web analytics

Las pulgas de Valdeón

¿Sabe aquello del batir de alas de una mariposa causando todo tipo de consecuencias al otro extremo del mundo? Pues no sé si tendrá que ver pero ando yo estos días dando vuelta a las casualidades que rigen la política y me vienen a la cabeza las pulgas aquellas que se comió en un bar de carretera la entonces vicepresidenta de la Junta, Rosa Valdeón, que han acabado desmontando todo el puzle que se había confeccionado para la sucesión “tranquila y controlada” de Juan Vicente Herrera.

Si aquella mujer no se hubiera relacionado con las pulguitas, probablemente no se habría producido ningún proceso de primarias en el PP regional, ni a estas horas existiría la incómoda bicefalia en Valladolid y hasta me atrevería a decir que el procurador segoviano, Juan José Sanz Vitorio se sentaría aún en los primeros escaños del parlamento regional y la otra representante segoviana, Silvia Clemente, presidenta de las Cortes, no se sentiría de nuevo reforzada en un territorio que, antes de las pulgas, era absolutamente hostil para ella.

Sin aquellos tentempiés, Alfonso Fernández Mañueco, creo yo, no sería a estas horas el presidente del PP regional, ni su amigo y cómplice político, Francisco Vázquez, sería su mano derecha y a estas alturas, más bien, estaría cantado su propia renovación como presidente provincial. Acuérdese. Antes de las pulgas el segoviano anunciaba un congreso provincial “sin sorpresas”. Luego, recién nombrado, salió al pasillo del Ayuntamiento y largó a los periodistas que no iba a compatibilizar cargos y abrió otra nueva sucesión de hechos impensables hasta ese momento.

Y la pulga sigue brincando y es cuando le pido que me diga si alguna vez llegó a imaginar que en este congreso sería Paloma Sanz la que acabara siendo elevada a la cima de la cúpula popular segoviana. Pues no, que había otros por delante. Miguel Ángel de Vicente, por ejemplo, que mantiene otra batalla con su propio bicho, el juzgado número 5, donde parece que no va a poder evitar sentarse en el banquillo por el caso del Torreón, Navicoas y la Caja. ¡Está el patio bueno como para que el nuevo presidente dure seis meses y tenga que salir apresuradamente del cargo!

El caso es que hechos los descartes obligados por las circunstancias —antes, en la trastienda de Escultor Marinas se habló hasta el último momento del procurador José María Bravo como alternativa viable— la senadora ha quedado como candidata única y respaldada por el todo PP, que si hay algo en este partido es disciplina.

Este 5 de mayo deberían proclamarse los candidatos para abrir un proceso de “primarias” dando concurso a la militancia pero el trámite no será necesario después de que Enrique Jiménez Vaquerizo —otra variable inesperada del salto de la pulga— cayera en la cuenta de que no le iba a ser posible hacer las cosas por su cuenta y de que 75 avales pueden ser un mundo si el aparato pasa el rastrillo por la provincia dejando los campos de avalistas pelados y al aspirante a candidato sin capacidad alguna para afrontar tamaña contundencia y más aún si sus propias habilidades de captación son limitadas.

Al concejal de Fuenterrebollo no le han puesto las cosas fáciles, cierto, pero poco le ha ayudado el “asesoramiento” que al parecer recibió en esta aventura de las exmilitantes, Juana Borrego y Elena García, o su agitado paso en anteriores mandatos por el ayuntamiento de Hontanares de Eresma, donde me chivan que los ediles, incluido el portavoz popular, han prestado sin dudarlo su aval a Sanz, el mismo camino que ha debido seguir el alcalde del ayuntamiento donde ejerce en este momento como concejal.

La debacle también se ha trasladado a Palazuelos, donde encontró en el “número 2” de la Corporación, Juan Manuel Martínez Marín, su principal valedor público, pero hasta el alcalde de aquel pueblo ha preferido apoyar por escrito a la candidata única…

Y así, ad infinitum y claro, no es extraño que el viento que agitó el corto vuelo del militante se agotara rápido poniendo fin a la aventura con un aterrizaje poco lucido, “de morro” y con pataleta por haber sentido un trato desconsiderado desde el comité organizador dando pie a la respuesta estruendosa de su presidente, Juan Ramón Represa en una gresca que, si bien ha sido “mini”, tampoco forma parte de las costumbres de este partido.

Bueno, pues sin campaña ni votos de los militantes, con el nombre de la próxima presidenta perfectamente claro, el proceso previo al congreso de dentro de un mes queda descafeinado y sin animación. Bueno, salvo que quiera ponerse a especular con los segundo premios como el de la Secretaría del partido. Mire, hasta el miércoles por la noche, los entendidos del asunto sostenían muy firmes que ahí se iba a mantener el actual, Miguel Ángel de Vicente, pero eso era antes de divulgarse el último auto de la Audiencia, algo que dificulta enormemente, también en esta situación, las posibilidades del vicepresidente provincial.

Así que mire, cabe la posibilidad de que la cadena de hechos inesperados lleve hasta el número 2 del partido popular a alguien que ni se lo imaginaba hace sólo unas semanas. O si…

Caramba, lo que dan de sí las tapas del bar aquel de carretera.

Autor: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Compartir en

1 Comment

  1. El señor Jiménez Vaquerizo, seguro es una buena persona. La pena de todo esto señor Sanjosé es que, en los grandes partidos, los tradicionales ‘democratas de toda la vida de dios’ (las ‘empresas’ de colocación de políticos in aeternun), no se mueve nadie en cuanto pilla cacho. Unos por no saber hacer otra cosa que levantar una mano, no dieron palo al agua en su vida. Y otros… otros gustan mucho de figurar y, sobre todo, ociar. El trabajo, para ganar el pan con el sudor de la frente, es muy duro, como usted bien sabe. Es más sencillo formar parte de la manada; o la foto fija, más correcto quede políticamente 😉

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *