado en 154.407 segovianos según los últimos datos y eso, entre otras cosas, significa que en las próximas elecciones de mayo sólo podremos elegir seis procuradores segovianos para las Cortes regionales, uno menos que en las últimas y en las anteriores. Lo que no sé es si notaremos mucho la ausencia. ¿Recuerda usted, sin ir a la Wikipedia, el nombre de nuestros actuales representantes en la región? Pues eso. Quizá media docena sigan siendo muchos.

De los que quizá sí se acuerde es de los directivos de Caja Segovia que esperan juicio por el asunto de las jubilaciones millonarias que se adjudicaron antes de la desaparición de la entidad y a los que el juez pidió fianzas millonarias para cubrir lo que pueda salir del proceso judicial. Resulta que ahora respiran más tranquilos porque, tras el recurso de sus abogados, el juzgado está de rebajas y sólo tendrán que entregar una cuarta parte del dinero que se les pedía inicialmente, algo mucho más asequible, que todos ellos argumentaron que no tenían tanto dinero en sus cuentas y patrimonio.

Casualmente, al que fuera presidente de la entidad, Atilano Soto, se le ha visto en los últimos días paseando con dos tiernos púberes de la mano por el centro de la ciudad. Será que tras el auto judicial con las rebajas ya dispone de dinero para invitar a chuches a los nietos. Muy tierno todo.

Lo que seguro que le ha producido algún suspiro ha sido mirar al cielo en la noche de San Pedro para ver las coloridas explosiones pirotécnicas que ponen sistemáticamente fin a los festejos mayores de la ciudad. No sufra, que estamos en pre, pre, elecciones, así que habrá mas luces de artificio así que lo del viernes no fue un “chin pum” final, sólo es un “chin pun” y seguido.

Buen verano.

Autor: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Share This Post On

2 Comentarios

  1. Allá, en los días lluviosos , fríos y tristes de abril, cuando el verano quedaba muy lejos, y los mensajitos intercambiables de waasaps nos parecían imposibles: “Te imaginas un verano sin Rajoy”. Pues ya lo ven, sin Rajoy y sin Reguera, ni en sueños con anhelos lo hubiéramos imaginado. Puestos así y por y pretender a lo mejor nos quedamos sin los Calimochos y sus malas babas.

    Editar respuesta
    • Ja, ja, ja,…. si al final te voy a tener que dar la razón, Rufi. Que sin Rajoy estamos mejor, ja, ja, ja.
      No lleva ni un mes en Moncloa el de las gafas de sol en el avión, y ya está completamente resuelto el tema de las pensiones, el paro, la pobreza energética, la pobreza infantil, la brecha de género, el techo de cristal, la inmigración, la brecha salarial, el sueldo mínimo, los presupuestos, la financiación autonómica, la tele, las autopistas, la sequia, las manifestaciones, los sindicatos, el QuimTorra, Cataluña, los presos, etc, etc, etc. Le ha fallado un poco la selección de futbol, pero es porque De Gea lo hizo mal a propósito, para que se jodiera ZPedro y no ganar un Mundial con el Psoe al mando.
      Y ase sabe, que a la gentuza de tu calaña, Rufi, os gusta eso del “pensamiento único”, pero por mi parte, si sigo con salud, claro, mi intención es seguir con mi “mala baba” en veranito. Por supuesto.
      Y si te dan “calorinas” y sofocos este veranito, Rufi, te coges un hielito del congelador, y te le introduces en cierta parte como si de un supositorio se tratara.
      Salud, amigo.

      Editar respuesta

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.