web analytics

Los traficantes preparaban un envío masivo de cocaína para las fiestas de Segovia

Las autoridades políticas y policiales en su comparecencia en la subdelegación del Gobierno de Segovia.

La delegada del Gobierno en Castilla y León. Mercedes Martín Juárez, se ha congratulado este 16 de julio en Segovia del éxito de la “operación Resurgir” que ha permitido la desarticulación de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas y, paralelamente,  ha resuelto también el asesinato de un hombre en Miranda de Ebro del que se ha sabido que era un miembro de la organización asesinado en mayo por sus propios compinches.

Los resultados, en cifras, resultan espectaculares: 23 detenidos, 16 en Segovia y 7 en Miranda de Ebro; 13 kilos de cocaína de gran pureza, valorados en unos 760.000 euros, 48 gramos de anfetamina, 2 de metanfetamina y varias dosis de hachís incautadas; 13 registros domiciliarios en Segovia, Madrid y Miranda de Ebro; 5 vehículos de gama alta y media también incautados, como lo han sido unos 7.000 euros en metálico. Además, la Guardia Civil considera desarticulados todos los escalones organizativos de la banda: desde la estructura de contactos en Sudamérica al encargado de introducir la droga en España, pasando por los encargados de manipular y cortar la droga y la estructura de distribución al menudeo.

Uno de los registros realizados en un domicilio de Segovia.

El Equipo contra la Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Policía Judicial de la Guardia Civil inició las investigaciones hace cinco meses, cuando detectó un severo incremento de la venta de estupefacientes, especialmente cocaína, en Segovia logrando, no sin dificultades pues “llevaban a cabo unas medidas de seguridad importantes”, la plena identificación de varias personas vinculadas con una red de distribución de droga con ámbito de actuación nacional.

En el transcurso de las investigaciones se tuvo conocimiento de los preparativos de la importación a España de una gran cantidad de droga y el 24 de mayo se interceptó en el aeropuerto Adolfo Suárez (Barajas) al miembro de la organización encargado del transporte al que le encontraron 11,370 kilos de cocaína de gran pureza.

Material utilizado para el corte y cocinado de la droga antes de su distribución.

Pese a ello, la organización criminal continuaba realizando desplazamientos a la capital segoviana y el 23 de junio se interceptó un vehículo que transportaba 1,316 kilos de cocaína, al parecer con la intención de aprovisionar a la red de distribuidores de cara a las fiestas patronales de la ciudad. Aquella actuación desencadenó los registros y detenciones que se realizaron simultáneamente en Madrid y Segovia los días 24 y 25 de junio, actuaciones realizadas con gran despliegue de medios y efectivos que causaron cierta alarma entre los segovianos.

Finalmente, en los primeros días de julio se localizó en Leganés (Madrid) un laboratorio en el que se preparaba la droga para su distribución mediante su corte y cocinado, con dos nuevas detenciones de las personas encargadas de esos trabajos y de custodiar el propio laboratorio.

“La droga saca lo peor y trae lo peor de la sociedad”

Entre medias de la investigación y en colaboración entre la Guardia Civil y la Policía Nacional, se ha desvelado el asesinato de uno de los miembros de la banda, probablemente como consecuencia por una disputa por la custodia de la droga, según avanzó el teniente coronel Ramírez, jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Segovia, refrendado por el jefe provincial de operaciones de la Policía nacional de Burgos, Félix López. “La droga saca lo peor de la gente y les convierte en animales”, dijo Ramírez que explicó que la disputa acabó en pelea en la que la víctima recibió un disparo “que no afectó a ningún órgano vital pese a lo que le dejaron morir durante horas”, para después arrojar el cadáver, maniatado, a una zona de meandros del río Ebro en la pedanía de Montañana, donde fue hallado a principios del mes de mayo.

Detenidos

De los 23 detenidos en esta operación, todos con medidas decretadas por la autoridad judicial del Número 1 de Segovia, cuatro “principales” —además del autor material del asesinato, detenido en Miranda de Ebro— se encuentran en prisión, entre ellos un viejo conocido de los segovianos, al ser el mismo que robó las coronas de la virgen de la Fuencisla en su santuario. Su papel en la banda era el de “gestionar y traer la droga al por mayor a Segovia para su distribución posterior en puntos de venta”, de acuerdo con Ramírez que no quiso concretar cuales serían esos puntos de la ciudad “para no estigmatizar esos lugares”.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *