web analytics

Los tesoros bibliográficos de la Biblioteca

Del 4 al 30 de abril, la Biblioteca Pública de Segovia exhibe en sendas exposiciones algunos de sus más valiosos ejemplares de su fondo antiguo (hasta 1958) así como una visión de los incunables segovianos, los libros que se imprimieron en el siglo XV, es decir, en los años inmediatos que siguieron a la invención de la imprenta de Gutenberg. Son una pequeña de los más de 17.000 ejemplares del fondo antiguo. Entre ellos un tratado de Newton del XVIII, breviarios, o una primera edición de la Historia de Segovia, de Colmenares, por cierto profusamente anotado por un anónimo historiador.

Nada inusual. Como recuerda el comisario de la muestra, el profesor de Biblioteconomía y experto en libro antiguo, Fermín de los Reyes, «eran libros de batalla, que corrían de mano en mano y que, en la mayoría de los casos, quedaron expuestos a todo tipo de avatares tras la desamortización. Y es que entre las joyas del fondo están 4.300 ejemplares anteriores a 1830 y que sobreviveron a la desamortización. Cuando los conventos cerraron, cerraron también las bibliotecas.

En 1836 se inventariaron los fondos de 13 conventos, los libros que se pudieron recuperar se trasladaron al Hospital de Viejos, el antiguo palacio de Enrique IV, hoy el Esteban Vicente.  Eran 30.000 de los que se han sobrevivido, que se sepa, unos pocos miles. Robos, pagos al personal o libros vendidos redujeron la cantidad hasta 4.000 «supervivientes». De ellos, se ha acreditado su procedencia de unos mil, entre los que destacan los de San Francisco y El Parral, aunque hay libros de 33 conventos de Segovia y lo que fuera su provincia. 245 únicos de los que se guardan en la biblioteca son ejemplares únicos, de otros 177 solo se conoce que exista una segunda copia.

El más antiguo es de 1504. Son biblias políglotas tratados de todo tipo, incluido una rareza sobre Descartes y Newton, ejemplar único. Hay una especie de diccionario trilingüe, francés, latín, alemán, titulado Guía de Viajeros, el ya citado Colmenares, clásicos grecolatinos… Los hay expurgados por la Inquisición, es decir, despojados de sus partes más heterodoxas, muchos con anotaciones de todo tipo, hasta de una receta para curar el mal de bazo.

Incunables perdidos

De los Reyes explica como por el camino se han perdido 34 incunables. «Sabemos que llegó a haber 44 incunables. En 1904 el director de la Biblioteca Nacional solicitó su traslado a Madrid, enviándose 10 incunables, junto a manuscritos medievales y otros tantos libros del XVI». De los restantes incunables nada se sabe.

Lo conoce bien. Desde 2018 De los Reyes comanda el Repertorio Bibliográfico de Incunables Españoles, un proyecto multidisciplinar de investigación que trata de actualizar el censo de libros impresos en España antes del XVI. De momento ya han aparecido 20 incunables más, todos ellos bulas, un material impreso, al que se prestaba escasa atención, y que Reyes está poniendo en valor con la paciencia del ratón de biblioteca.

Fermín de los Reyes presenta la muestra en la biblioteca de Segovia.

Author: Cultura

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *