web analytics

Los niños ya juegan en el pabellón de los siete años de obras

Siete años han pasado desde que se iniciaron las obras, que debían durar apenas dos. 930 metros cuadrados, 1.185.000€ de inversión a medias entre la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Segovia. Es el pabellón del Peñascal, desde ayer 4 de octubre y oficialmente, pabellón José Luis de Santos. El antaño ciclista profesional, seleccionador nacional y actualmente presidente de la Asociación de Ciclistas Profesionales, apadrinado por Perico Delgado, descubrió la placa conmemorativa. En los parlamentos, Clara Luquero, alcaldesa de Segovia, recalcó el carácter de polo dinamizador del equipamiento para el barrio. Y es que además de servir a los fines educativos del centro, el pabellón estará abierto de lunes a viernes hasta las 22:00 horas para todo tipo de actividades deportivas. En breve, el recinto acogerá campeonatos de esgrima, de fúbol sala, de basket…

Por su parte, el director general de política educativa de la Junta Ángel Miguel Vega, agradeció a la alcaldesa su paciencia y colaboración frente a los mil y un entuertos que ha padecido la construcción, y sobre todo a la comunidad educativa del centro.

Y es que han sido siete años sin pabellón y sin apenas patio. De promesas incumplidas y de asistir, incrédulos, al desfile de quintas enteras que tenían que haber ocupado el recinto y que abandonaron la Primaria sin poner un pie en la ahora flamante cancha. Desde hace tres años, cada fiesta de fin de curso en el Peñascal terminaba con algún acto reivindicativo.

Una historia turbulenta

Recapitulemos. Tras un par de años planeamiento y convenios, Junta y Ayuntamiento acordaron financiar a medias el pabellón, construía la Junta que adjudicó la obra en 2010 a Cadarso XXI, en plena crisis. Devorado por la burbuja inmobiliaria el adjudicatario se encontró sin dinero para pagar a proveedores. Tras constatarse el incumplimiento de los plazos, en 2012 se intentó derivar la obra a Volconsa, que también entró en quiebra. Para entonces toda una maraña jurídica dificultaba la recuperación de la contrata. La situación económica de la Junta, en plena época de los recortes, era la que era, así que tampoco se puso el turbo para desesperación de los padres y madres. Finalmente en 2015 una tercera adjudicataria, Segesa, retomó las obras. En mayo de 2017 estaba ya prácticamente acabado, pero pormenores con los remates retrasaron la entrega de la obra.

Sin embargo todo se ha podido solventar para el inicio del curso. Los chavales tienen por fin su pabellón. Con duchas-vestuario, almacén, una zona de conserjería y una cancha central polivalente dotada. Siete años. Sin embargo, los hay más lentos, es el caso del pabellón de Nava de la Asunción, cuyo final no se atisba.

 

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Compartir en

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *