web analytics

Los vecinos pierden su pulso contra el proyecto de clínica en Caserío de Urgel

Estación final para el largo pleito que los vecinos de Caserío de Urgel mantienen contra el ayuntamiento del Real Sitio  por la modificación del PGOU para habilitar en la selecta urbanización una clínica-centro de bienestar. El Tribunal Supremo ha fallado contra los vecinos y dado la razón al consistorio. El tribunal estima que la razón argumentada por el consistorio, el carácter del proyecto de sanitario y asistencial, justifica la modificación y no atiende los argumentos de los vecinos, que consideran que el proyecto de “clínica de bienestar” encubre un hotel de lujo. El tribunal carga las costas del proceso a los vecinos que deberán pagar 2.500€.

“De momento no vamos a seguir por esta vía”, explicaba Ricardo Hernanz, concejal de UPyD y portavoz de los vecinos, que sin embargo no descarta seguir estudiando “otras vías” para evitar lo que los vecinos consideran una actividad no compatible con el uso residencial de la urbanización. Shana Integral, empresa promotora de la clínica, podrá seguir con las obras iniciadas (a ritmo cansino, eso sí) en 2014 y que, con cerca de cuatro millones de euros de inversión supondría la creación de entre 30 y 50 empleos directos.

En 2015, la sala de lo Contencioso de Segovia anulaba las modificaciones en el plan general. El ayuntamiento presentó recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Burgos, que falló contra los vecinos dando la razón al consistorio y considerando legales los cambios urbanístico, fallo que, tras admitir a trámite el recurso en diciembre de 2016, ha sustentado ahora el Supremo.

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Compartir en

1 Comment

  1. En este pueblo, estamos necesitados de empleos directos.
    Recuerdo cuando comenzaron a construir viviendas en esa urbanización, dos seudóecologistas protestaron hasta cortar las vallas físicas, hoy los dos viven en esa urbanización.
    Yo que por mi condición de pobre económico, me encantaría ver una empresa que crea puestos de trabajo y con la misma contamitación que las viviendas de estos pocos vecinos de la granja.
    Felicidades a los demás vecinos de la granja y al juzgado por este resultado.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *