web analytics

Las Águedas toman Zamarramala

Recorrido de las alcaldesas y su cortejo por las calles de Zamarramala.

El sonido de la dulzaina y el tamboril, los bailes y el agitar de banderas han vuelto a convertirse en protagonistas del barrio de Zamarramala —con réplicas en toda la provincia— en la celebración de Santa Águeda concentrando a varios centenares de personas para rememorar aquel día de 1227 en el que las zamarriegas tomaron el Alcázar, ocupado por los sarracenos para entregárselo a Alfonso VI que, agradecido, claro, otorgó a las mujeres el derecho de mando (y de cobro de peaje a todo hombre que pasara por allí) un día al año.

Se trata de una larga tradición y por eso el programa no se altera. Las alcaldesas, Elisabet y Débora Velasco, rodeadas de mujeres “casadas y del pueblo”, incansables en su baile, presidieron el cortejo que acudió a la iglesia para recoger la imagen de Águeda, santa y mártir, antes de procesionar hasta los límites del barrio donde, con el Alcázar al fondo, se produjo el baile de banderas, las arrebatadas al infiel, siempre con el penetrante sonido de los instrumentos tradicionales de fondo, aunque para la ocasión interpretaran pasodobles. “Marcial, eres el más grande…” tarareaban algunos presentes para acompañar la música mientras se agitaban los enormes trapos.

Tras la misa, el acto central fue la entrega de la distinción de los títulos de “Matahombres de oro”, por el que el periodista, Luis del Olmo, recibió el largo alfiler destinado a pinchar a los hombres que acosan o no respetan a las mujeres, mientras Mariano Fraile, presidente de la Asociación de Esclerosis Múltiple (Asgem) era distinguido como el “Home bueno e leal”.

Del Olmo comparó la distinción con el premio Ondas que ha recibido en varias ocasiones asegurando que este le producía “una emoción superior a todas las que he tenido en estos 50 años en torno a la radio”, además de lanzar un mensaje de “ánimo a todas las mujeres para que piensen como las de Zamarramala, con coraje, fuerza y todo el respeto a los hombres, que también existimos”. Insistiendo en el mensaje, consideró que “la mujer es el presente y el futuro”.

Por su parte, Fraile agradeció la llamada de las zamarriegas para participar en su fiesta, algo que “contemplamos como una oportunidad para darnos más a conocer entre la gente y hacernos más visibles”. Asgem dedica su actividad a proporcionar terapias a los enfermos de esclerosis mientras que ejerce una constante reivindicación por la investigación que mejore los tratamientos y el conocimiento de esta enfermedad.

El acto estuvo además pregonado por la atleta, Carolina García Garzón y concluyó, otra tradición, la quema del pelele, la representación iconográfica de los hombres (y no) que entorpecen el progreso de la mujer y la igualdad entre sexos. Después llegó la tajada, el chorizo y el vino para rematar otra jornada festiva más en Zamarramala con trascendencia internacional.

 

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

3 Comments

  1. Extraña tradicion que a la mujer la dan el mando por un solo día, que alcaldesa no puede ser un mujer soltera y queman un pelele varón y todos aplauden . Yo NO lo entiendo

    Post a Reply
  2. Lo extraño es que las asociaciones feministas no digan ni muuuu. Pensaba que querían igualdad… Estaré yo equivocado entonces

    Post a Reply
  3. En respuesta a Kike: Las feministas no pintan absolutamente nada en esta tradición tan segoviana.

    Por mucho que estas tipas (feministas) quieran ser el centro de todo pues en la fiesta de Las Águedas no pintan un carajo. Esta es una fiesta tradicional segoviana, no un acto de la guerra de sexos y de la anulación del varón que promueven las feminazis.

    Esto es otra historia y así creo que lo vivimos tanto los segovianos como la inmensa mayoría de nuestras compañeras segovianas.
    Vivamos la tradición como la hemos vivido siempre y no dejemos que las feminazis ni los dictadores de lo políticamente correcto se carguen nuestras costumbres ni nos enfrenten generando polémica donde nunca la ha habido.

    En las fiesta de Las Águedas las mujeres disfrutan y los hombres también, porque se trata de nuestras esposas, madres, hermanas… son familiares y amigas, y en muchos pueblos van ofreciendo generosamente bollos y limonada a todos los presentes (hombres y mujeres.)

    Viva Santa Águeda! Vivan las segovianas! Vivan los segovianos! Y vivan nuestras costumbres!

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *