web analytics

Los granjeños piden paso libre al parque nacional y privilegiar al residente del visitante

Participativa asamblea el 18 de enero en el Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso, con 120 asistentes convocados por el alcalde, José Luis Vázquez, al objeto de debatir las alegaciones que el municipio presentará al Plan Regulador de Uso y Gestión del Parque Nacional de Guadarrama.

Un documento cuyo texto está en exposición pública y que establece importantes restricciones. No se puede bañar en las pozas; en gran parte del parque hay que moverse por senderos acotados y, en función de la cantidad de gente, previa autorización de la comisaría del parque; no pesca, no caza; estrictos circuitos para moverse en bicicleta…

Son restricciones de carácter universal para todos los usuarios, ya sean de Segovia o Madagascar, en principio, pues desde La Granja aspiran a que con ellos se haga una excepción. Que de algún modo se lleve a rango legal la diferencia entre residente y visitante. Dicho de otra manera, el ayuntamiento alegará que los empadronados en el municipio tengan derecho al libre acceso y en lo que toca a asociaciones, escuelas y entidades no deban ceñirse al rígido protocolo de senderos obligatorios. Que puedan bañarse en sus zonas tradicionales de baños. Que las empresas de ocio del pueblo no se vean menoscabadas con medidas como la prohibición de piraguear por el Eresma y el Cambrones.

¿En qué se basa La Granja para tales privilegios? Pues fundamentalmente en dos argumentos. “Nosotros aportamos casi una cuarta parte de la extensión del parque”, explica Vázquez, y esa sería la razón de partida. La otra es que, como dice el alcalde, “Madrid no tiene sierra”, quiere decirse con eso que si hay parque es, en gran medida, porque la simbiosis de la vida granjeña y el medio han mantenido la sierra en un razonable estado de conservación, cosa que al otro lado no. “El problema no lo causamos los de aquí, el problema es que la declaración ha tenido un efecto llamada, por ponerte un ejemplo, aquí había y hay dos empresas de ocio y tiempo libre, desde la declaración operan 19″, añade Vázquez.

Los pinares de Valsaín alfombran los Siete Picos.

También hay otros motivos. “No se entiende que tengamos derecho a aprovechamientos micológicos pero debamos andar por un sendero acotado, no tiene sentido”. Los granjeños quieren en suma, y sobre eso articularán sus alegaciones, disponer del parque como hasta ahora “porque esa manera de vivir en contacto con nuestra sierra es ya una seña de identidad nuestra, va en nuestra economía y en nuestras tradiciones”, dice el alcalde.

En el debate quedaron como deberes, además, recuperar las 1.300 hectáreas de coto de caza que los cazadores locales tenían antes de la declaración (ahora no se puede cazar, salvo en caso de sobrepoblación de algunas especies). También se pretende habilitar como zona de pesca sin muerte tramos del Eresma aguas arriba de Valsaín, considerados como paraísos trucheros.

El consistorio alegará también preservar el uso potencialmente ganadero para la mata de Navaparaíso, en Valsaín; ampliar la posibilidad de recolección de plantas al té y especies silvestres usadas “toda la vida” por el vecindario. Pero ante todo está esa discrepancia de fondo con la equiparación de residentes con visitantes. “No nos gusta el tono del texto, nos parece desconsiderado para con quienes han hecho posible que se le diera la forma de parque nacional, la máxima figura de protección”, concluye Vázquez.

El martes 30 de enero se ha convocado una nueva asamblea para presentar el documento de alegaciones.

 

 

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Compartir en

8 Comments

  1. Y una piruleta, y la independencia… Pues tienen un gen especial, como los catalanes, más cercano a la tribu de Conan el Bárbaro (que se rodó subiendo a la Fuenfría) que el resto de los españoles.

    Responder
    • Pues yo voy a madrid y pago por aparcar porque no soy residente, me limitan en entrar a ciertas zonas por el mismo motivo cuando a la señora alcaldesa la da la gana, mientras a la gente del pueblo que vivimos los 365 nos van a prohibir gente sentada en sus despachos y cobrando 10 veces más del sueldo mínimo, que no podamos dar un paseo por mi sierra cuando yo quiera y por donde yo quiera. El populismo barriobajero de todos tenemos los mismos derechos está muy bien pero cuando se habla de deberes desaparece hasta el tato y quedamos los del pueblo para seguir preservando nuestra tierra.

      Responder
    • ¿Usted vive en La Granja o en Valsaín los 365 días del año? No, ¿verdad? Pues entonces no puede entender cómo nos afecta esta cuestión a los que sí vivimos aquí todo el año. Es muy fácil opinar desde fuera.

      Y no son privilegios los que queremos, simplemente mantener nuestros usos y costumbres que forman parte de nuestra forma de vida y del patrimonio cultural de esta zona serrana.

      La redacción del artículo hablando de “privilegios” no es para nada acertada.

      Responder
      • Mi anterior comentario es para el que se hace llamar Montón de Trigo.

        Responder
  2. Ja, ja, ja.
    Parece que ya no “mola” tanto eso del parquecito nacional que nos han montado los ecolo-jetas, los chupatintas que no han pisado un monte en su vida, el alcalde de La Granja, and company, ¿verdad? ¿se nos va de las manos?
    Pero al fin y al cabo, ¿Qué es un Parque Nacional? Pues la manera de crear múltiples problemas en lugares donde no los había.
    Antes del “parque”, subíamos al monte “cientos” de personas, de los cuales un 5% eran unos descerebrados que no respetaban nada. Pero ahora, con el “efecto llamada” del “parquecito”, son miles los que van a “dominguear” al “parquecito”, con un porcentaje de descerebrados mayor. Como consecuencia de esto, nacen las restricciones y los problemas que antes no había. Así de sencillo.
    Y la prueba de ello es la aptitud del alcalde de La Granja. Me supongo que los vecinos de La Granja y Valsain, que me consta respetan y han respetado la zona de su término municipal con total sensatez (como debe ser), no les parecerá nada bien todo ese tipo de restricciones, y ahora al alcalde se le está “viendo el culo”. Ha contribuido a crear un “monstruo”, y lo sabe. Y si no, vean la amplia hemeroteca con las correspondientes fotos y brindis de lo que “mola” un parquecito nacional.
    Entonces ahora, el susodicho alcalde, para “contentar” a sus paisanos, pretende unos privilegios, que legalmente me temo que no tengan mucho recorrido. Según cuenta, los cazadores ya llevan años “sufriendo” el “parquecito”, y el resto de Segovianos seremos los siguientes.
    Pero “si cuela”, la solución será empadronarnos todos en La Granja, para que aumente la población, y a la vez poder ir a buscar níscalos más allá de los caminos marcados.
    La cantidad de votos que va a sacar este alcalde en las próximas elecciones va a ser de record Guinness.

    Responder
  3. Solo hay un par de culpables de todo esto y sabes quienes son!!!
    Ahora donde digo Dijo, digo Diego.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2013/05/28/natura/1369749444.html

    La Unesco ha designado como nueva reserva de la biosfera a La Granja y El Espinar, en la Sierra de Guadarrama, durante la reunión en París del Consejo Internacional de Coordinación del Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB) de esta agencia de Naciones Unidas.

    Se trata de una zona que contaba desde 2011 con el apoyo del comité español del MAB tras la candidatura presentada por el Real Sitio de San Ildefonso para lograr su declaración como Reserva de la Biosfera y al año siguiente se adhirió a ella el Ayuntamiento de El Espinar (Segovia)…

    Responder
    • Una cosa es el Parque Nacional y otra la Reserva de la Biosfera.
      No tienen nada que ver.

      Los problemas más bien nos los está trayendo el Parque Nacional y que yo sepa éste no se ha declarado a petición de los Ayuntamientos que solicitaron la Reserva de la Biosfera (San Ildefonso y El Espinar.)

      No mezclemos cosas según intereses propios.

      Por cierto, si no cambia el PRUG todo el que suba con sus niños a Los Asientos que los vigile de cerca porque como metan un pie en el río estarán cometiendo una ilegalidad y les podrán denunciar (sí sí… no me invento nada, así que más vale que preparemos las alegaciones.)

      Responder
  4. No es tener más privilegios, no es querer ser mejor que nadie ni jugar a ser dios, simplemente pedimos que consideren gestionar el Parque de forma equitativa: cada prohibición que se haga sobre los territorios incluidos dentro del Parque Nacional y su Zona Periférica de Protección afectarán más a aquellas personas que están destinadas a convivir a diario en estas condiciones que a los turistas y, por ello, es necesario que se contemple un uso diferente entre pobladores locales y el resto de personas que no tienen que soportar de primera mano las restricciones que imponen los de arriba, con una idea de gestión y conservación muy desacertada. Con esto no queremos que el resto de habitantes se lleven todas las restricciones ni mucho menos, sería suficiente con regular de forma razonable el uso del territorio, con legislaciones plásticas que contemplen en caso de poner en peligro un determinado recurso natural, un límite diario de uso con diferenciación entre población local y no local. Esto no es difícil, hay muchísimos estudios y personas preparadas que pueden llevar a cabo este tipo de propuestas sin embargo, siempre es más fácil prohibir que pensar un poco en las consecuencias que provocan las medidas que se vomitan en un papel.

    La idea de no tocar en absoluto un espacio natural es muy antigua e ineficaz. No se pueden convertir estos Montes en territorios prístinos cuando en su historia evolutiva está la presencia constante del ser humano, gente que ha cuidado el bosque y que ha conseguido que en la actualidad presente este estado de conservación.

    No se equivoquen, los residentes de Madagascar no van a sufrir de igual manera las restricciones de carácter universal que los pobladores locales.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *