web analytics

Lo Amarillo

Barcelona, septiembre 2017. FOTO J. Herrero.

El amarillo está de moda. Y, por desgracia, en este momento en Cataluña representa el conflicto. El lazo de ese color se ha constituido en un símbolo del independentismo para protestar por el encarcelamiento de sus líderes políticos. Unas personas que contravinieron los preceptos constitucionales ante lo que un juez ha decidido encerrarles preventivamente por un delito de rebelión, lo que les convierte en “políticos presos” y no en “presos políticos”, como afirma el bloque soberanista. Lo cierto es que la sociedad catalana está dividida en dos comunidades: una independentista representada por el color amarillo, en el que se integran mayoritariamente los catalanes parlantes y personas con fuerte arraigo familiar, casi el 50 por ciento de la población; y los que utilizan el castellano como lengua principal y tienen un fuerte arraigo cultural, e incluso antecedentes familiares, con el resto del territorio español. En Cataluña, si se utiliza la propia filosofía independentista, hay dos naciones en un mismo territorio. El problema viene cuando se tensa la convivencia.

Las dos comunidades sociales que han convivido durante mucho tiempo en Cataluña están comprobando día a día como se tensa la cuerda. El lazo está suponiendo, en algún caso, una auténtica fractura social. Hace unos días en una terraza en un pueblo castellano pude escuchar a otra persona conocida en una mesa colindante cómo explicaba a sus compañeros de mesa cómo se sentía en Cataluña, después de llevar viviendo allí más de 30 años, y cómo elevaba la voz para decirles “que estaba hasta el gorro y que no aguantaba más” de forma muy efusiva, todo ello acompañado de una clara indumentaria nacional española. Su desesperación pretendía también llamar la atención del diputado nacional que tenía sentado al lado, lo que he de confesarles que consiguió. Recientemente se ha agredido a personas que estaban retirando lazos amarillas del espacio público, al grito de “vete de mi país”, o la agresión del cámara de Telemadrid por llevar el color amarillo en la camiseta. La tensión social va en aumento. Y no es un tema menor. La historia está repleta de episodios negativos de esta naturaleza.

Con el lazo amarillo se está produciendo el principio de acción-reacción que posiblemente es lo que van buscando los independentistas. El disenso favorece sus fines. A lo que se une el oportunismo político que han manifestado los dos principales líderes del partido mayoritario en Cataluña con su presencia en la vía pública retirando lazos. La tensión emocional en torno al nacionalismo del signo que sea constituye una importante veta electoral. Polariza la sociedad y cohesiona los segmentos sociales en torno a las dos opciones más radicales. Puigdemont y Quim Torra lo saben, pero Rivera también. La proximidad de las elecciones municipales y autonómicas favorece dicha actitud, como estamos comprobando. Una vez más se vuelven a anteponer los intereses de partido y de grupo a los del país. Craso error, sobre todo de quien aspira a liderar el Estado.

El aniversario de los actos de desconexión parlamentaria del pasado 4 de septiembre y del referéndum del 1 de octubre de 2017 recrudecerá la tensión. Se echa en falta un mayor papel y protagonismo institucional para normalizar esta situación. Le correspondería a la Generalitat y a los ayuntamientos, pero también al Estado. La vía pública hay que respetarla y cuando se intenta teñir todo de amarillo se está atentando contra todos, por encima de la libertad de expresión. Las instituciones no se pueden poner de perfil, de la misma manera que los políticos no tienen que asumir el papel que no asumen las instituciones, sino reclamar la actuación de la que han hecho desestimiento. El Ministerio del Interior y la Generalitat mantendrán una reunión para tratar el tema en las próximas dos semanas. Se me antoja tarde. El diálogo y el consenso son necesarios, pero cuando se les instrumentaliza para conseguir sus fines, como están haciendo los independentistas, no queda más remedio que aplicar las medidas legales que otorga el Estado de Derecho, como les ha anunciado el presidente del Gobierno en su reciente gira por América Latina. De los errores se ha de aprender y persistir en “lo amarillo” puede traerles mal fario, tanto a los catalanes como al resto de los españoles. Vamos en el mismo barco, aunque a algunos no les guste. Lo que no vamos hacer es hundirlo.

 

Autor: Juan Luis Gordo

Diputado del PSOE en el Congreso por Segovia.

Compartir en

2 Comentarios

  1. Permítame corregirle las últimas frases Sr. Gordo.
    Los socialistas asaltasteis “el barco”, gracias a la ayuda(entre otros) de los “piratas” de los lacitos amarillos, y ahora ellos manejan “el barco”, aunque a algunos no nos guste. Y no le quepa duda, de que lo que SI van a hacer es, HUNDIRLO.
    Y otra cosa, Sr. Gordo. Siendo Usted diputado socialista, ya podía habernos explicado en este blog, el asunto del referéndum que quiere su jefecito ZPedroNoNo para Cataluña, en lugar de contarnos cosas obvias que todo el mundos sabe de los lacitos.

    Editar respuesta
    • Eso y que envíe este artículo a Pedro Sánchez y no nos de la brasa a los segovianos y a ver si no se mete tanto con Ciudadanos cuando les están apoyando en el Ayuntamiento. La representante de Cs debería reaccionar a tanta crítica del Psoe a su partido como ya han hecho en Andalucía

      Editar respuesta

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *